Jueves de mecánica: guía para 'leer' la varilla del aceite

La importancia de esta pieza es que es más o menos el único elemento de comunicación que nos está quedando con los motores de los carros modernos.

Por Redacción Motor

11:50 a. m. 05 de marzo del 2020
Hay que leer la varilla del aceite

Hay que leer la varilla del aceite

Aunque cada vez es menos frecuente que uno levante el capó del carro para hacer alguna operación diferente a agregarle agua al tarro del lavavidrios, la varilla del aceite es más o menos el único elemento de comunicación que nos está quedando con los motores de los carros modernos.

Lea también: ¿Por qué se deben cambiar los filtros si se ven buenos?

Esto cuando tienen la varilla, porque en muchos motores la han cambiado por sensores que no solo miden el nivel del lubricante sino también su condición, y la reemplaza un bombillo o un aviso en el tablero.

De todas maneras, aun en un enorme porcentaje de carros nos queda la tarea de echarle una mirada a la varilla del aceite para ver cómo están las cosas

Hay que leer la varilla del aceite

Hay que leer la varilla del aceite

Lo primero que nos muestra es la cantidad de aceite que hay en el cárter, medida que siempre tiene una baja porque es normal que el motor consuma algo de aceite, pero no en dosis mayores a algo cercano al medio cuarto, si mucho uno, entre los cambios que sugerimos cada 8.000 kilómetros.

Hay que tener en cuenta que los cuartos que ponemos solo están en el cárter completos cuando el motor está apagado y ha pasado un tiempo para que escurra lo que hay en la parte alta de la culata y en las paredes de los cilindros.

El abc de los aceites

El abc de los aceites. Así se leen.

Hay dos interpretaciones: unos dicen que es mejor medirlo en caliente después de un rato, pues el aceite estará más fluido y baja rápidamente, y otros prefieren hacerlo en frío antes de encender en la mañana para que haya escurrido plenamente.

Valga la verdad, ambos momentos son correctos y después de unos 10 minutos de parada del motor la medida de la varilla es muy precisa, porque lo que falta por bajar es muy poco y no afecta el diagnóstico.

La verdad sobre el mundo de los aceites

La verdad sobre el mundo de los aceites

Consejo
Es recomendable mirar y completar el aceite a mitad de vida entre cambios (4.000 kms) porque el nivel es muy crítico. Basta con que esté un centímetro por debajo de lo necesario en el cárter y la poma de la bomba va a chupar aire y, aunque usted no lo note –salvo que tenga un manómetro en el tablero (elemento también desaparecido)–, la presión va a fluctuar o bajar a cero en curvas o frenadas bruscas con alto detrimento del motor, que se queda seco por instantes.

En casos extremos, el bombillo del testigo va a titilar, pero puede ser tardío el remedio porque algunas partes del motor estarán ya resentidas.

La cantidad a completar es particular de cada carro, toca ir midiendo con cuidado hasta que la zona que faltó en la varilla quede cubierta.

Hay que leer la varilla del aceite

Hay que leer la varilla del aceite

Tampoco ponga más aceite de la cuenta porque el nivel está calculado para que cuando el lubricante suba al motor, quede en el cárter lo justo para que se haga el ciclo de succión por parte de la bomba.

Pero si hay mucho aceite, el cigüeñal va a ‘chapalear’ y lo centrifuga a alta velocidad y presión. Esto conlleva a fugas, consumo traducido en humo azul en el escape y recalentamiento del aceite, que se llena de burbujas de aire que impiden la lubricación y frenan el giro del motor causando esfuerzos incorrectos en las partes, y pérdida de rendimiento.

Hay más temas, verdades y mentiras respecto a lo que nos puede decir la varilla. Quedan para la próxima entrega.

Lea también: ¿A dónde va el aceite del motor si no hay humo?

Noticias recomendadas

Más noticias

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.