Leyendas a escala: Ferrari Testarossa

Ferrari entra oficialmente al tema de las reproducciones a escala al 75% con uno de sus carros más famosos de competencia: el verdadero Testarossa.

revista motor

02:56 p. m. 26 de agosto del 2021
Ferrari Testarossa a escala

Ferrari Testarossa a escala

Si no le alcanza para el de verdad, ahora puede tener un Bugatti, un Ferrari Testarossa, un Mercedes 300 SLR, un Porsche 917 o alguna otra celebridad mecánica de la historia de grandes marcas. Solo que será al 75 por ciento del tamaño real o hasta de la mitad de las medidas.

Esta moda, al contrario de lo que pasa con las otras modas, no es pasajera, pues desde los años 30, Bugatti vendió réplicas a escala de su modelo 35 y hace poco recicló la colección con una tanda moderna de estos juguetes, tasados entre 35.000 y 72.000 dólares, dependiendo de la versión y los materiales de la carrocería. 500 unidades se anunciaron y la oferta rápidamente se cerró entre los clientes de los carros reales.

Bugatti Baby II 01

Bugatti Baby II

Ahora este ‘baby’ Bugatti no está viviendo solo en las ganas de los coleccionistas porque varias otras marcas están ofreciendo réplicas miniaturizadas de Porsche 917 o Jaguar XK, cuyos precios rotan en diversas escalas de las seis cifras.

El tema saltó a la palestra porque Ferrari oficialmente entró en el juego al anunciar la producción de 299 réplicas del muy famoso Testarossa —como el de verdad que corrió en las fronteras de 1957 y ganó tres veces Le Mans— al 75 por ciento de la talla de la pieza real. Su precio es infinitamente menor en proporción a uno de estos autos originales que pasan largo de los 20 millones de dólares, pero no deja de ser una cifra suntuaria, pues vale cada uno 120.000 dólares, casi 500 millones de pesos colombianos, con lo cual se pueden comprar más de una docena de Chevrolet Spark nuevos.

Las formas son idénticas, y si no tuviera al lado imágenes que permitan comparar sus medidas con las del auto original, perfectamente mete la caña, como se dice, porque las proporciones han sido celosamente vigiladas por la propia fábrica apelando a los archivos y planos originales que los artesanos reproducen en aluminio formado a mano, tal como se hicieron los carros de la época.

Ferrari Testarossa a escala

Ferrari Testarossa a escala

El chasís es una fiel copia y hasta las suspensiones y la dirección tienen la misma geometría y funcionalidad. Igual tratamiento le dieron al cuero de la silla y los instrumentos, que si bien muestran las condiciones del pequeño motor eléctrico que lo mueve, conservan las carátulas y señales del tablero inicial. A esto se agregan un timón típico Nardi, los pedales del moderno F8 Tributo y las llantas hechas especialmente por Pirelli para rines de 12 pulgadas idénticos a los históricos.

Si faltaran detalles, la resortería y los amortiguadores provienen de Bilstein, las llantas son Pirelli Cinturato, los rines Borrani de radios, y los frenos de disco los manda Brembo, y es tal vez lo único discordante, porque el Testarossa corría con campanas. El auto ha sido probado y afinado por los propios pilotos de ensayos de la marca en la pista de Fiorano.

Es un juguete muy caro, que solo pueden manejarlo mayores de 14 años y esta edad de seguro se extiende hasta una canosa mayoría de personas que puedan permitirse este lujo, pero no está autorizado para pisar las calles. Aguanta todos los caprichos, pues Ferrari lo ofrece en las 14 decoraciones históricas que tuvieron en 53 colores diferentes reconocidos.

Dato
El Testarossa a escala tiene un motor eléctrico de 4 kilovatios/hora y recorre hasta 90 kilómetros. Mide 3,1 metros de largo, 1,1 de ancho y 0,70 de alto. La velocidad tope es de 60 kph.

Ferrari Testarossa a escala

Ferrari Testarossa a escala

Noticias recomendadas

Más noticias

Ferrari F40, ¡al volante!

Nada se podrá comparar con vivirlo, pero este video nos da un gran acercamiento a lo que sería manejar un  F40 al límite, con todo y derrapes.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.