El futuro del carro particular después del confinamiento

En China, donde se originó el coronavirus, empezaron a comprar más autos por temor al contagio y el transporte masivo pierde terreno, igual en España.

redacción vehículos

09:45 p.m. 15 de mayo del 2020
De los más de 5 millones de vehículos registrados como de servicio público, carga y particular, 3.562.455 tienen Soat.

¿Cómo será la movilidad en la era poscoronavirus? Las primeras respuestas las están dando China y España. En el primero se originó la pandemia, y el segundo es uno de los países europeos más afectados por el virus.

En ambos países, una vez termine el confinamiento, por el temor al contagio, el automóvil toma ventaja sobre otros medios de transporte, en particular, sobre los sistemas masivos.

En Colombia, con la reactivación paulatina del sector y pese a las dificultades económicas hay optimismo y se prevé un gran movimiento en ventas de motos, vehículos nuevos y usados, tal como está pasando en China, que tuvo una sorprendente recuperación de sus ventas en abril.

Aquí aún no se ha revisado el escenario pospandemia en términos de movilidad, y como lo repite a diario el presidente Iván Duque, en el escenario más optimista, el virus tomará al menos un año en erradicarse.

Entre tanto, en términos de transporte, los sistemas masivos no son precisamente los más eficientes. Transmilenio, sin arrancar a fondo la actividad económica en el país y en Bogotá, ya muestra congestiones, lo cual lo convierte en un sistema de alto riesgo para el contagio. Un riesgo que al igual que en China y España, pocos están dispuestos a correr.

Transmilenio es cuestionado por demoras, inseguridad e irregularidades en rutas.

En Bogotá, la Alcaldía apuesta por el ‘pico y placa solidario’, una fórmula en la que el dueño del carro particular pagaría una suma semestral para poder usar su automóvil sin restricciones.
La otra opción que ha planteado la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, es el uso del carro compartido con máximo tres ocupantes guardando el ‘distanciamiento social’ en un automóvil, una propuesta que suena incoherente cuando en los buses pide metro y medio o dos.

La otra opción es la bicicleta. Y si bien es cierto que ha sido recomendada por la Organización Mundial de la Salud como un vehículo para afrontar la covid-19, en ciudades como Bogotá tiene la limitante de las distancias y el hecho de que no sea una solución para todo el mundo.

Y hay dos agravantes más, según la encuesta de Movilidad 2019, el 78 por ciento no la usaría por miedo a los atracos; y según el Bicycle Account 2014, el 53 por ciento por las fallas en seguridad vial. Así, el carro particular luce como una opción favorable y no habría mejor contribución de los ciudadanos a la posibilidad de contagio que la de no atiborrar los buses a cambio del costo y dificultades del tránsito y por el miedo a su propia vulnerabilidad.

La situación en China y España
Una encuesta de la consultora de mercados Ipsos, realizada en China a mediados de marzo reveló que la compra de vehículos podría dispararse en ese país donde justamente se originó el coronavirus. Las cifras de ventas de abril en el país asiático indican que Ipsos no se equivocó.

En efecto, comparado con el mes de marzo, China registró un aumento del 43 por ciento en sus ventas de automóviles tras terminar el confinamiento. Según la Asociación de Fabricantes de Automóviles de China, CAAM, la producción de automóviles (2.1 millones de unidades) aumentó un 2,3 por ciento en abril en comparación con el mismo mes del 2019, y las ventas alcanzaron 2,07 millones de unidades.

Sancionadas varias empresas automotrices en China

A los chinos les preocupa la incertidumbre que hay en otros países por el coronavirus y el efecto sobre sus exportaciones, por lo que siguen estimando una fuerte caída en las ventas este año, que sería el tercero a la baja después de que estas cayeran 2.8 por ciento en 2018 y 7,5 por ciento en el 2019. Pero ese es otro asunto que se explica porque las vitrinas estuvieron cerradas.

Volviendo a las cifras de Ipsos en China, el encuestador advirtió que habría un giro de 180 grados en el mercado cuando se retomaran las ventas. Una buena parte de los usuarios no quiere volver al transporte público por miedo a nuevos contagios.

Según Ipsos, antes de que se desatara la pandemia en China, solo el 34 por ciento de la población encuestada prefería un carro particular. A hora el coronavirus subió esa cifra al 66 por ciento, casi el doble.

El temor al contagio hizo que el 72 por ciento de los encuestados se decidiera por un automóvil nuevo y un 66 por ciento mostró la intención de adquirirlo en los próximos seis meses.

Salon del Automovil de Shanghai 2013

El Salón de Shanghai

El coronavirus también introdujo un cambio radical en las razones de compra en China. El diseño, el confort o las prestaciones fueron relegados a otro plano. En su orden, las tres principales razones para la compra de un automóvil tienen que ver con la covid-19: 1. Como una herramienta para reducir las probabilidades de contagio (77%). 2. Las necesidades familiares (51%), y 3. La falta de confianza en el transporte público (50%). Incluso, hay una exigencia que antes no se mencionaba. Los chinos hablan de una “configuración saludable” en un automóvil, esto es, la exigencia de un sistema de aire acondicionado con filtro antigérmenes.

En España, otro país fuertemente golpeado por la pandemia, el Observatorio de Conductores realizado por el Real Club de Automovilismo de España, Race, reveló que el 20 por ciento de los conductores que antes del coronavirus iban a sus trabajos en transporte público lo seguirán haciendo en ‘movilidad privada’.

El Race hizo este estudio para establecer qué podría pasar una vez termine el confinamiento. Este mostró que todos los que utilizaban el automóvil para sus desplazamientos antes de la pandemia lo seguirán haciendo; y el 25 por ciento de los conductores habituales que iban a su trabajo caminando lo harán en un futuro en su automóvil.

Empeoró el tráfico en Bogotá

Empeoró el tráfico en Bogotá

Así ve la Alcaldía de Bogotá la movilidad en la capital

1. En algunos países la gente está optando por el automóvil por temor al contagio, ¿cree que eso mismo podría ocurrir en Bogotá?
El automóvil, por supuesto, seguirá siendo una opción de movilidad en la ciudad, sin embargo también tenemos que ser conscientes que si una gran mayoría sigue yendo por ese cambio la ciudad se paralizará. Es muy importante resaltar que hoy, en tiempos de emergencia sanitaria, de acuerdo con las mediciones que tenemos, el 30% de los bogotanos que está moviéndose, podrían hacerlo en bicicleta, y el 59% de las personas está dispuesto a moverse en bici, si tuvieran la posibilidad.

2. ¿El carro compartido no cree que podría aumentar el contagio?
Desde el 11 de mayo, el uso del tapabocas es obligatorio, en todo lugar no solo en el Transmilenio y el taxi (...) es bajo ese compromiso de autocuidado que las personas pueden empezar a compartir su vehículo.
Hay viajes que pueden hacerse entre compañeros de trabajo, familiares y hasta vecinos. De dos a tres personas, máximo, pueden circular en un carro particular, utilizando tabocas y tomando distancia. No estamos hablando de recoger desconocidos en la calle ni llevar a todos los amigos o familiares apretados en un vehículo, se trata de hacer un uso inteligente del vehículo para favorecer la movilidad y del sentido común que empieza a ser indispensable para cuidarnos en el camino a la nueva normalidad.
La movilidad compartida es un programa que estamos trabajando y que impulsaremos con mucha fuerza, una vez los indicadores de salud y la emergencia sanitaria lo permitan.

Aplicaciones para Bicicleta

Aplicaciones para Bicicleta

3. La bicicleta es una opción, pero no es para todo el mundo y existe el temor a los atracos y la inseguridad vial...
Hay que reforzar la seguridad para los y las usuarias de la bicicleta, por eso estamos trabajando con la Secretaría de Seguridad, en particular pensando en mejorar las condiciones para las mujeres ciclistas.
Hemos habilitado 80 kilómetros de ciclorrutas nuevas, como espejo y alternativa de algunas troncales de Transmilenio y han sido todo un éxito pues han permitido descongestionar el sistema de transporte público.
Por supuesto, la bici no es para todo el mundo, pero muchos de los que la prueban se quedan con ella; es cero emisiones, resulta ser el medio de transporte más económico, evita el contacto y favorece la salud.
Pero sin lugar a dudas, uno de los grandes cambios estructurales es que como ciudad dejemos de pensar que la bicicleta es solo para los obreros y operarios, y el carro es para los jefes.


4. ¿Cómo funcionaría el pico y placa solidario?
Cuando se habilite la opción, los interesados podrán prepagar para que sus vehículos puedan circular sin pico y placa, por 6 meses, una vez finalice la cuarentena.

5. ¿Cómo ve la movilidad en Bogotá después de la pandemia?
Esta pregunta se la han hecho los expertos de movilidad en todo el mundo y si bien hoy hay más interrogantes que respuestas, se evidencian dos corrientes. Aquellos que dicen que en un par de años volveremos a la normalidad y aquellos que buscan un ‘nuevo normal’.
Sin lugar a dudas tenemos hoy acá una oportunidad para cambiar aquellos patrones de consumo de movilidad y espacio que no son sostenibles.
Definitivamente va a cambiar la manera en la que nos movemos. Una nueva movilidad, por una parte, concentrada en el uso de modos sostenibles como la bicicleta, el carro compartido y prácticas que se van a seguir fortaleciendo como el teletrabajo.
Muchas empresas, como ya lo estamos viendo, van a tener que adaptar sus horarios radicalmente para poder operar. En este camino, tenemos que innovar arriesgar, corregir y empujar hacia un ciudad más igualitaria y sostenible.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.