Los carros de arcilla, una técnica que se niega a desaparecer

La arcilla que se utiliza es un poco especial, es muy fina, contiene alrededor del 70% de cera y no se le da forma con agua.

Redacción Vehículos

12:01 p.m. 22 de abril del 2019
Una técnica que se niega a desaparecer

Una técnica que se niega a desaparecer

Diseñar un nuevo modelo de automóvil requiere en su concepción centenares de dibujos, mucho lápiz, modelaciones virtuales hechas por computador y otras técnicas. No obstante hay una que tiene más de 80 años y todavía es imprescindible: los autos de arcilla de tamaño real que se hacen a escala 1:1.

Cada marca tiene un equipo de ‘escultores’ de arcilla que apoya el trabajo de los diseñadores. La misión de los escultores es esculpir la arcilla para darle al auto la forma que los diseñadores han imaginado y poder verlo en sus dimensiones reales, poderlo tocar y apreciar sus luces y sus sombras.

Cada fabricante tiene su propio equipo de modeladores de arcilla, que son en realidad artistas, artesanos, licenciados en bellas artes o escultores que se han formado en este campo, aunque también algunas marcas suelen formar a sus propios modeladores en una especie de escuela o taller en el que van haciendo carrera.

Independientemente de su formación, además de su talento, habilidad y por supuesto de sus manos, los modeladores son diestros en el manejo de herramientas manuales como cuchillos, chapas, cuchillas, perfiladores, limas, rayadores y rastrillos para dar forma a puro ojo, y poco a poco, a ese automóvil que saldrá algún día a las calles.

Una técnica que se niega a desaparecer

.

¿Cómo lo hacen? Primero se construye una base sólida para la arcilla, normalmente de madera (aglomerado), de corcho o de espuma de poliuretano, ligera pero con cierta rigidez para mantener una forma. Esta se coloca sobre un bastidor o chasis con ruedas hecho con perfiles tubulares de acero o de aluminio. La idea es que una vez terminado se pueda mover por el taller.

Hoy hacer el ‘alma’ de madera o espuma resulta más fácil que hace unos años pues se usan los dibujos, cotas y modelos 3D realizados por los diseñadores e ingenieros; una máquina de mecanizado por control numérico fresa la pieza de madera o espuma hasta darle la silueta o forma básica al alma.

La arcilla es un material muy especial, es muy fina y contiene cera (alrededor del 70 por ciento) y no se le da forma con agua. La arcilla se calienta en hornos, a unos 50 o 60 grados, para que se ponga blanda y sea más maleable y moldeable. Acto seguido se extiende un buen espesor de arcilla sobre el bastidor o ‘alma’ de madera, se rastrilla y se deja lista para empezar a esculpir.

Lograr hacer un auto de arcilla en tamaño real requiere de mucha concentración y paciencia. Se van limando y cepillando virutas de arcilla, poco a poco, para ir dando forma al automóvil. Las líneas generales como el marco de las ventanas o de un pliegue en un panel de la carrocería se marcan con una cinta especial azul.

Una técnica que se niega a desaparecer

.

La ventaja es que el modelado de la arcilla permite hacer correcciones, porque a veces hay que hacerlas; por ejemplo, se añade más arcilla si en una zona se ha quitado más de la cuenta o el diseñador quiere hacer un cambio en el momento.

En las primeras etapas de diseño un modelo a escala real se divide en dos mitades, por su eje longitudinal, y en cada mitad trabaja un equipo de tres escultores. Una mitad puede ser diferente de la otra. La razón es que así se prueban un par de diseños que tienen en mente los diseñadores, entre los que todavía no se han decidido.

Un modelo de arcilla a escala real puede estar listo en tres días o una semana y pesa alrededor de dos toneladas. El modelo se recubre con láminas; se puede modelar todo el auto completo a la escala que se desee, pequeño o a escala real, para apreciar su exterior, y también detalles como un faro o unos rines de aleación.

También se modelan interiores como el volante, los asientos o los tableros, para verlos en tres dimensiones reales de tal manera que se puedan tocar. Al terminar el modelo la arcilla se puede dejar tal cual, a la vista, o se puede pintar, pero lo habitual es recubrirla con unas láminas de plástico fino y elástico disponible en varios colores.

Una técnica que se niega a desaparecer

.

Por lo general las láminas de color plateado se usan para la carrocería y las de color negro para los cristales. Se colocan bien tensas sobre la superficie de arcilla y poco a poco se van extendiendo y apretando para eliminar las burbujas de aire.

Es común que al modelo en arcilla se le puedan poner piezas de plástico o incluso piezas reales como una versión de preproducción de los faros o de las llantas. Con la tecnología de hoy los modelos de arcilla suelen digitalizarse con escáner láser 3D para tener todas las medidas del resultado final.

Con información de Ford y Seat

Noticias recomendadas

Más noticias

Imágenes de la Bajaj Boxer S

Conocida también como Boxer Style, Atueco trae este modelo a un precio de 3'2 millones de pesos, que lo ubica como el más barato del portafolio.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.