El día cuando Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR

Los Palio 1.6, Clio RSi, Citroën Saxo VTS 1.6 y Peugeot 106 Rallye pasaron por las manos del piloto para la edición 231 del 24 de septiembre de 1997.

Por Redacción Motor

09:37 a.m. 30 de abril del 2020
Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 01

Juan Pablo Montoya probó estos cuatro deportivos para MOTOR

Durante un receso de la Fórmula 3000 europea, en la cual competía en 1997, Juan Pablo Montoya no perdió la oportunidad de unirse al equipo de la revista Motor que en ese momento tenía en prueba cuatro de los vehículos más interesantes que se vendían nuevos en Colombia: el Peugeot 106 Rallye, el Citroën Saxo VTS, el Fiat Palio 1.6 y el Renault Clio RSi.

Este comparativo, que se tomó la portada de esa edición de la revista, es tal vez una de las más recordadas de su historia y por eso a continuación reproducimos su texto y algunas de las imágenes que lo acompañaron.
(Editado para web por Daniel Otero).

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 02

Juan Pablo Montoya probó estos cuatro deportivos para MOTOR

4 estilos para andar a 200 por hora
Texto y fotos de José Clopatofsky L.

Muy diferentes entre sí, el Palio 1.6, el Clio RSi, el Citroën Saxo VTS 1.6 y el Peugeot 106 Rallye, ofrecen cada uno dentro de su estilo, un coche de altas prestaciones. Palio: buen precio, full equipo. Clio: perfecto compromiso equipo-velocidad. Peugeot: un carro más de pista que de calle. Saxo: el más rápido, pero más celoso de conducir. En presencia, usted escoge.

Desaparecidos, con mínimas excepciones, los verdaderos carros deportivos, con carrocerías livianas, un par de asientos y ojalá convertibles, para quienes desean tener un auto personal, veloz, estable y pintoso, no hay una oferta diferente a la de las pequeñas berlinas sobremusculadas, con rines vistosos, relojes surtidos, frenos adecuados y suspensiones poco transparentes entre los huecos y la cabina.

Esta tesis fue la bandera hace muchos años de VW, cuyo Golf GTI se hizo famoso y mereció encabezar una dinastía de coches que bajo esa apelación fueron formando familia, como el Peugeot 205, los RS turbocargados, Fiat, Swift GTI, y muchos más que hacen ya una larga lista de congéneres de la velocidad.

Nunca antes en Colombia habían coincidido en las vitrinas cuatro autos de esta tipología, a unos precios relativamente racionales y con unas características muy interesantes. Tantas que capturan de inmediato el interés de la gente afiebrada -por supuesto-, de los jóvenes para quienes encontrar el auto hecho a la medida de sus ilusiones y status es una perseguida oportunidad y no dejan de poner a pensar a muchas personas sobre la idea de tener un coche diferente y especialmente veloz. En pocas palabras, un súperjuguete.

Los cuatro carros de este perfil, aunque todos ellos sumamente diferentes en comportamiento y definición, como lo veremos en este comparativo, son el Fiat Palio 1.6, el Citroën Saxo VTS 1.6, el Renault Clio RSI 1.8 y el Peugeot 106 Rallye 1.6, último llegado al escenario.

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 03

Juan Pablo Montoya probó estos cuatro deportivos para MOTOR

Reunimos las cuatro máquinas en la pista de Tocancipá, con un excepcional piloto de pruebas -Juan Pablo Montoya- para conocer su comportamiento en máximo rendimiento, haciendo giros contra el cronómetro en manos de un mismo e indiscutido conductor. Pero como la pista tiene limitaciones claras como sus cortas rectas para buscar velocidad máxima y resulta mucho más interesante como laboratorio de chasís, suspensiones y frenos, recurrimos al dinamómetro para hacer la prueba dinámica de rendimiento de los cuatro coches, cuyas velocidades máximas andan todas en la zona de los 200 por hora.

En el dinamómetro el coche debe mover unos enormes rodillos con su propio motor y usando todos los órganos necesarios como caja, ruedas, etc. de tal manera que la medición es la misma que se obtendría si el automóvil estuviera en carretera. Un computador lee la información de velocidad y aceleración de los rodillos y con su programa de interpretación de datos nos entrega las curvas perfectas de aceleración en los cinco cambios, la velocidad máxima y el tiempo que usó el auto para obtenerla, en circunstancias idénticas para los cuatro vehículos, cosa irreproducible en la realidad.

Las curvas de potencia se entienden perfectamente en los gráficos que acompañan este comparativo (N. del E.: por la baja resolución de los mismos no se incluyen en esta nota web) y los resultados primarios como velocidad tope, pique y precio abren este artículo como gran resumen. Y agregamos un resultado propio, que proviene de dividir el precio del carro básico en vitrina (todos son modelo 97 con excepción del Palio) por los kilómetros por hora que alcanzó en el examen. Eso nos da un teórico valor de la velocidad, es decir, cuánto hay que pagar por andar a ese ritmo. Si los lectores quieren algo más meticuloso, pueden hacer el ejercicio dividiendo precio por aceleración y sabrán el valor de cada segundo a bordo del auto.

Pero vayamos al grano. Aunque en el tapete los carros son muy equivalentes, en la práctica tienen muchas diferencias. Dejando el análisis de pista en manos y palabras de Juan Pablo Montoya, les referimos otros aspectos.

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 04

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR

FIAT PALIO
El más barato es el Fiat Palio. Se trata del coupé de esa carrocería, equipado con el motor 1.6 del Brava, con 16 válvulas, inyección multipunto y 103 caballos a 5.500 rpm. No es un pura sangre ni las reformas que le aplicaron pretenden volverlo un coche estrictamente de sport sino, más bien, un carro rápido y divertido. Por 20.5 millones de pesos, con aire acondicionado, vidrios eléctricos, bloqueo central codificado, dirección hidráulica, tablero con instrumentos muy vistosos y a la moda, con diales de color claro, radio específico, exploradoras y bómperes en el color del cuerpo, es full equipo.

Peca en el tren rodante. Le hacen dramática falta unos rines de aleación, ojalá de 14 pulgadas, con llantas de bajo perfil, pues viene calzado en ruedas de mínima especificación para estos trajines y velocidades. Tampoco tiene suspensiones especiales, o sea, más rígidas para curvas a alta velocidad y los frenos son disco-tambor, correctos, pero les falta el "glamour" de los 4 discos.

Está colocado en el nivel de un rápido auto familiar, el más confortable en marcha de todos aunque los asientos son muy redondos en la zona lumbar. Sin complicaciones, con muy buena altura sobre el piso y es fácil y amable de manejar. Si usted no quiere un auto "puntudo", el Palio es una alternativa interesante.

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 05

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR

PEUGEOT 106 RALLYE
Es el más "pura sangre" de todos. Sus chasises son preparados desde la fábrica, resoldados para el trabajo en pista o rallyes pues los venden como base para que los clientes los sigan modificando y compitan en ellos. De ahí que sea un auto rústico, desprovisto de accesorios. No tiene aire acondicionado, elemento superfluo si se piensa en competición, ni dirección hidráulica pues la mecánica ofrece unas sensaciones más vivas y exactas. Sus equipos se limitan al tercer stop, radio, cinturones traseros y unos rines reforzados en lámina, que le dan una caracterización muy especial pues son únicamente blancos, con ventilaciones aerodinámicas y se percibe muy bien el "off set" o descentrado hacia afuera para darle mayor trocha al carro.

La marcha del Peugeot es muy pistera. Suspensiones cortas y duras, frenos sobresalientes (discos en las 4 ruedas), dirección pesada, hacen que el carro le recuerde a uno en cada bache que su hábitat es la excelente carretera y las curvas de máxima exigencia. Hay que comprarlo a sabiendas de su definición y no pedirle condiciones de alto confort que no posee.

La manufactura del carro es perfecta, con un lindo pánel de instrumentos, asientos correctos y una pinta "racing" inconfundible.

El motor no es tan sofisticado como la plataforma pues se trata del 1.6 de 8 válvulas, con inyección multipunto y 103 caballos de potencia, los mismos del Palio, pero a un régimen más alto que requiere del uso consistente del acelerador.

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 06

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR

RENAULT CLIO RSI
Es el más costoso, pero tiene suficientes explicaciones para la diferencia de precio. Primero, ofrece el motor más grande, 1.8 litros, con 110 caballos de potencia, inyección multipunto y válvulas. Su diferencia en el rendimiento de caballaje final no es tan significativa como la que tiene a su favor en torque, ya que acelera y recupera con mucha mayor facilidad que todos los otros gracias a su cilindrada. Esto hace que en las cifras absolutas no brille tanto como lo haría en tráfico, montaña y aceleraciones intermedias.

Obviamente, en equipo no tiene reproches. Hay aire acondicionado, dirección hidráulica, rines de lujo de 14 pulgadas, frenos de disco en las cuatro ruedas, exploradoras, la mejor instrumentación con relojes individuales de control en la consola central, radio, tercer stop, etc.

El Clio es el mejor compromiso entre berlina y deportivo. Tiene suspensiones duras, pero compatibles con la buena vida a bordo, cruza con enorme facilidad y sin vicios de ninguna especie y está divinamente mimetizado para descrestar y desafiar a incautos que quieran proponerle piques.

Sus asientos son los mejores, con claros apoyos laterales. La cabina no es la más linda ni tiene algún rasgo impactante pero el conjunto resulta muy competitivo.

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 07

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR

CITROËN SAXO VTS
Campeón en estética y rendimiento, el Saxo ganó en el dinamómetro y tiene una espectacular estampa, resaltada por sus rines muy vistosos y las mejores llantas -Michelin Pilot- con un equipo más generoso que el del Peugeot, al cual apenas le saca 150 mil pesos de diferencia.

El Saxo tiene dirección electro-asistida, bloqueo central, vidrios eléctricos, exploradoras, encendido codificado, rines de aleación, espejos eléctricos.

El motor es el más sofisticado, con 1.600 de cilindrada, 16 válvulas, doble eje de levas en la culata, con 120 caballos de potencia, síntomas más que claros en los resultados del dinamómetro, donde tuvo la mejor velocidad y aceleración.

Las suspensiones son bastante avanzadas, pero no tanto como las del 106. Citroën las formuló muy rígidas pero con un recorrido más amplio que las de Peugeot y es menos "sacudidor". Cabe anotar que el 106 y el Saxo son básicamente el mismo auto, pues comparten chasís y carrocería, con diferencias de parrilla y parte trasera y el motor, que en el Saxo es el de tope de línea mientras que el 106 es el 1.6 intermedio.

El interior del Saxo no es tan llamativo y el tablero resulta el más convencional de todos. Naturalmente, su rendimiento le disimulará ruidos de suspensión y de la caja de dirección y un comportamiento muy nervioso en el piso, que reclamará manos expertas para "sacarle el tiempo" ya que el tren trasero es muy celoso.

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 08

Juan Pablo Montoya probó estos cuatro deportivos para MOTOR

NUESTRO RESUMEN
Diríamos que el auto de familia veloz es el Palio, el más estable y predecible el 106, el más rápido pero más difícil de conducir a fondo es el Saxo y el mejor compromiso rutero lo ofrece el Clio RSI.

Cada persona podrá escoger el carro de su perfil pues son muy distintos en comportamiento y hay diferencias de precios que justifican cada característica.

Los accesorios y equipos serán determinantes para muchas personas, territorios en los cuales el Palio y el Clio tienen el mejor repertorio, en especial por el aire acondicionado de serie.

La estética está definitivamente del lado del grupo PSA, Peugeot -Citroën, con una decisión muy subjetiva entre las dos ejecuciones de una misma carrocería del 106 y el Saxo que no es nuestro campo a juzgar ya que en ella prima el gusto individual de los compradores.

En el balance final, del precio/velocidad, el Saxo saca muy buen dividendo y se destaca que el importador obtuvo de Francia mucho mejor configuración de equipo que lo que logró el representante del 106 en relación con su precio final. Pero éste último tiene unas características técnicas (la carrocería reforzada) que no son tan atractivas a primera vista como los accesorios del Saxo, pero que se pagan y se aprecian al volante.

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 01

Juan Pablo Montoya probó estos cuatro deportivos para MOTOR

MONTOYA AL VOLANTE
De paso por Bogotá, aprovechando el receso de su calendario de la Fórmula 3000 europea, Juan Pablo Montoya no se perdió la oportunidad de probar los cuatro deportivos del mercado colombiano. Y, por supuesto, MOTOR no le permitió regresar a Europa sin consignar sus impresiones y ponerlo a rodar contra el cronómetro en cada uno de los autos, usando el circuito largo de Tocancipá en el sentido "6 Horas" (el invento MOTOR}, es decir, contra las agujas del reloj.

Sus impresiones son bien concretas.

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 09

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR

FIAT PALIO 1.6
"Es un carro para señores a quienes les gusta andar rápido, para papás afiebraditos, que quieren irse "a toda" para la finca, pero sin complicarse con las características del carro. Como tal, su chasís es muy noble y perdona todos los errores de conducción ya que está dirigido a un público muy general y no tan especializado como el de los otros autos del grupo.

"Debido a que tiene suspensiones de calle, se acuesta mucho más en las curvas. Las sillas lo sacan a uno de la posición porque son muy redondas en los espaldares.

"Camina bien y es interesante para la aplicación que cité. El equipo con relación al precio es el mejor".

MEJORES VUELTAS: 1-35-10 y 1-35-19 (minutos y fracciones).

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 10

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR

RENAULT CLIO RSI 1.8
"Es el más noble de todos. Sus suspensiones no están calibradas en un punto tan duro como las del Saxo o el 106 y por eso se acuesta un poco más en las curvas que éstos.

"Tiene la trayectoria de frenada más estable de todos a alta velocidad, pero en el proceso final de parada los frenos no son buenos.

"Los asientos son los mejores de todos y es que el anda con más facilidad porque el motor tiene muy buena recuperación.

"Es un carro para los culicagados gomosos... porque les perdona todo y les sirve para todos los planes.

"Pero como conjunto mecánico y por el equipo que trae, resulta una opción perfecta para un uso general a alta velocidad.”

MEJORES VUELTAS: 1-31-94 y 1-31-93

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 11

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR

PEUGEOT 106 RALLYE 1.6
"Tiene el tren delantero más rígido y por eso es el que mejor se inscribe en las curvas. Obedece perfectamente las órdenes del piloto que lo puede manipular en las curvas porque sus amortiguadores son los más duros y no lo dejan agacharse al entrar al viraje.

"Si uno llega pasado de velocidad o toma la curva tarde, el carro responde perfectamente.

"Los frenos son una "verraquera"...

"En general, es el mejor chasís y la estabilidad al frenar con el carro en mitad de giro no tiene reproches.

"El motor desfallece un poco en rendimiento en altas vueltas con relación al del Saxo, por las 8 válvulas.

"Es el carro mejor calibrado para pista..."
MEJORES VUELTAS : 1-30-52 y 1-30-64

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 12

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR

CITROEN SAXO VTS 1.6
"Las suspensiones son firmes pero el comportamiento es muy puntudo. Al frenar es muy celoso y se necesitan manos expertas para hacerlo virar al ritmo máximo del carro. Los frenos son muy buenos.

"Tiene el motor más rendidor de todos y me fascina la pinta.

"Insisto en que tiene los elementos para ser el más rápido pero necesita mucho chofer y no todo el mundo le va a sacar partido porque, a pesar de que tiene las mejores llantas, es delicado de llevar. Sobra decir que eso me gusta pero no es para todo el mundo y por eso a la gente que le compre le aconsejo que se mida bien y lo aprenda a domesticar.

"Me parece el carro perfecto para el Grand Prix de las Universidades por la Avenida Circunvalar de Bogotá..."
MEJORES VUELTAS: 1-29-58 y 1-29-66

Juan Pablo Montoya probó cuatro deportivos para MOTOR 13

Juan Pablo Montoya probó estos cuatro deportivos para MOTOR

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.