¿El refrigerante del motor cumple su función?

Su valor agregado son los aditivos que evitan la corrosión de las partes metálicas de hierro, acero, aluminio que están en contacto con el agua.

revista motor

10:17 a. m. 22 de octubre del 2020
Refrigerante

Alguien nos preguntó ¿por qué si el refrigerante que ustedes tanto aconsejan y tiene semejantes bondades, no se aplica puro en los sistemas de los carros?

Vayamos por partes. Lo que acá conocemos como refrigerante es en realidad un aditivo anticongelante para evitar que el agua que hay dentro del motor y sus accesorios se congelen cuando la temperatura exterior es muy baja, y al cambiar de estado a hielo rompe los elementos donde se encuentra. La traducción de ‘anti-freeze’ se ha generalizado como ‘coolant’, y así su uso.

Es mucho mejor conductor y evacuador del calor el agua pura, ojalá destilada, que el famoso refrigerante de cualquier color (este no tiene importancia). Con este producto agregado en las proporciones exactas, las propiedades del agua en este aspecto no cambian, salvo porque puede soportar fríos extremos. Hay un pequeño beneficio adicional que funciona como un seguro para emergencias, y es que el refrigerante sube el punto de ebullición del agua y por lo tanto en una recalentada –solo en ese momento– puede evitar daños en la máquina, porque no se producen tan fácilmente burbujas de aire en las zonas calientes del motor, que se dilatan más de la cuenta y llevan a la fundida de las piezas. Pero esta diferencia no es de muchos grados y, finalmente, si hay demasiado calor, las piezas colapsan.

Refrigerante

Refrigerante

¿Entonces, para qué lo usamos? Su valor agregado son los aditivos que evitan la corrosión de las partes metálicas de hierro, acero, aluminio que están en contacto con el agua y cuya preservación es muy importante. Por ejemplo, los conductos en el bloque y accesorios, culata, termostato, bomba de agua y demás. Uno puede perfectamente usar un aditivo para radiadores que no sea el refrigerante popular, pues el servicio diferencial de este que se da en temperaturas bajo cero y no aplica en nuestro medio. Eso sí, que el aditivo sustituto sea para esa tarea y de calidad comprobada, así como también se debe calibrar el refrigerante.

Resumen: use un aditivo que combata la corrosión en el sistema de refrigeración. Si no lo compra específico y prefiere ir al genérico refrigerante, siempre hay que usar uno de los dos y debe evitar repisarlos, porque sus componentes pueden ser enemigos; siga exactamente las instrucciones del envase. Unos refrigerantes se deben mezclar en proporciones entre el 35 y el 50 por ciento con el agua del sistema y otros vienen ya listos para aplicar, caso en el cual se debe drenar todo el líquido viejo para reemplazarlo. Como se puede observar, todos dependen del agua. Como norma genérica, los refrigerantes son compatibles entre sí, independiente del colorante que tengan. También anoten que con refrigerante puro, el motor corre riesgos de recalentamientos en uso normal de tráfico.

En una emergencia, no pasa nada temporalmente si completa los niveles con refrigerante en cualquier proporción, pero cuando pueda regrese a la mezcla correcta, pues el jarabe será menos eficaz. Si lo hace total o parcialmente con agua de la llave, tampoco habrá problemas, pero busque agregar los aditivos en la forma que los consiga en cuanto le sea posible.

Existen productos para manejar el calor de los motores que son mejores que el agua o que son líquidos que no tienen agua como base. Su eficiencia radica en que tienen propiedades químicas y físicas que promueven su adhesión perfecta a los metales y evitan las microburbujas que siempre se forman, por lo cual bajan notablemente y de manera comprobada la temperatura de funcionamiento. No sabemos que los haya en nuestro mercado, pero son populares en muchas partes del mundo.

Noticias recomendadas

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.