¿Por qué era tan malo el carburador?

El carburador es una gran pieza de ingeniería que ha alimentado todo tipo de motores, pero que fue limitado por sus parámetros fijos.

Por Redacción Motor

11:10 a.m. 05 de septiembre del 2019
Carburador

¿Es posible reemplazar el carburador?

La verdad y realidad pueden ser otras. O, mejor, lo son. El carburador es una pieza excelente de diseño, uso de la física y la ingeniería, tanto que alimentó un siglo del ciclo automotor en todo tipo de máquinas de tierra y aire, tamaños, posiciones, variantes y marcas, para servir desde una motobomba hasta el motor de alta competencia, de dos o cuatro tiempos, sin reparar en la cantidad de cilindros.

Carburador

Carburador

Es una pieza brillante que se vale del principio del tubo de Venturi, cuyo descubrimiento se atribuye al físico italiano Giovanni Battista Venturi (1746-1822), mucho antes de que naciera el automóvil y puesto en matemáticas por el holandés Daniel Bernoulli (1700-1782), quien probó que al aumentar la velocidad de un fluido, en este caso el aire, que va por el centro del carburador y atraviesa una zona de menor diámetro, genera una depresión en esa garganta. En el caso del carburador, en ese punto se produce la succión de la gasolina desde la taza a través de un orificio calibrado (chicler) cuyo tamaño corresponde a la cantidad de combustible que la máquina requiere. Pero como el motor gira a diferentes regímenes y la velocidad y cantidad de aire varían constantemente, en el carburador hay diferentes circuitos que dan la marcha mínima, la progresión al acelerar y pasar a la fase de “alta” cuando ya está totalmente abierta la mariposa. Además, debe proveer un sistema de ayuda para el arranque en frío. Y lo hace, pero…

Lea también: ¿Por qué ya no funciona la 'chancleteada'?

Resulta que todos esos parámetros son fijos y la mezcla que va al motor se afecta con la altura sobre el nivel del mar y la temperatura del aire de admisión esencialmente, y el carburador no puede responder a esos cambios y en una enorme mayoría de casos no opera debidamente en condiciones de altura, como Bogotá, y produce una mezcla rica si fue calibrado a nivel del mar. O viceversa. Los carburadores venían con una calibración, compromiso para sobrevivir en todos los ambientes, pero nunca son perfectos.

Carburador

Carburador

¿Por qué lo botamos a la caneca y lo cambiamos por los misteriosos inyectores, sensores y computadores? Al entrar en vigencia las normas de emisiones y los catalizadores que se dañan con el exceso de gasolina cruda en los gases de escape, se requiere de un control exacto de esa mezcla y entonces unas señales electrónicas calculadas en un procesador que recibe datos de altura, calor del aire, detonación en la máquina, número de revoluciones y posición del acelerador como base, abren y cierran los inyectores, que son electromecánicos, en el tiempo y cantidad exacta recalculada a cada giro del motor y generan un funcionamiento perfecto o casi ideal de la maquinaria.

Lea también: ¿Se puede frenar el carro con la caja?

¿Cuál sistema da más potencia? Un carburador perfectamente calibrado debe dar la misma potencia de un sistema de inyección, pero a un solo número fijo de r. p. m. Cuando este régimen cambia constantemente, el carburador no es exacto ni flexible y las emisiones se disparan, lo cual hoy no es tolerable, ni homologable ni da los consumos exigidos por las normas. Además, su mantenimiento es dispendioso en muchos casos y es vulnerable a las manos incorrectas de mecánicos. La inyección, en cambio, es mucho más confiable, precisa y, hoy, más barata. Por ejemplo, una multipunto, que es lo usual en un 4 cilindros, equivale a poner dos carburadores dobles para obtener el reparto simétrico y exacto de mezcla, sin desperdicios.

Jueves de Mecanica: repaso al funcionamiento y mantenimiento de la inyeccion electronica

funcionamiento de la inyeccion electronica

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.