Eva Håkansson trabaja para romper su propio récord de velocidad

Esta mujer sueca, quien hizo la mejor marca de velocidad a los mandos de una moto eléctrica en Bonneville, en 2016, espera reducir esos 400,278 kph.

Por Redacción Motor

04:42 p.m. 27 de marzo del 2019
Eva Håkansson con su máquina KillaJoule

Eva Håkansson con su máquina KillaJoule

Se trata de una ingeniera mecánica, docente de la Universidad de Auckland , que en su momento consiguió tres récords a bordo de la veloz máquina: ser la mujer más veloz de la historia en motocicleta, conducir la moto eléctrica más rápida del mundo e ir en el ‘sidecar’ más fugaz.

Eva Håkansson con su máquina KillaJoule

.

De esas tres marcas le fueron arrebatadas dos y solamente ostenta aún el de ir en la moto eléctrica más rápida a nivel mundial, por eso está trabajando en un proyecto nuevo denominado ‘Green Envy’, una moto de 1.360 caballos de potencia que estaría lista en el 2020 y con la cual planea recuperar el récor de velocidad.

El 30 de agosto de 2016 corrió a bordo de la moto llamada KillaJoule que ella misma fabricó y en ese entonces logró alcanzar los 400,278 kph a pesar de que el vehículo daba para llegar a un tope de 434 kilómetros por hora.

Green Envy

Green Envy

Esta moto es de dos ruedas pero se le puede sumar una tercera llanta y transformarla en ‘sidecar’ caso en el que su cota de ancho aumenta a 1,14 metros. Su carrocería montada sobre un chasis de tubos de acero está hecha en su mayoría de aluminio y una que otra pieza en fibra de carbono. Monta un propulsor de 500 caballos alimentado por baterías de nano-fosfato de litio de 400 V y 10 kWh de capacidad.

A bordo del KillaJoule
A bordo del KillaJoule

Noticias recomendadas

Más noticias

A subasta el único Pagani Zonda Aether

El descapotable de Pagani será subastado en un evento en Abu Dabi por la firma RM Sotheby’s, por un precio estimado de entre 4 y 6 millones de dólares

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.