¡Inatajables! El futuro de las motos

La moto seguirá hacia el futuro como una opción de movilidad cada vez más popular en países emergentes, sin dejar de ser fuente de diversión y escape.

revista motor

09:50 a. m. 19 de noviembre del 2021
Motos

Motos

Así como pasa con los carros sucede con las motos: traten de averiguar para qué son y qué significan, y según la persona a la que le pregunten obtendrán una respuesta distinta: es una herramienta de trabajo, un simple medio de transporte, un juguete de fin de semana. Independiente de esas razones, lo cierto es que la moto seguirá su camino… o caminos, porque en Colombia en los últimos 15 años han sido una solución de trabajo, un vehículo social y de desarrollo para millones de personas.

Su proliferación desordenada por la falta de controles en las licencias es millonaria: la rata de ventas de estos vehículos supera las 600.000 unidades por año y en el mundo entero, ante la estrechez irrecuperable de las vías, este fenómeno-solución tiene similar aceleración.

En Colombia operan ocho ensambladoras y 140 importadores de motos que surten esa creciente demanda que se cruza con preocupantes cifras de accidentalidad, casi inevitables por la inseguridad de las vías, la impericia de los conductores, las imprudencias de los actores de las rutas, los abusos con los amparos de los seguros y muchas otras razones bien conocidas y vividas.

Motos

Motos

Pero ahora la pregunta es para dónde va el fenómeno de las motos en materia de seguridad, emisiones y controles ante la imparable masificación que se aprecia.

Hay muchos sistemas protectores derivados de la electrónica que sin duda se irán incorporando en las motos de mayor consumo, pues por ahora esos avances residen en las gamas costosas.

Por ejemplo, la Ducati Multistrada V4 ya equipa radar frontal y trasero para un control de crucero adaptativo y alerta de punto ciego. En la Unión Europea, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Taiwán e India, el ABS es imperativo en todas las motos de 125 cm3 en adelante. En Brasil es obligatorio desde los 300 cm3, y en Colombia está en curso el proyecto de implementar también esta medida, sorteando el infaltable lobby que oponen las marcas cuyos productos no cumplirían con la norma.

La reducción de las emisiones también es clave. Si bien cada moto tiene pequeñas cilindradas que en esa proporción afectan el ambiente, cuando se multiplican esas dosis por su enorme población la cuestión es de fuerza mayor. En ese sentido, la normativa Euro 5 ha generado una ola de lanzamientos y actualizaciones en el Viejo Continente por parte de los fabricantes para que sus motos puedan mantenerse en venta. Algunos de estos, además, han comenzado a apostarle a la electricidad – tardíamente con respecto al automóvil– en las motos menos urbanas, por encima de las scooters de pequeñas baterías recargables en casa. Pero no hay un panorama sólido aún al respecto en la industria mundial.

Harley-Davidson Livewire: eléctrica

Harley-Davidson Livewire: eléctrica

AHORA, ¿SON LAS MOTOS ELÉCTRICAS EL FUTURO?
Seguramente tienen un reto, pero aún falta tiempo para una verdadera masificación al ir considerablemente relegadas respecto a la industria general, que en algunos países confronta un límite para usar motores térmicos hasta el 2030.

Mientras los fabricantes de automóviles pueden jugar con diversas variables como la aerodinámica de la carrocería, materiales ligeros o incluso algo más de tamaño para darle cabida a más ‘pila’, en una moto la aerodinámica está más limitada y cualquier lastre de una batería adicional se va a notar más fácil en el peso con el que habrá que lidiar y en la maniobrabilidad, que inevitablemente se va a afectar. Además de que su precio puede ser un obstáculo cuando se trata del mercado popular.

De todas maneras, la propuesta eléctrica para motos capaces de ir a la carretera y desenvolverse con autonomía se tiene que mover para vivir en el nuevo ambiente que se propone y para que el día a día de quienes las trabajan ofrezca una autonomía proporcional a sus necesidades.

Por otro lado, se imponen los sistemas de seguridad, además del ABS o el mencionado radar, con tecnologías como controles de tracción y estabilidad, modos de manejo o luces automáticas con función de giro, realidades que lentamente se irán masificando más y el Gobierno debe forzar.

Control de crucero adaptativo en moto

Control de crucero adaptativo en moto

Si bien la teoría de los airbags incorporados en la moto que se activan cuando el conductor o el pasajero salen del vehículo en una colisión no parece ser una solución según las pruebas, ahora se blinda al motociclista con chaquetas con airbag, de gran efectividad (y precio), pero lenta aceptación.

En el Reino Unido, la entidad independiente Sharp se encarga de probar la efectividad de los cascos en caso de impacto, y las prendas para el resto del cuerpo tienen sus propios parámetros para poder recibir la correspondiente certificación en Europa (etiqueta CE).

En Colombia se impone, no para dentro de décadas, sino para regulación inmediata, que el Gobierno controle y exija la mayor seguridad en las motos y sustituyan las arcaicas tecnologías que siguen vigentes. Los frenos de banda todavía son parte del panorama, los carburadores siguen siendo regla, el ABS parece una utopía y la conformidad con la normativa de emisiones Euro 3, ¡que data del año 2004!, es una clara señal del abrumador rezago.

Como ejemplo, de las 10 motos más vendidas en Colombia a septiembre de este año, según el listado de la Andi y Fenalco (al cierre de esta edición no se había publicado el listado de octubre), solo una equipa ABS (en una sola rueda, además), tres son alimentadas por inyección, ocho tienen frenos de banda en alguna de sus ruedas y ninguna supera la normativa Euro 3.

ABS en motos

ABS en motos

Con los elementos de protección el ‘pero’ es su precio, y hasta cierto punto es entendible que en el segmento popular, donde las motos se compran “con las uñas”, sus dueños no hagan una inversión de similares proporciones en su equipo. Por eso mismo, es importante una acción gubernamental que pueda traducirse en subsidios, reducción de aranceles en importaciones o cualquier ayuda que contribuya a que los motociclistas estén debidamente protegidos.

Todo esto lo que nos muestra es que el desarrollo de la moto, con sus diferentes tecnologías y avances, va por buen camino, pero aún tiene mucho trecho por recorrer. Especialmente en países subdesarrollados como el nuestro, donde a pesar de ser el vehículo más usado es también el más olvidado en temas tan importantes como el de la seguridad.

Quien se baja del transporte público para subirse a la moto –panorama que se intensificó a nivel mundial a raíz de la pandemia por el covid-19– difícilmente hace el viaje de regreso, pero reclama la seguridad como común denominador.

Dato
La moto tiene límites técnicos complejos para poner las baterías que den autonomía y rendimiento, pero acomodarlas no es fácil por su tamaño y el castigo de peso es importante, al menos con las pilas actuales.

Noticias recomendadas

Más noticias

40 preguntas a José Clopatofsky

Con la edición 782 de la revista Motor se celebran 40 años de su aparición. José Clopatofsky, su director, cuenta historias de estas cuatro décadas.

El poder del chip

La gestión electrónica es el salto más grande que ha dado la industria automotriz, convirtiéndose en la mano derecha de los conductores.

La epidemia SUV

Los vehículos utilitarios deportivos son producto de la unión entre vida a bordo y seguridad, cualidades perseguidas por la industria desde su inicio.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.