Cabinas de avión: ¿cómo serían luego de la covid-19?

Aviointeriors, fabricante de interiores de aviones, tiene dos propuestas sobre cómo podrían modificarse las cabinas.

daniel otero

11:08 a.m. 27 de abril del 2020
Aviointeriors, cabina Janus 01

Aviointeriors, cabina Janus

Con la rentabilidad de las aerolíneas en mente, las cabinas de categoría económica de los aviones han llegado a tamaños tan reducidos que hasta vuelos relativamente cortos se convierten en horas insufribles en busca de una posición medianamente cómoda. Pero con la experiencia del nuevo coronavirus y las prácticas de distanciamiento social, ¿podría eso cambiar?

Aviointeriors, cabina Janus 02

Aviointeriors, cabina Janus

Así lo cree Avionteriors, una compañía que lleva 40 años fabricando interiores para aviones, que ha publicado dos propuestas sobre cómo podrían modificarse los espacios en las cabinas económicas de los aviones comerciales. Las de primera clase, por supuesto (al menos en los aviones grandes), no tendrían que cambiarse.

La primera propuesta se llama Janus (Jano), como el dios romano de dos caras, porque en las filas de tres sillas la central iría invertida dándole la cara a los de la fila siguiente. Es decir, los puestos de la ventana y el corredor se mantendrían en la misma posición, mientras que el de la mitad iría “mirando hacia atrás”. De solo pensarlo tal vez ya haya más de uno mareado y más de uno agradecido por el potencial mayor espacio para las piernas.

En esta disposición se agregaría también un escudo alto, con diferentes grados de transparencia, alrededor de cada puesto para aislar mejor a cada pasajero. Toda la fila estaría hecha de materiales de fácil limpieza.

Aviointeriors, cabina Glassafe

Aviointeriors, cabina Glassafe

Glassafe es la segunda propuesta de Aviointeriors, la cual mantiene la tradicional disposición de los tres puestos mirando al frente pero agregando únicamente el escudo alto de aislamiento y protección para los pasajeros, con anclajes que los harían fácilmente desmontables. Esta sería una solución más económica, a menos de que se implementen también nuevos tapizados de fácil limpieza para las sillas existentes.

Los escudos suenan como una buena idea, sobre todo porque sospecho que en vuelos más largos sería más fácil recostar la cabeza, contando que los protocolos de limpieza entre vuelos sean exigentes.

En el caso de los puestos Janus es probable que se libere más espacio para las piernas, otro gran respiro, pero al igual que en los Glassafe habría que ver qué tan incómodos lleguen a ser los escudos para entrar y salir de los puestos y para pasar las bandejas de comida. De cualquier forma, son propuestas aparentemente viables.

Noticias recomendadas

Más noticias

Beluga XL el carguero sonriente de Airbus

Hecho sobre un Airbus A330-200 puede decolar con un peso de 227 toneladas, se destaca por su sistema de carga casi automático y cabina de mando baja.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.