Bugatti Vision Le Mans: ¿Electroaerodinámica?

Bugatti le dio carta blanca a un estudiante para pensar en el superbólido futurista en el que venía trabajando desde las aulas de clase.

Por Redacción Motor

11:17 a. m. 04 de marzo del 2020
Bugatti Vision Le Mans

Bugatti Vision Le Mans

Bugatti no tiene intención de fabricar este vehículo. Ni siquiera le interesa regresar a las 24 Horas de Le Mans, carrera de la cual se retiró en la década de los años 90, cuando Romano Artioli, líder y propietario de la época, impulsó la fabricación de dos EB110 especiales, uno dirigido al campeonato Imsa GT y otro a la mítica pista gala.

Bugatti Vision Le Mans

Bugatti Vision Le Mans

The city that never sleeps is taking a nap.

Publicado por Dacia 1300 New York en Domingo, 12 de abril de 2020

Sin embargo, apoyó a ojo cerrado la tesis de grado de Max Lask, estudiante de la Universidad de Arte de Brunswick (Alemania), quien decidió imaginar, a partir de la carrocería de un Veyron, cómo sería un superauto de estos en Le Mans sin un tren motor de combustión, eléctrico o de hidrógeno, sino propulsado por iones. Su sueño era (o es) poner a rodar en el 2050 un bólido tan avanzado como lo fue el Bugatti Type 35 de los años 20, considerado uno de los vehículos de carreras más exitosos de la historia del automovilismo.

Esta tecnología, aunque sofisticada, no es nueva. Investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) realizaron experimentos con un pequeño avión de cinco metros de envergadura y 2,5 kilos de peso sin hélices ni turbinas y, basados en la electroaerodinámica, lograron vuelos estables, sin ruido ni emisiones a través de dos cables (un emisor y un colector) que colisionan con las partículas de aire alrededor y descubren un electrón, el cual se estrella con otras moléculas que generan una reacción en cadena de electrones hasta producir moléculas ionizadas con carga positiva para mover el aire hacia atrás y hacer avanzar el aeroplano.

Con esta iniciativa, la gente del MIT logró impulsar ese aparato por espacio de 60 metros, en el interior del gimnasio del alma mater, un experimento que ha generado críticas por considerarse una utopía por la complejidad de la tecnología y el hecho de que este sistema genera un empuje tan pequeño que no lograría levantar un avión de pasajeros de 200 toneladas de peso.

Bugatti Vision Le Mans

Bugatti Vision Le Mans

Tal cual es lo diseñado por Lask. Un vehículo sin motores, extremadamente aerodinámico y liviano. Lleva instalados electrodos en el frente que provocan que las moléculas de aire pierdan electrones y se conviertan en carga positiva, la cual es atraída por la zona trasera, dotada de iones negativos. Durante ese recorrido (de adelante hacia atrás) los iones empujan el aire y hacen mover el vehículo.

De fabricarse, ¿cómo sería el Bugatti Vision Le Mans? Según los voceros de la matriz francesa, mucho más veloz que un monoplaza de la Fórmula 1, aunque limitado, pues debería someterse a las reglas del Campeonato Mundial de Resistencia, que admite hoy un máximo de 750 caballos de potencia y 1.100 kilogramos de peso. En cuanto al diseño, el armazón incluiría un émulo de la inamovible parrilla delantera, la pintura azul bicolor del Veyron y un alerón trasero partido en dos para un nivel máximo de aerodinámica.

Sin embargo, como el avión del MIT, por ahora es solo una utopía, pues existe solo en el papel y en los archivos de los computadores de Bugatti, cuyos ingenieros aplaudieron sin duda el diseño logrado por el estudiante –el cual respetó al máximo la pátina de la marca y hasta le rindió un homenaje al Type 35 de los años 20 mencionado atrás–, pero, como se mencionó ya, no verá la luz, al menos en un mediano plazo.

Bugatti Vision Le Mans

Bugatti Vision Le Mans

Datos
*Fue trazado con detalles de diseño únicos, como los diferentes alerones delanteros que forman una escalera, los brazos de la dirección a la vista y dos tiras de luz de tecnología led integradas a los guardabarros delanteros, los cuales lucen independientes de la carrocería.
*El diseño del Vision Le Mans emula sin duda al Bugatti Veyron, y su enorme agujero interno logra que el aire no lo rodee, sino que circule a través de él para máxima aerodinámica. Esto fue posible porque no incorpora ningún tipo de motor.

Cifra
Nueve Años tardaron los investigadores del MIT en desarrollar el pequeño aeroplano de ‘viento iónico’, el cual sirvió de inspiración para el sistema de impulsión del Bugatti Vision Le Mans diseñado por el estudiante Max Lask.

Noticias recomendadas

Más noticias

Bugatti hizo 'El Bólido' de 1.850HP

Este es quizá el último de los fastuosos carros que la marca hace para batir todos los hitos de potencia y velocidad con motores sin ayuda eléctrica.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.