José Clopatofsky
José Clopatofsky

El SOAT a la cédula (II)

En este momento, sin SOAT, un ciclista puede terminar metido en un lío judicial por lesiones personales, con costos e implicaciones penales y civiles.

01:22 p.m. 20 de febrero del 2017

Eran urgentes y necesarias todas las medidas que anunció el Ministerio del Transporte para regular y controlar el uso y el tráfico de las bicicletas con propulsión humana, térmica o eléctrica, de los bicitaxis, triciclos y otros aparatos híbridos entre la cicla y el automóvil. Como también las fronteras y las características de las motocicletas eléctricas, que en muchos casos tienen especificaciones absolutamente desorbitadas para compartir las vías con los peatones.

El articulado está bien enunciado y mejor intencionado, pero es una mesa sin patas porque impone revisiones técnico-mecánicas, matrículas y SOAT, cuyas características, costos, vigencias y amparos no existen ni se han diseñado. Es imperdonable que se hagan estos anuncios incompletos que denotan improvisación, pues como no se podrán implementar de una manera inmediata, la gente toma esas reglas como otro saludo a la bandera.

Que será muy solemne al pensar cuáles autoridades y con qué criterio van a vigilar su cumplimiento si la actual policía especializada en la movilidad no alcanza para controlar el funcionamiento de los automotores.

Por eso, traigo de nuevo a colación una sugerencia que escribimos acá hace ya algún tiempo sobre la necesidad de un SOAT para amparar los riesgos que significan esos vehículos secundarios, que son una creciente fuente potencial de accidentes y lesiones a los transeúntes de a pie.

Decíamos que ese SOAT debía expedirse contra la cédula de la persona que usa esos transportes, con lo cual se genera un amparo eficaz e inmediato para las eventualidades en las cuales se vean envueltos. La asistencia sería inmediata y el control más fácil por parte de la policía, si es que en algún momento tiene la capacidad de vigilancia adecuada, que a la fecha no lo tiene. Basta con ver cuántas personas van en bicicleta sin casco y nada les dicen o exigen.

El SOAT a la cédula sería mucho más funcional y una protección fundamental no solo para los terceros, sino para los propios ciclistas, triciclistas y semimotociclistas. Cuando hice ese planteamiento, obviamente saltaron mensajes de protesta y claramente me ubicaron como enemigo público de la bicicleta. La idea pretende todo lo contrario: generarle a quien usa esos medios un amparo para el caso en que tenga un incidente con lesiones a alguna persona. En este momento, sin SOAT, un ciclista puede terminar metido en un lío judicial por lesiones personales, con costos e implicaciones penales y civiles. ¿Qué tal tener el mal momento de atropellar a un niño en la ciclorruta?

El SOAT a la cédula para ese nivel de conducción sería anual, se podría comprar en cualquier cajero y tendría efecto inmediato, con un costo bajo. En cambio, pretender numerar, clasificar, matricular y darle placas a ese tipo de vehículos que en muchos casos no tienen identidad, como el número del chasís de un carro, el recargo en impuestos para su usuario y todas las arandelas que le inventen a un proyecto bien intencionado pero cuyas implementación y viabilidad abren desde ya enormes dudas, puede ser un anuncio más y otro salto al vacío de nuestra mediocre y fallida legislación de la movilidad.

Esta y otras muchas ideas y caminos están a la espera de que el Ministerio diga cómo va a ser la cosa. Pero haber empezado con la maquinaria incompleta hace que la reglamentación cojee desde la cuna y -ojalá no sea así- poco o nada pueda caminar.

FRASE
“En este momento, sin SOAT, un ciclista puede terminar metido en un lío judicial por lesiones personales, con costos e implicaciones penales y civiles. ¿Qué tal tener el mal momento de atropellar a un niño en la ciclorruta?”

Noticias recomendadas

Más noticias

Audi RS 3 Sedán: aumento de poder

La firma alemana presentó esta potente variante de cuatro puertas y 400 caballos, catalogada como la más prestacional de su portafolio.

Imágenes del Audi RS 3 Sedan

Equipa un motor 2.5 TFSI de cinco cilindros que proporciona 400 caballos de potencia y un torque de 480 Nm.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.