José Clopatofsky
José Clopatofsky

El software del carro autónomo colombiano

"Es muy probable que no haya computador capaz de tener en sus previsiones y memorias las contingencias de nuestro tráfico".

11:57 a.m. 17 de mayo del 2016

No dudo de que en las más altas esferas del mundo de la informática se están rompiendo la cabeza y recalentando el intelecto diseñando los programas sobre los cuales funcionaría el carro autónomo cuando salga del pulido y prefabricado escenario de sus pistas de pruebas, donde todo estará diseñado y montado con la meticulosidad y precisión necesarias para que el vehículo llegue siempre a su destino sin problemas.

Pero aun así, tanto allá en Silicon Valley o en las milimetradas autopistas donde hacen las pruebas, los imprevistos son tales que su operación dista de ser algo plenamente seguro, y si pensamos en que en algún tiempo remoto se atrevieran a ponerlos a funcionar en Colombia, es muy probable que no haya computador capaz de tener en sus previsiones y memorias las contingencias de nuestro tráfico.

Luego de que expusimos en reciente columna algunos de los puntos clave para el software criollo que se necesita desarrollar, los lectores aportaron muchos elementos que seguramente les complicarán más la vida a los ingenieros que pretenden sustituirnos en el volante.

Cito, con el previo agradecimiento y la salvedad de que he editado las propuestas, algunos de los principales puntos que los lectores aportaron. Por ejemplo:

- Que el software pueda detectar que aunque el semáforo esté en verde no puede pasar porque hay un policía dando prioridad a los de otra vía, y que si uno pita, según el genio del policía, se puede demorar 3 o 4 cambios de semáforo como castigo.

- Que pueda pasarse en rojo un semáforo porque el de la ambulancia le dice que avance, porque es una prioridad.

- Que pueda reconocer por dónde salirse cuando las calles estén cerradas por ciclovía.

- Que reaccione con seguridad si de los andenes hacia la calzada y viceversa salen repentinamente motos y bicicletas y pretendiendo que tienen la prioridad.

- Que pueda evitar la huecamenta de las calles. (Es más fácil ponerle un chip a cada hueco para que lo lea el carro antes de que la alcaldía lo tape).

- Que se defienda cuando se atraviesen las ambulancias o los patanes escoltas haciendo cambiar de carril a la brava el tráfico.

- Que intuya la pésima señalización en las vías sin pintura en la división de carriles.

- Que adivine las obras no programadas en los barrios, donde es común que las personas rompan las calles para modificar los servicios públicos y privados, sin pedir permiso.

- Que sea capaz de adivinar el cruce de ciclistas, peatones y animales por cualquier parte de las vías.

- Que prevea los trancones para evitar que hasta el software se bloquee por el desespero.

- Que digiera y asimile la incompleta y mala legislación colombiana, en la cual ni siquiera han podido copiar las normas de otros países para los carros eléctricos y mucho menos sabrá de los autónomos.

- Que sea capaz, con las cámaras, de identificar a los raponeros cuando pare en un semáforo antes de que lo desvalijen de antenas, espejos y sensores.

- Que se anticipe a los cambios caprichosos de la ubicación de las señales de velocidad en las carreteras.

- Que no se enloquezca con las señales de velocidad puestas sin conocimiento ni lógica.

- Que sus contactos con los satélites le permitan saber que acaba de suceder un derrumbe justo en la ruta en la que se dirige.

- Que obedezca, porque acá el carril para adelantar es el de la derecha y allí se encuentra con un retén armado, donde aparece un tipo apuntándole con un arma para que se detenga.

- Que si el auto de adelante pone las luces de emergencia para hablar por celular y decide bajar velocidad, parquear a la derecha o a la izquierda, según lo que esté conversando, el software sea inteligente, se conecte con la conversa y prediga qué diablos va a hacer el chofer.

- Que sus sensores identifiquen la pintura que muy amablemente colocan los señores motociclistas para no matarse en la vía, señalizando los huecos por todas las avenidas.

- Que calcule a la vista el sobrepeso (cuando van 10 pasajeros en un carro de 5) o las cargas sobredimensionadas que suelen llevar en los carros en Colombia.

- Que pueda ver y reaccionar atinadamente frente a tanto desquiciado motociclista que utiliza cuanto andén hay en la ciudad como autopista y que aparecen de la nada frente al vehículo autónomo.

- Que lo doten de sensores para identificar los carriles de buses preferenciales cuando los pintan y a los pocos días repavimentan y se pierde la continuidad de la demarcación.

- Que sea capaz de guardar prudente distancia de los denominados “zapaticos” que andan con pipetas de gas y son armas letales.

- Que esté en capacidad de identificar los carros que lo circundan y en los cuales los conductores van con el perrito en las piernas, las señoras maquillándose o simplemente están chateando o hablando por celular.

- Que no dispare los extintores cuando en el semáforo un artista inicie su espectáculo pirotécnico y bote bocanadas de fuego en el parabrisas.

- Que esté estratégicamente dotado para identificar las emboscadas de los radares de la policía.

- Que imprima de manera automática un manual de supervivencia en calles y carreteras de Colombia y se desconecte automáticamente por los siguientes diez años mientras reacciona el Ministerio del Transporte (si existe).

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.