C-Researcher 3, un submarino para el otro mundo

Esta burbuja acrílica cuesta 3 millones de euros, puede estar sumergido hasta 18 horas y da todas las garantías de supervivencia hasta por 4 días.

revista motor

04:26 p. m. 18 de mayo del 2021
C-Researcher 3

C-Researcher 3, submarino

Volar es una experiencia que, en algún momento de sus vidas, muchos de los mundanos logran. Pero bajar a las profundidades del mar es algo muy improbable, y más hacerlo en un submarino particular.

Es tan remota esa opción que el tema de los sumergibles privados —porque la palabra correcta es esta, ya que el aparato también puede profundizar en otras aguas— solo nos llegó a raíz de que el famoso concurso mundial de diseño Red Dot premió a la firma U-Boat Worx por su submarino C-Researcher 3 en la categoría de promoción de productos y negocios a través del diseño.

C-Researcher 3

C-Researcher 3, submarino

¿Cómo es el mundo de estos juguetes destinados a clientes acaudalados para quienes el superyate es algo normal, tener un helicóptero en la cubierta se impone, al igual que un jet privado en el aeropuerto más cercano? Ahora, el cuento de moda ya no es solo volar, sino sumergirse.

El aparato, uno de varios modelos que ofrece la firma holandesa, es un mundo aparte, como lo son sus destinos. Tiene soportes vitales de aire para que hasta 11 personas, en los modelos más grandes, puedan respirar y sobrevivir durante 96 horas, soportadas por energía eléctrica garantizada, comunicaciones con la superficie y comida básica suficiente.

C-Researcher 3

C-Researcher 3, submarino

El sumergible premiado puede bajar hasta 1.140 metros con el piloto y un pasajero. Es un aparato importante porque pesa 5,7 toneladas con todos sus equipos, aunque sus medidas son cercanas a las de un automóvil: tiene 3,1 metros de largo, 2,8 de ancho y 2,14 de alto. Las baterías suministran 62 kWh a los servicios y a los 4 motores de 5,5 kWh y 2 de 6,4 kWh que le dan avance, retroceso y direccionalidad. La velocidad es buena, 5,5 kilómetros por hora, y el tiempo máximo de inmersión es de 18 horas. Todo es más que suficiente para entretenerse con las poderosas luces ledes, brazos externos para recoger muestras, tomar todo tipo de fotos y “chulear” algo que debe ser, como mínimo, visualmente fantástico.

C-Researcher 3

C-Researcher 3, submarino

Por supuesto, esto no es para cualquiera, no solo por el costo, ya que este aparatico vale la friolera de 3 millones de euros (más de 13.000 millones de pesos), sino también por la instrucción que se debe tomar en un centro especial en Curazao y los accesorios como la grúa para sacarlo del agua, los compresores para recargarlo y los tanques para recuperar las baterías, además del yate que debe ser proporcional a este andamiaje, con helicóptero a bordo y suficientes invitados para descrestar con esta experiencia.

Por lo pronto, nos quedamos con las fotos y las ganas.

Dato
La idea de crear y fabricar en serie estos sumergibles data de 1980 y la desarrolló el empresario belga Bert Houtman, quien se empeñó en producir aparatos que no solo fueran militares o científicos, para poner el fondo del mar al alcance de “cualquier” persona con toda la comodidad del aire acondicionado, música ambiental y la mejor visibilidad.

C-Researcher 3

C-Researcher 3, submarino

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.