¿Cómo sería el carro ideal para andar en Bogotá?

El 2021 plantea un escenario complicado para el carro particular en Bogotá con la reducción de carriles por las ciclorrutas e inicio de varias obras.

redacción vehículos

05:16 p. m. 11 de diciembre del 2020
Empeoró el tráfico en Bogotá

Empeoró el tráfico en Bogotá

El año que está por terminar estuvo marcado por la pandemia del covid-19, que introdujo cambios abruptos en diferentes aspectos de la vida cotidiana, entre ellos, la forma de transportarnos.

El carro particular, a pesar de sus detractores, será protagonista en 2021, pues brinda mayor seguridad para evitar el contagio. Y será aún más protagonista en una ciudad como Bogotá, pues si bien ya tenía serios problemas en el tráfico, los trancones se intensificarán por el inicio de diferentes obras y la reducción del espacio en las avenidas para darles paso a las ciclorrutas. Por eso, si usted está en el grupo de lectores que considera comprar un carro nuevo o cambiar el actual, aquí van algunas recomendaciones –más con sentido común– para enfrentar el reto de manejar en la capital.

En cuanto a seguridad, no se conforme con lo que por norma deben traer de fábrica todos los vehículos, es decir, dos airbags, para conductor y pasajero, cinturones de seguridad, apoyacabezas en todos los asientos y sistema de frenos ABS. Cuantos más airbags haya dentro del habitáculo y más ayudas a la conducción, mucho mejor. También exija los anclajes para las sillas de los niños.

No les tenga miedo a los motores de tres cilindros y turbo, es lo que se impone no solo para evitar mayores emisiones, sino para ahorrar combustible.

La potencia que le daría un motor de cuatro o más cilindros se compensa con el turbo. Y prefiera la inyección directa, esta permite mayores relaciones de compresión usando gasolina corriente y hay más potencia.

Chevrolet Onix 2020, nueva generación

1. Transmisión automática
Este elemento debe considerarlo prioritario pues será crucial para la conducción más cómoda en medio de los trancones, los cuales, como ya se ha visto, se incrementaron por los nuevos carriles para las bicicletas y por los frentes de obra. La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, anunció que el 2021 será clave para la reactivación económica de la ciudad. Por esta razón, les pondrá el acelerador a las obras públicas que estaban previstas y las nuevas que se incluyeron en el Plan de Desarrollo y se empezarán a ejecutar. Son cerca de 390 proyectos de obra pública con una inversión de 31 billones de pesos, que generarán alrededor de 400.000 empleos.

Las cajas automáticas modernas son muy confiables, requieren un mínimo mantenimiento; incluso es mejor no tocarlas ni cambiarles el aceite. Son ‘inteligentes’ pues se acomodan o adaptan al modo de conducción del usuario, y tienen la ventaja de que también se pueden usar en modo manual si aún se resiste a dejar en el pasado la transmisión mecánica.

Además ofrecen muchas relaciones, con lo cual el motor se aprovecha mejor y hay menos consumo.

Eso sí, en montaña manéjela manualmente. Busque como mínimo que tenga de cinco cambios en adelante, menos es obsoleta, de vieja generación.

Renault Stepway Intens CVT 2020 07

Renault Stepway Intens CVT 2020

2. Altura respecto al piso
Este ítem es fundamental en Bogotá, que no se destaca precisamente por el buen estado de sus calles. Además de la cantidad de obstáculos ‘naturales’ como los huecos y las alcantarillas destapadas, las últimas administraciones de la capital han sido pródigas en extender contratos para instalar reductores de velocidad y ‘policías acostados’ en las vías, muchos de los cuales no tienen un correcto diseño como tampoco los pasos de las rutas de bicicletas.

Sortearlos no es fácil para los carros bajitos y ocasionan serios daños en llantas, suspensiones, amortiguadores, golpes por debajo y rupturas del cárter del motor. De igual forma, las calles bogotanas son el enemigo número uno para las llantas de bajo perfil, algo que se puede subsanar con el uso de Runflat, pero en contra de estas juega su alto costo. Estas tienen la ventaja de que si usted es víctima de las bandas de ‘pinchallantas’, que riegan puntillas en las calles para robar a los conductores, la llanta no se desinfla y se puede continuar la marcha hasta un sitio seguro para su arreglo.

Usar películas o ‘vidrios polarizados’ minimiza el ataque de los rompevidrios.

Usar películas o ‘vidrios polarizados’ minimiza el ataque de los rompevidrios.

3. Películas de seguridad
Aunque las autoridades hablan de la disminución de delitos como el robo, la realidad que viven los conductores a diario es una sola: bandas de ‘rompevidrios’ que intimidan con toda clase de armas a los indefensos conductores. Cualquier trancón es la ‘oficina’ perfecta para estos delincuentes. En este punto caben varias recomendaciones: la primera, no llevar en el habitáculo elementos a la vista que atraigan a los ladrones. Una buena película de seguridad actúa como elemento disuasivo pues no permite ver hacia adentro. Hay otras en el mercado, más costosas, con un nivel mínimo de blindaje.

Tenga en cuenta que el uso de vidrios polarizados tiene unos límites, según la Resolución 003777 de 2003 y 01373 de 2009. En el caso de los automóviles, los niveles son: parabrisas, 70 % de luminosidad y 30 % de opacidad; vidrios laterales delanteros, 70 % de luminosidad y 30 % de opacidad; vidrios laterales traseros: 55 % de luminosidad y 45 % de opacidad y vidrio posterior: 55 % de luminosidad y 45 % de opacidad.

Si sobrepasa esos límites, le pueden imponer un comparendo, pero el agente o policía de tránsito solo podrá hacerlo si cuenta con un polarímetro, opacímetro o fotómetro (medidor de vidrios polarizados o medidor de opacidad), que mide la cantidad de luz que permite pasar a través de un vidrio polarizado.

Abrio la primera 'electrolinera'

Abrio la primera 'electrolinera'

4. Para ahorrar combustible
En este punto hay varias opciones por considerar. Como lo mencionamos arriba, el consumo de combustible es crítico por las condiciones del tráfico de Bogotá. Una de ellas es optar por un vehículo que incorpore el sistema stop/start que apaga el motor cuando el auto se detiene, y con solo levantar el pie del pedal del freno reinicia la marcha. Es un sistema eficiente y probado, así que no se deje influenciar por quienes le dicen que se agota la batería o produce daños en el motor de arranque.

Otras opciones están en los vehículos eléctricos e híbridos. Los primeros funcionan con baterías recargables. También tienen la opción de recargarse con la energía que generan las frenadas. Si elige uno de estos, debe considerar la autonomía, el tiempo de recarga y los puntos de recarga (electrolineras) que no son muchos en la capital. Los híbridos son una buena opción, combinan un motor de combustión interna con uno eléctrico, contaminan menos en el tráfico donde funcionan con electricidad y así ‘estiran’ la tanqueada, es decir, hacen más kilómetros por galón.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.