Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Sofasa Renault ensamblará la nueva camioneta Duster para todo el mercado latinoamericano

Por: |

Renault Duster

Es una camioneta utilitaria deportiva (SUV) para la transición económica y racional del automóvil al mundo de las camionetas, con motores 1.6 y 2 litros y la opción de 4x4 en el tope de la gama.

Fotos de la nueva camioneta Renault Duster

La gran apuesta de Sofasa para los años venideros es el Renault Duster, un SUV de tamaño pequeño -en proporción con lo que son hoy esas camionetas- creado para atender una franja del mercado emergente formada por quienes pasan de un carro de gama inicial al gran sueño que para muchos es "la camioneta".

El Duster fue pensado específicamente para competir en el rango de los SUV como la Ford Ecosport o la Kia Sportage de la generación anterior, que son esencialmente automóviles agrandados, robustecidos y en algunos casos con tracción en las cuatro ruedas, sin que esto sea fundamental ya que es un sistema que en muchos vehículos de estos muere sin estrenar.

Claramente, al concebir el Duster, Renault pensó en mercados emergentes, como nos ven desde Francia, por lo cual el desarrollo de la idea nace en su planta de Rumania, la antigua Dacia, pero se inspira mucho en las experiencias de mercado e ingeniería de Brasil, Argentina, Colombia misma y Turquía, que tienen una tipología de clientelas muy afín.

Por eso es un vehículo simple, lejos de las complicaciones electrónicas, con mecánicas muy probadas y tradicionales,
elevado de alguna manera sobre la plataforma del Logan-Sandero-
Stepway, que le sirve remotamente de base pues las medidas y cabina son de otra magnitud.

Dependiendo de la sensibilidad de determinados países, el Duster se vende indistintamente con los escudos de Renault o Dacia, este último preferentemente en Europa. Pero para América Latina en el lado Pacífico, es decir desde Chile hasta México, cubriendo todas las plazas de Centroamérica y el Caribe, será Renault y "hecho en
Colombia", pues la casa matriz reservó todos esos mercados para el producto de Sofasa. De hecho, en la línea de Envigado ya está en producción Duster para Chile, Ecuador, Perú y México, inicialmente.

Renault destinó dos conocidos motores para el Duster: el 1.600 de la versión inicial con caja 4x2, que es el mismo que hemos visto en los Megane 1 y luego en Clio, Symbol y ahora también en el Sandero. Probada máquina de 110 caballos que mueve el Duster con una caja de cinco velocidades. El 2 litros también es un fierro conocido pues venía en el Megane II, Scénic y afines. Está en
138 caballos y se puede usar con la caja automática de solo cuatro relaciones adelante o con una mecánica de seis con primera de "montaña".

El Duster mide 4.3 metros de largo, la capota cabe bajo una
barra de 1.7 metros, con los espejos afuera necesita un paso
de dos metros y entre ejes mide 2,67 metros. El gran trabajo para
lograr una adecuada relación entre las potencias de los motores
y el peso de la cabina (11.2 kilos por caballo en el 1.6, y 9.8 con el
2 litros y los componentes más pesados) se centró en conseguir que tenga apenas 1.235 kilos en la báscula en la versión básica y 1.359 con todos los juguetes a bordo.

Para configurarlo de acuerdo con nuestra topografía se hicieron ensayos muy extensos que cubrieron más de medio millón de kilómetros, ocuparon 380 mil horas de 270 ingenieros que ajustaron el vehículo que para el momento de su ensamble en Colombia tiene 774 piezas diferentes a las del modelo europeo.

Uno de los puntos más interesantes del trabajo fue el incremento
de los aislantes acústicos del chasís y el motor para un mayor confort y silencio en la cabina, especialmente en malos caminos que, se supone, son un escenario natural del Duster.

Naturalmente, el sistema 4x4 no era algo que estuviera resuelto en los laboratorios de Renault cuya experiencia en este tipo de transmisiones es mínima. Por esa razón, aprovechando la alianza
con Nissan, implantaron toda la ingeniería pertinente de la última versión de la Nissan X Trail, que también surte a la Qashqai, Koleos y algunas Murano.

El diseño exterior, como se ve en las fotos, es bastante convencional. Tiene una gran parrilla con enorme logotipode la marca, lámparas relativamente discretas con respecto a faros de
otros apellidos, guarniciones con más o menos cromo dependiendo de las versiones que por fuera no presentan
diferencias mayores, salvo los rines de aleación en los 2 litros.
Probamos en cortos trayectos únicamente camionetas con el motor 2.0, con las cajas automática y de seis velocidades.

La autónoma es de solo cuatro cambios y se resiente el rendimiento del motor pues las relaciones son sumamente
largas, pasa de los 100 kph en segunda, por lo cual en montaña va a exigir bastante acelerador y el consumo no será tan favorable.
En cambio, la caja de seis transforma la camioneta que parte con enorme agilidad gracias a una relación muy corta de primera, que le permite baja velocidad en malos terrenos y, en algunas condiciones de arranque sin carga y a nivel del mar, eximirse de usar ese cambio.

La velocidad máxima en ninguna versión llega a los 180 kilómetros por hora. No tuvimos el 1.6 entre manos, que se mueve con caja manual de cinco, pero estimamos que debe funcionar sin mayores atributos en aceleración o velocidad final, pero suficientes para el uso familiar y tranquilo, que es su perfil. Los datos de consumo quedan pendientes para otra prueba pues en el momento de este contacto no había disponibilidad para hacer largas distancias.

En suspensiones es muy Renault, es decir, bueno. Resorta bien, la cabina es compacta y cruza como un carro a pesar de su altura y masa. Obviamente hay diferencias de comportamiento porque la dos litros tiene un eje trasero independiente con barra estabilizadora para acomodar la transmisión, y la 1.6 usa el tradicional puente flexible, como se ve en los automóviles.

Todos tienen frenos de disco adelante y tambores atrás, sin ABS en el 1.6, y lo calzaron con ruedas de Michelin con un compuesto especial que se considera pensado en un 80% para pavimento y 20% off road.

En el 1.6 los rines son de 15 pulgadas y de 16 en el grande. Para correctamente. Los 2 litros gozan del apoyo del Safe, que es una asistencia de frenado de urgencia que se encarga de aumentar la presión del sistema por encima de lo que requiere el conductor en el pedal cuando el sensor advierte condiciones de urgencia, obviamente de común acuerdo con el ABS.

Los acabados están en el campo de lo funcional. No hay grandes lujos aunque en las versiones altas los muebles se ofrecen con cuero. El equipo de sonido con todas las compatibilidades fue hecho específicamente para el Duster y solamente lo dotaron de lo básico para ofrecer un precio de entrada de 42.5 millones de pesos, que es la escala en la cual Renault considera que sus clientes de carros pueden saltar al mundo SUV, tan aspiracional para mucha gente.

Los equipos de seguridad pasiva son los mínimos. Un airbag para conductor en el 1.6, y el par delanteros en los 2 litros son la oferta del catálogo que se acompaña, como dijimos, por el ABS solo en los 2 litros. Ras con apenas en este campo.

Una versión para usar 4x4 inteligente

El Duster 2.0 tiene motricidad en las cuatro ruedas con la caja de seis cambios adelante. Se puede seleccionar a voluntad en el tablero con una perilla el 4x2 permanente para uso normal. En el centro se previene todo el mecanismo para que cuando haya patinado del tren delantero enganche solo el 4x4 con reparto de torque 50-50 en cada eje. Finalmente, si el terreno lo amerita, se puede poner en 4x4 fijo, pero este sistema se desconecta automáticamente al llegar a 80 kilómetros por hora. Para usar esta versión hay que pagar 52 millones de pesos.

La producción de Duster contempla 600 unidades locales por mes y otro tanto para exportación, principalmente a México y Chile.
Las primeras unidades internacionales se han fabricado desde el primer día a la par con las del mercado nacional, y ya están viajando.

Un proyecto global

Para el ensamble del Duster, Sofasa recibe los rines de lámina (1.6) de un proveedor de India, el sistema 4x4 es hecho en Shangái, Japón y Corea; de Francia llega la caja manual de seis velocidades; la plataforma la envía Renault Argentina, junto con las suspensiones; Brasil los motores 1.6 y además se reciben componentes de Chile y Turquía a los cuales se agregan los nacionales, entre los cuales se citan rines de aleación, todos los
plásticos interiores y de carrocería, los acabados internos en su totalidad, electricidad, frenos, cristales, etc. Además, en Envigado se incorporan componentes estéticos diferentes de acuerdo con los pedidos de otros mercados, especialmente el de México.

FRASES:

El Duster arranca en 43 millones con motor 1.6, 4x4 y caja manual
de 5. Los 2 litros van desde 48 hasta 53 millones, con 4x2 y 4x4.
La versión caja automática de 4 marchas vale 51.5 millones.

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Top de noticias

  • 1

  • 2

  • 3

  • 4

  • 5

Ver más ›

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.