Chevrolet Impala: otro que se apaga

Después de 60 años de producción, el nombre de Impala desaparece del portafolio de Chevrolet. El pasado 28 de febrero se hizo la última unidad.

revista motor

11:43 a.m. 18 de marzo del 2020
Chevrolet Impala 2020

Chevrolet Impala 2020

Hay cinco nombres icónicos en la historia de los carros de Chevrolet: Impala, Bel Air, Corvette, Camaro y Hummer. El único sobreviviente que ha pasado todas las pruebas de los mercados y la tecnología es el Corvette. Los Bel Air hace rato desaparecieron, desde 1975. Al Camaro lo mataron y lo resucitaron con otra tipología y ADN. El Hummer está en el proceso de sacudirse el formol, pero también tendrá otra vida, eléctrica. Quedaba rodando el nombre de Impala que caminaba desde 1957 como una versión más lujosa, aunque muy popular del sedán genérico de Chevrolet, pero solo lo hizo hasta el pasado 28 de febrero, fecha que marcó el cierre de 60 años de producción, aunque tuvo sus interrupciones y consabidas reparaciones. Todas estas motivadas más por el mercadeo del nombre que por el contenido de los carros, que se fue diluyendo en la generalidad.

Chevrolet Bel Air Impala 1958

Chevrolet Bel Air Impala 1958

The city that never sleeps is taking a nap.

Publicado por Dacia 1300 New York en Domingo, 12 de abril de 2020

En su funeral, está acompañado por el Cadillac CT6. Ambos carros le dejan la planta libre para que sea la nueva central eléctrica de General Motors, de la cual desconectó también el Volt.

Galería: Chevrolet Impala

La última década se ha llevado a los libros muchos nombres, empezando por marcas completas como Oldsmobile, Pontiac, Holden y Saturn del seno de GM, y otras también significantes como Mercury de la entraña de Ford, Plymouth de Chrysler, y sueltas como Rover, Saab, en un vistazo fugaz al nuevo mapa de la industria, en el cual las SUV están mordiendo el mundo de los sedanes.

Chevrolet Impala SS 1994

Chevrolet Impala SS 1994

El Impala que se apagó dista mucho del auto glorioso de los años 60, cuando hasta compartió nombre con el Corvette y era el anfitrión de los motores de 7 litros en los SS Super Sports, de grandes lujos, cabinas convertibles y dimensiones tan generosas como las aletas extravagantes que lo hicieron sobresaliente en las calles de Estados Unidos.

Galería: Chevrolet Impala

Su nombre y antecedentes le permitieron dos reciclajes en los 60 años, pero este obituario ya parece definitivo, pues la industria toma otros rumbos, Ford y GM están achicando o acabando su producción de automóviles y los clientes ya no devoran estas berlinas que otrora fueron su gran posesión o, al menos, la ilusión.

Noticias recomendadas

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.