Gordon Murray presentó las características de su próximo carro T50

Si bien se retiró de las pistas, el diseñador inglés ha trabajado en grandes máquinas, entre ellas el McLaren F1 de calle, valiosa pieza de colección.

Revista Motor

04:48 p.m. 12 de junio del 2019
T.50 Supercar 2019

T.50 Supercar 2019

Pero su gran invento fue el Brabham F1 BT46 que corría con los colores de Alfa Romeo y que fue llamado ‘la aspiradora’. El tema vuelve, esta vez a las calles, con 100 autos con su firma llamados T.50, cuyo valor por unidad será de tres millones de dólares en prepago.

A finales de los años 70, se comenzó a hablar y a vivir en la F1 el tema del “efecto suelo” luego de la aparición de los alerones, y desde ese entonces la ciencia aerodinámica ha sido una asignatura de rigor para ganar carreras, de todos los niveles.

Murray trabajó en otros modelos de Brabham antes de ‘la aspiradora’ y desde entonces sus ideas fueron diferentes y de avanzada, como la trompa en forma de cuña y la distribución del peso cargada en el eje trasero.

Murray volvió al estrado de los innovadores cuando hizo el McLaren F1 en 1994, supercarro cuyas prestaciones se sostuvieron en la cúspide de las cifras durante 22 años. El secreto: bajo peso.

Gordon Murray

Gordon Murray

Al cumplir 50 años en el oficio, Murray reveló su próxima creación, aún en papeles, pero que se hará realidad en el 2022 cuando produzca 100 limitados ejemplares tasados en cerca de tres millones de dólares, cada uno. El principio es el mismo: apenas 980 kilos luego de prescindir de todos los aditamentos superfluos de la electrónica y de la complejidad de los motores actuales.

El T.50 solo pesará 980 kilos, unos 400 menos de lo que acusan sus competidores, y con esa cifra su relación peso/potencia da para batirlos, además de que su estabilidad y frenado serán mucho mejores por la baja inercia.

Prototipo Experimental XP3

Prototipo Experimental XP3

Tres asientos, con el piloto en el centro, instrumentación análoga, todo en fibra de carbono y un compacto y liviano motor de 12 cilindros de 3,9 litros, 640 caballos, son algunos rasgos técnicos de la máquina que girará a 12.400 rpm, la mayor rotación ofrecida hasta ahora en un auto de serie, desarrollada específicamente por Cosworth. La enorme mayoría de las piezas son de titanio. Para no complicar, la caja es solo manual de seis cambios Getrag, cuya palanca se mueve en una rejilla al estilo de los Ferrari cuando no habían pasado a los botoncitos de ahora.

Si bien todo es novedoso y diferente, el punto aparte lo pone Murray al regresar con el concepto de la aspiradora, para generar succión en la parte trasera mediante una turbina que se encarga de producir el vacío a alta velocidad.

Brabham F1 BT46

Brabham F1 BT46

‘Las aspiradoras’

Es ampliamente conocida hoy la tesis de manejar el paso del aire por debajo de los carros, de F1 o de calle. La corriente que pasa entre el piso y el chasís hace fuerza hacia arriba y, por ende, les quita el apoyo a las ruedas que se contrarresta con más carga de alerones que, a su vez, es restricción para el avance.

Murray entendió esto y en 1978 llevó a las pistas de la F1 un carro nunca visto por su propuesta. Instaló en la cola una turbina o ventilador enorme que giraba conectada a la caja de velocidades. Los efectos fueron evidentes y Niki Lauda ganó el premio de Suecia, pero de inmediato los equipos rivales protestaron el carro que finalmente fue vetado, argumentando que violaba el reglamento que decía (hoy también) que ninguna parte con efecto aerodinámico puede ser móvil.

La turbina vuelve en el T.50, pero ahora es movida por un motor eléctrico que trabaja en 42 voltios y es la nota técnica más sobresaliente de este carro, sobre el cual apenas se empieza a escribir, al tiempo que Murray termina sus diseños técnicos en los cuales quedarán impresos una vez más su genio y su audacia.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.