Daimler y Benz, revisión a la Carga histórica

Al alemán Gottlieb Daimler también se le atribuye el primer vehículo dedicado al transporte de mercancía, el cual lanzó el 18 de agosto de 1896.

revista motor

02:17 p. m. 23 de septiembre del 2021
Daimler Benz, primeros vehículos de transporte

Daimler Benz, primeros vehículos de transporte

Ciento veinticinco años después de su develación, los primeros camiones fabricados en el mundo por el ingeniero Gottlieb Daimler, patriarca de la familia cofundadora de la multinacional Daimler-Benz, viajaron desde la sede de la compañía, en Stuttgart (Alemania), hasta Londres (Inglaterra), hogar de la empresa británica que adquirió el primero de ellos, con el fin de exhibirlo allí en el marco de su aniversario. Lo hicieron a bordo de uno de sus tataranietos más encopetados, el enorme y lujoso Mercedes-Benz Actros, heredero de la tradición camionera de la marca de la estrella.

El primer modelo con platón es una réplica del original, equipado con un motor de dos cilindros y cuatro caballos de potencia con un desplazamiento de 1,06 litros. Fue apodado Phoenix y ubicado en la zona posterior del armazón, desde donde transmitía la potencia hacia las ruedas traseras a través de una correa muy resistente. Por debajo, muelles y resortes protegían la endeble máquina de las sacudidas propias de las vías de entonces, sobre todo porque caminaba con ruedas de acero macizo.

Lastkraftwagen Typ 5 K 3 diésel

Lastkraftwagen Typ 5 K 3 diésel

El segundo camión sí es original, y duerme desde hace mucho tiempo en el museo de la marca en Dresden (Alemania). En este caso, Gottlieb Daimler, junto al también ingeniero Wilhelm Maybach, ubicaron el nuevo Phoenix de seis caballos de potencia bajo el asiento del conductor y lo anexaron a una correa de transmisión con cuatro posiciones o cambios que se transferían hacia el eje delantero, una decisión que fue replanteada ese mismo año cuando decidieron atornillarlo delante del eje. Esa nueva colocación, que se mantiene hasta hoy, permitió incrementar la potencia a 10 caballos y transmitirla a través de una correa de cuatro velocidades hacia las ruedas traseras a través de un semieje longitudinal con piñones.

Los camiones con motores diésel también son motivo de orgullo para la casa alemana. Aparecieron en septiembre de 1923 bajo el sello de la compañía Benz & Cie., de propiedad de Karl Benz, con una capacidad de carga de cinco toneladas y un motor diésel que lograba 45 caballos de potencia a 1.000 rpm, con una eficiencia impactante: respecto a los camiones de gasolina, esta nueva propuesta podía ahorrarles a sus dueños hasta un 86 por ciento los costos de operación.

Daimler Motoren Gesellschaft (DMG) lanzó un camión para labores comerciales y agrícolas con motor diésel de inyección por aire que venía desarrollando desde 1911. Este camión viajó en septiembre de 1923 de Berlín a Stuttgart (ida y regreso) con mucha publicidad, y en octubre de ese mismo año se convirtió también en bus.

.

.

Finalmente, en 1927, con Benz & Co. y DMG fusionadas bajo Daimler-Benz, apareció el camión Mercedes-Benz L5, equipado con un motor OM 5 (OM traduce Oil Motor o motor de aceite) de seis cilindros, con una bomba de inyección diseñada por el ingeniero alemán Robert Bosch, un convencido de la tecnología diésel, de 75 caballos de potencia y 8,6 litros de desplazamiento, el cual rodó también con una máquina de gasolina para no dejar ir a los escépticos de esta nueva tecnología.

Cifra
SEIS Cilindros y 12.809 cm3, con caja de 16 marchas, tiene el tren motor OM del Mercedes-Benz Actros que trasladó los camiones Phoenix 1896 de Daimler hasta Inglaterra. Logra 2.300 Nm de torque a 1.000 rpm y una potencia máxima de 476 caballos.

Dato
Las primeras ventas del Mercedes-Benz L5 fueron muy lentas, pues los escépticos criticaban el sonido del motor, hasta que la revista Commercial Motors de Inglaterra destacó sus bondades y permitió que, en 1928, el camión ganara el prestigioso premio Dewar otorgado por el Automóvil Club inglés.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.