¿Los carros cada vez son más caros en Colombia?

Comparamos precios de los más populares en ventas en los últimos 10 años. A facilidades y mejores precios, juega en contra el bajo poder adquisitivo.

redacción vehículos

04:08 p. m. 03 de septiembre del 2021
Comparativo precios 2010 - 2020

Comparativo precios 2010 - 2020

Giovanni Avendaño / Editor Motor.com

¿Todo tiempo pasado fue mejor? Para muchos esta máxima popular cobra vigencia al hablar del encarecimiento de los productos con el paso del tiempo, especialmente, la evolución del precio de los vehículos nuevos, lo que hace que en el imaginario se vea como un hecho del pasado la posibilidad de estrenar.

En el presente se ha vuelto un logro más difícil de alcanzar porque el poder adquisitivo se ha deteriorado, aunque los precios de ahora son más bajos proporcionalmente juzgando todas las variables que los afectan. Veamos.

Ir al concesionario ya no es tan frecuente

Ir al concesionario ya no es tan frecuente

Es evidente que los carros en la actualidad son mucho más modernos, más seguros, están dotados con tecnologías que hacen de la vida a bordo un disfrute y con ayudas y sistemas de seguridad que tratan de blindarlos contra los accidentes, además de los elementos que reducen sus emisiones. Todas esas mejoras cuestan, por lo cual la lógica indica que, con el tiempo y estos agregados, el carro nuevo debió subir de precio.

Sin embargo, para confirmar o negar esta tesis, comparamos la evolución del precio con el cual se vendieron nuevos tres carros populares en tres periodos recientes marcados por los últimos lustros, es decir, 2010, 2015 y 2020.

A esta búsqueda le sumamos el salario mínimo que aplicaba para cada año y, además, la tasa representativa del mercado, que en palabras más sencillas es el precio del dólar que había en cada lapso.

Con estos datos y con una sencilla división, revisamos cuántos salarios mínimos había que pagar por cada uno de estos carros y a cuántos dólares equivalía su precio en ese momento.
Escogimos el Chevrolet Spark, del cual tuvimos que tomar la referencia Daewoo y la actual GT, el Mazda2 y el Renault Logan.

A continuación, lo que encontramos en cada uno de los casos.

Chevrolet Spark GT

Chevrolet Spark GT

Chevrolet Spark
Como lo mencionamos, en 2010 el Chevrolet Spark andaba bajo la plataforma importada de Daewoo. En enero de ese año valía 21’490.000 pesos. El salario mínimo era de 515.000 pesos y el dólar (TRM) equivalía a 1.972 pesos.

En el fácil ejercicio aritmético encontramos que para comprar este carro en 2010 se necesitaban 41,7 salarios mínimos y su precio equivalía a 10.898 dólares.

En 2015, el Chevrolet Spark ya lo hacía Colmotores en Colombia y se vendía bajo la insignia GT, mucho más moderna. El precio, en enero de ese año, había bajado más de un millón de pesos pues estaba tasado en 20’390.000 pesos. El salario mínimo era de 644.350 pesos y el dólar había subido a los 2.381 pesos.

Con el mismo ejercicio anterior, encontramos que para comprar este vehículo en 2015 se requerían 31,6 salarios mínimos y su precio equivalía a 8.564 dólares. Era mucho más asequible.

En 2020, el Chevrolet Spark GT costaba 26’700.000 pesos, contra el salario mínimo de 877.803 pesos y el dólar cabalgaba ya a 3.347 pesos.

En la misma operación encontramos que para comprar este vehículo en ese momento había que invertir 30,4 salarios mínimos y su precio equivalía a 7.977 dólares. Aún más barato.

Conclusión
A pesar de que en 2015 y en 2020 el precio del Chevrolet Spark subió, en términos reales y con el paso del tiempo cada vez se necesitó menos dinero para comprarlo. Hay que anotar que con los años se le agregaron mejoras en seguridad y mecánica.

Mazda 2 se actualiza para 2020

Mazda2 2020

Mazda2 1.5 L 5 puertas
Valía en enero de 2010 41’900.000 pesos y con los datos que ya se conocen del salario mínimo y de la tasa representativa del mercado (TRM) o dólar, pudimos concluir que la compra equivalía a 81,4 salarios mínimos de ese año y su precio representaba 21.247 dólares.

Al llegar al 2015, el Mazda2 ya se conocía con el apellido Sport y su precio como nuevo era de 38’900.000 pesos, bajando tres millones de pesos frente al valor anterior. Luego de las cuentas se ve que para comprarlo se iban 60,4 salarios mínimos y el precio era de 16.338 dólares de ese año.

En el 2020, su precio se trepó pues pasó a costar 50’200.000 pesos. Sin embargo, para comprarlo alcanzaban 57’2 salarios mínimos y al cambio de la fecha daba 14.999 dólares.

Conclusión
A pesar de que el precio de este automóvil se incrementó de forma absoluta, también se confirmó en su caso que con el paso del tiempo cada vez se necesitaron menos salarios mínimos para su compra y su equivalencia en dólares también fue cada vez menor.

Renault Logan

Renault Logan

Renault Logan 1.4 L
Al empezar el 2010 valía 26’290.000 pesos y con los datos de referencia que hemos venido citando concluimos que para comprarlo había que calcular 51 salarios mínimos y su precio equivalía a 13.332 dólares.

El Logan 1.4 tenía una nueva plataforma que actualizó su estética y equipo en enero del 2015. No obstante, el precio había bajado a 24’340.000 pesos. Luego de comparar encontramos que para comprarlo se necesitaban 37,8 salarios mínimos y su costo equivalía a 10.223 dólares.

Luego, en 2020, el Logan 1.4 se conoció como Life. Este carro tuvo un gran incremento de su precio pues después de un lustro llegó a ser de 37’400.000 pesos, por lo cual se debían disponer 42,6 salarios de este año y su precio equivalía a 11.174 dólares.

Conclusión
A pesar de que el Renault Logan parecía confirmar que era la máxima opción popular entre 2015 y 2020, se encareció. Aun así, terminó siendo más asequible que en 2010, además de tener mejor pinta, tecnología y mecánica.

Comparativo precios 2010 - 2020

Comparativo precios 2010 - 2020

Sí son más baratos ahora, pero…

Si bien es cierto que en los tres casos pudimos comprobar que, al contrario de lo que se pensaba, el precio del carro nuevo bajó sorpresivamente frente al valor con el que arrancaron en 2010, también hay un factor clave que hay que reseñar: el poder adquisitivo de la gente se contrajo en esta década.

Esto significa que, aunque el precio absoluto del carro nuevo en 2010 es más alto que el que tiene en 2020, para la gente era más fácil pagarlo hace diez años que ahora, pues el costo de vida se encareció, arrastrado por la inflación que trajo como consecuencia un mayor valor para los artículos de consumo y una reducción del capital que se podía destinar a la compra del carro nuevo, así como los impuestos, los mantenimientos y los seguros se incrementaron al mismo tenor. También el rubro de las comunicaciones que se volvieron esenciales en el hogar y en los portátiles mermó el poder adquisitivo porque se volvieron parte de la canasta familiar. Y no hay que dejar de lado los efectos negativos de la pandemia en el empleo y, por supuesto, en la disminución de ingresos de muchos hogares que hoy tienen otras prioridades.

Por lo tanto, esa ilusión de estrenar un carro nuevo está quedando para muchos cada vez más lejos de su alcance y eso se refleja en las cifras de las ventas que en tiempos normales no han crecido.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.