El ‘cortocircuito’ que tiene frenada la industria mundial

La escasez mundial de chips y semiconductores hizo que muchas marcas detuvieran sus plantas. Se estima que la situación durará hasta 2022.

Giovanni Avendaño

11:18 a. m. 04 de junio del 2021
Escasez mundial de semiconductores y chips

Escasez mundial de semiconductores y chips

El mundo automotor está a media marcha pues la producción mundial de vehículos se ha visto interrumpida en diferentes puntos del planeta y para la gran mayoría de marcas por una escasez mundial de semiconductores y microchips. Ello ha ocasionado anuncios de demoras en las entregas de vehículos, devoluciones en dinero para los que puedan esperar más, retrasos en los lanzamientos y reorganización de los productos en los portafolios de las firmas a gran escala.

A continuación una mirada a este panorama que también afecta en gran medida a los compradores en Colombia.

Escasez mundial de chips

Escasez mundial de chips

Hace un par de días Nissan tuvo que detener la producción en junio de tres de sus plantas en México, donde se fabrican la Nissan Kicks, el Versa y el March y el grupo Stellantis siguió su ejemplo en la planta de Toluca donde se hace la Jeep Compass.

Una semana atrás fue el Jaguar Land Rover el que anunció que tenía problemas para cumplir con la producción del Defender y que sus vehículos híbridos tienen retrasos de hasta 12 meses para las entregas.

Nuevo Land Rover Defender V8 2022

Nuevo Land Rover Defender V8 2022

Al mismo tiempo Toyota informó que suspendía la producción durante ocho días, a partir de la segunda semana de junio, en dos de sus plantas en Japón.

General Motors había asegurado en marzo que suspendería hasta mayo la producción del Chevrolet Camaro y hace poco debió extender por seis semanas ese ‘paro’. Como continuidad a esa situación, a comienzos de mayo también anunció que suspendía durante dos meses la producción de su segundo vehículo más vendido, la camioneta Equinox.

Escasez mundial de semiconductores y chips

Escasez mundial de semiconductores y chips

A finales de abril fue Peugeot la que informó que uno de sus vehículos más vendidos, el 308, tendría que 'volver al pasado' para equiparse con tableros de instrumentos analógicos y por los mismos días Nissan anticipaba el cierre temporal en cuatro plantas en Japón.

Antes de ellos fue Ford la que se anticipó al anunciar el cierre en cinco de sus plantas en Estados Unidos y casi al unísono Honda también debió cerrar cuatro plantas en América del Norte, dos de ellas en Canadá.

Y así seguiría una lista interminable de cierres temporales realizados por diferentes marcas alrededor del mundo.

Escasez mundial de semiconductores y chips

Escasez mundial de semiconductores y chips

Todos estos 'paros industriales' tienen una causa común: la escasez de chips que, como en un efecto dominó, afectó los planes de producción y las entregas de cientos de miles de carros en todo el planeta al punto de que las firmas de investigación como AlixPartners aseguran que este año se dejarán de vender, por esta razón, casi 4 millones de vehículos.

Esta situación les costará a los fabricantes unos 110 mil millones de dólares y todos los pronósticos apuntan a que la caída mundial en ventas de este año será aún más espectacular que la que se registró en el 2020, año de la pandemia.

Y lo peor no es eso. Lo más grave es que la difícil situación está lejos de tener reversa, por lo menos en el corto plazo. Bosch, que es el proveedor número uno de chips para la industria automotriz estima que la escasez de semiconductores y chips se prolongará hasta el año próximo.

Escasez mundial de semiconductores y chips

Escasez mundial de semiconductores y chips

Pero, ¿Por qué se produjo la escasez de chips?

No hay una sola causa pues en realidad fueron varias las razones que crearon esta 'tormenta perfecta'. En un principio, la escasez se debió a la misma pandemia por el Covid19. 

Resulta que por la pandemia cayó la demanda de carros nuevos en todo el mundo por lo que las marcas dejaron de solicitarlos a sus proveedores ante la reducción de la producción.

Entonces, los proveedores de microchips enfrentaron esa caída en la demanda de sus productos dirigiéndolos a los otros sectores en los que se estaba moviendo la industria: teléfonos móviles, computadores, electrodomésticos y 'gadgets' tecnológicos y se olvidaron de la industria automotriz por la 'electrónica de consumo' que se disparó el año pasado.

Escasez mundial de semiconductores y chips

Escasez mundial de semiconductores y chips

Una vez bajaron los niveles de contagio en los países desarrollados arrancó de forma acelerada la demanda de carros nuevos y los fabricantes no estaban preparados y cuando fueron a donde sus proveedores a solicitar el aumento del suministro de microchips estos no pudieron atender esa nueva demanda.

Incluso, muchas marcas se quejaron de que los proveedores no mostraban intenciones de satisfacerla pues encontraron que los microchips para la electrónica de consumo les dejaban más ganancias que los que les proporcionaban a la industria automotriz.

Planta de General Motors durante la escasez de microchips

Planta de General Motors durante la escasez de microchips

Más razones...
 
Pero además de esa situación, otros factores contribuyeron a la escasez. Por ejemplo, un enorme incendio en una planta de chips en Japón, el bloqueo del Canal del Suez por el buque Ever Given, falta de materias primas para la fabricación de chips en Taiwan y Europa y Estados Unidos.

Nueva Ford F-150 Raptor, tercera generación

Ford F-150. El vehículo más afectado en EE.UU por la escasez de microchips

Soluciones a la vista...

A corto plazo no hay demasiadas. En Estados Unidos las marcas le plantearon al gobierno una inversión para instalar fábricas de microchips para satisfacer la producción interna pero será algo que tarde por lo menos un par de años.

Los cierres temporales o 'vacaciones anticipadas' del personal sirvieron para acomodar la producción pero hasta ahora solo General Motors anunció que aumentará la fabricación, sin volver a la normalidad, en julio.

Y por último, hay una reorganización del portafolio de las marcas que están dejando de producir sus carros más asequibles porque estos son los que menos márgenes de ganancias le dan a los fabricantes. Entonces estos se enfocarán en cubrir la creciente demanda de los que mayores réditos les den, que por lo general son los carros de alta gama.

Chevrolet Equinox 2020 RS 01

Chevrolet Equinox 2020 RS. Otro de los vehículos afectados por la escasez de Microchips

¿Por qué son importantes los microchips?

El microchip es el componente más pequeño que un vehículo necesita para funcionar. Ellos permiten que funcione la parte electrónica de un carro: desde los tableros, el sistema de información y entretenimiento y la computadora de a bordo hasta sistemas vitales de seguridad como los frenos ABS, el control de estabilidad y de tracción, los sensores y mucho más.

Noticias recomendadas

Más noticias

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.