Maserati Barchetta de 1992: el más puro estilo roadster

Este deportivo convertible de la marca italiana sólo tuvo una producción limitada a 17 unidades que se hicieron para competir en pistas. Va a subasta.

Maserati Barchetta de 1992

Este es el exclusivo y deportivo Maserati Barchetta de 1992. Barchetta significa pequeño bote en italiano y con el se denomina a los biplazas convertibles.

Maserati Barchetta de 1992

Este deportivo fue una creación de Alejandro de Tomaso, quien era dueño de Maserati desde 1975 hasta el 1993, cuando la adquirió Fiat.

Maserati Barchetta de 1992

Este biplaza deportivo se concibió para una copa monomarca: el Grantrofeo Barchetta Maserati, competencia que sería precursora de la serie moderna de Gran Turismos.

Maserati Barchetta de 1992

El Barchetta tenía un motor V6 twin turbo de 2.0 litros que entregaba 315 caballos de potencia y que se combinaba con un ligero chasis de apenas 905 kilos.

Maserati Barchetta de 1992

Este carro tuvo una producción de sólo 17 unidades, todas con la misma configuración de dos pasajeros y sin techo, con refuerzos en el chasis especial para las pistas

Maserati Barchetta de 1992

El campeonato corrió solo durante dos temporadas, con seis carreras en '92 y diez en '93, antes de que cerrara y De Tomaso dejó la compañía.

Maserati Barchetta de 1992

La transmisión de este auto era una ZF de 6 velocidades, cuya adaptación al interior es de lo más llamativa, y estaba conectada al eje trasero.

Maserati Barchetta de 1992

Gracias a su carrocería en fibra de carbono, una novedad para la época, que combinaba también piezas en fibra de vidrio, este carro tenía una velocidad máxima de 290kph.

Maserati Barchetta de 1992

Este carro perteneció al coleccionista de Maserati, Dr. Thomas Bscher.

Maserati Barchetta de 1992

Ahora será llevado a subasta en septiembre por la casa RM Sotheby's.

Maserati Barchetta de 1992

Así es el Maserati Barchetta de 1992, un roaster en su estilo más puro.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.