Las otras fallas de la Operación retorno

Infraestructura.

Por Redacción Motor

01:47 p.m. 21 de octubre del 2016
Plan Retorno se rajó en movilidad

Cierre imprevisto en la variante Espinal-Girardot

Por muy modernas que sean las vías, de cuatro o seis carriles, como se ampliará la de Bogotá-Girardot, es imposible acomodar 250.000 vehículos por las mal llamadas ‘autopistas’ de Bogotá.

Fallas geológicas e impericia. En la vía Bogotá-Girardot, en el kilómetro 78, hay una falla geológica y una pendiente de más del 11 por ciento por mal diseño de la vía. Los conductores deben parar, ocasionando congestión.

Faltan grúas y carros-taller. Los concesionarios están obligados a tener disponibles estos elementos, pero solo cumplen lo que dice el contrato (2 grúas y 2 carro-taller). Estos son insuficientes para atender el número de varados, que en el puente pasado fueron 240 en la vía Bogotá-Girardot.

Apoyo logístico. Hacen falta conos, maletines y tableros electrónicos que ayuden a guiar a los conductores.

Los restaurantes. Algunos de estos establecimientos les pagan hasta 60.000 pesos a los conductores de buses de turismo y de servicio público de pasajeros para que bajen a los viajeros en esos lugares; el estacionamiento o espera bloquean el tránsito. A esto hay que sumarle que en las zonas de restaurantes los carros particulares también contribuyen a la congestión. Además estos lugares no tienen capacidad suficiente de parqueaderos.

Plan Retorno se rajó en movilidad

Plan Retorno se rajó en movilidad para los usuarios

Los peajes. Aumentar el número de personas (cangureras) que venden el peaje antes de las casetas es una ayuda, pero no siempre las concesiones están dispuestas a contratar más personal. En todo caso, el conductor debe parar a entregar el comprobante de pago para que le den el tiquete. Y el proceso de recibir e identificar el dinero, y dar las vueltas, genera trancón en las casetas.

Los varados. La mayoría son autos de modelos viejos que sufren de recalentamiento o daños en embrague y frenos. Pero el problema es que sus dueños no tienen ningún inconveniente en tratar de arreglarlos sobre la misma vía y no revisan las condiciones técnicas y mecánicas antes de emprender el viaje.

Noticias recomendadas

Más noticias

La otra seguridad de los carros

El ‘hackeo’ siempre ha estado relacionado a computadores, pero la electrónica y conectividad de los carros modernos los ha convertido en su víctima.

El Audi A4 Avant se refresca

El automóvil familiar recibe en su modelo 2019 una dosis de mejoras tecnológicas y adopta un sistema de hibridación suave.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.