La historia de las placas

Las primeras se fabricaron en madera o cuero hasta llegar a las metálicas, combinando letras y números según el país. En el futuro serán digitales.

redacción vehículos

03:13 p. m. 12 de noviembre del 2021
Historia placas de carros

Historia placas de carros

Francia fue el primer país en ponerles placas a los carros. La primera matrícula se emitió en el año 1893, a través de la Ordenanza de París. Tres años después lo haría Alemania, pero fue en los Países Bajos donde se expidieron las primeras de carácter nacional, en el año 1898, las cuales llamaron driving permit, que empezaban por el número 1.

Este fue el origen de las placas. A finales del siglo XIX estas no eran necesarias debido a la poca cantidad de carros, pero cuando estos empezaron a fabricarse en serie y ocurrieron los primeros accidentes, surgió la necesidad de identificar tanto al vehículo como a su propietario.

Las placas se han ido transformando hasta llegar a las actuales. Y las del futuro, ‘digitales’ que se empiezan a ver en California y Arizona, Estados Unidos.

Historia placas de carros

Historia placas de carros

Las primeras se fabricaron en madera o cuero hasta evolucionar a las metálicas de colores, combinando letras y números según la legislación de cada país. En Francia, cuando arrancó el siglo XX las placas eran obligatorias en todos los vehículos y el sistema empezó a extenderse en Europa hasta llegar a Estados Unidos.

Este sistema empezó a implementarse en 1901, pero a diferencia de Europa, donde ya eran nacionales, en EE.UU cada estado creó su propia reglamentación, siendo Nueva York el primero en adoptar este mecanismo de identificación.

Esa no fue la única novedad. En lugar de ser emitidas por una autoridad oficial, estas dejaron a gusto de los propietarios de autos diseñar su propia matrícula. En una superficie de cuero o metal grababan las iniciales de su nombre para ‘certificar’ la propiedad. En 1909 Nueva York empezó a emitir matrículas oficiales.

En 1903 se expidieron las primeras placas oficiales en Massachusetts. La primera le correspondió a Frederick Tudor, y según medios estadounidenses esa matrícula número 1 sigue activa en poder de uno sus descendientes. Ese mismo año se entregaron las primeras placas en Pensilvania, decisión que fue adoptada tiempo después por otros estados.

En 1931 en EE. UU. se registraron las primeras placas oficiales personalizadas que permitían al propietario de un carro incluir las iniciales de su nombre en la matrícula, que en 1965 dieron paso a las actuales y a un sistema que les genera ingresos a los estados.

Historia placas de carros

Historia placas de carros

Allá quienes quieran tener una placa personalizada, en todo caso deben cumplir las exigencias del Departamento de Vehículos Motorizados (DVM), entre ellas la combinación de siete letras y números –elegidos por el propietario– sin espacios o guiones entre ellos.

Los mensajes en las placas sí son a gusto del dueño, a veces egocéntricos, atrevidos, humorísticos o groseros. Por eso a estas placas se les conoce como Vanity Plates (vanidad) y su costo varía dependiendo el estado, y oscila entre 70 y 190 dólares.

Las de Colombia
Al igual que lo ocurrido en Europa, a comienzos del siglo XX había muy pocos carros en Colombia. Solo hasta pasada la primera década empezarían a aparecer en mayor número. Según un artículo del portal carrosyclásicos, hacia el año 1919 en Bogotá, hay registros fotográficos de carros con plaquetas de tres números, y años después de cuatro números.

Acercándose los años 50, con la llegada de más camiones y automóviles al país, y la construcción de las primeras carreteras, las placas empezaron a usarse de forma obligatoria. Cada ciudad o departamento tenía su propio formato y colores, de acuerdo con el tipo de servicio que prestaba cada vehículo.

Historia placas de carros

Historia placas de carros

Ese panorama multicolor y de diversos formatos llegó a su fin a mediados del siglo pasado, cuando surgen las primeras placas nacionales con el nombre del país en lugar de la ciudad o departamento de origen de la matrícula, que tenía una letra y cinco números.

Marcar diferencia entre el tipo de servicio del vehículo fue una constante: particular, público, oficial y cuerpo diplomático, con colores diferentes para cada servicio. Colombia desde esa época y hasta ahora ha venido usando el mismo tamaño de las placas estadounidenses.

Como algunos departamentos seguían usando colores diferentes, en 1964 se retomó el formato único de placa nacional, identificadas por el color rojo de fondo con caracteres blancos (una letra y dos números de dos cifras separados por un guion) y en la parte inferior la palabra Colombia. También las hubo azules con letras y números blancos.

Entre 1967 y 1972 se pasó a la placa de fondo amarillo para los particulares, con caracteres verdes de 30 por 14,5 cm. Tenían como particularidad que llevaban una letra si la matrícula se había hecho en la capital de un departamento, o dos letras si era de un municipio. Conservaron el doble número de dos cifras separado por guiones y tenían fecha de expedición y vencimiento (67-COLOMBIA-69), para ser cambiadas cada dos años.

Las de vehículos de servicio público eran de fondo blanco o azul celeste con caracteres en azul oscuro. Las de los carros oficiales eran de color negro con texto amarillo; y los del servicio diplomático de fondo verde con texto amarillo.

Historia placas de carros

Historia placas de carros

En 1972 hubo un nuevo cambio, se pasó a las placas de fondo negro y caracteres blancos para los particulares. Tenían dos letras en sentido vertical a la izquierda, y el número de cuatro dígitos con la palabra Colombia en la parte inferior. Medían 31 cm de base por 17 cm de altura. Las de servicio público eran de fondo vinotinto, las oficiales con textos amarillos sobre fondo negro, con la letra O de “Oficial”. Las placas azules con texto blanco para los carros del servicio diplomático, con las letras YT o CD.

Las actuales placas amarillas para particulares, la última generación, surgieron en 1988, e incorporaron en su tamaño de 33 por 16 centímetros, un material reflectivo y hologramas para evitar su falsificación. A diferencia de las anteriores, estas son de tres letras separadas por un guion de tres números.

Ese año se inició la migración de las placas. A los carros que ya estaban matriculados se les adicionó una letra y se les quitó un número. También desapareció el nombre de Colombia y se cambió por el de la ciudad o municipio de la matrícula que se basaba en las iniciales o algunas letras del nombre de la ciudad de origen, algo que ya no se cumple. Por ejemplo, en Bogotá se les está asignando placas a los carros nuevos con series correspondientes a otras ciudades.

Las placas de Bogotá han tenido cambios. Las primeras y hasta 1991 llevaban la palabra Bogotá D. E. Tras la promulgación de la Constitución, ese año se cambió a Santa Fe de Bogotá y, finalmente, mutó al actual Bogotá D. C.

Historia placas de carros

Historia placas de carros

Para tener en cuenta
Recuerde que, según el Artículo 45 del Código Nacional de Tránsito, “ningún vehículo automotor matriculado en Colombia podrá llevar, en el lugar destinado a las placas, distintivos similares a estas o que la imiten, ni que correspondan a placas de otros países, so pena de incurrir en la sanción prevista en este Código para quien transite sin placas; estas deben de estar libres de obstáculos que dificulten su plena identificación".

Así mismo, el Manual de Infracciones de Tránsito indica que “si la placa se deteriora o se haya borrado por su uso, no se deberá retocar a libre albedrío del conductor o propietario, sino que deberá solicitarse un duplicado de la placa”. Si usted circula con una placa borrosa, deteriorada o retocada le imponen un comparendo. El costo de una placa aproximado del duplicado de ambas placas es de $234.000.

Matrículas digitales, las placas del futuro
La evolución y el desarrollo de nuevas tecnologías basadas en sistemas electrónicos también llegarán a las placas. Se trata de las matrículas digitales, que por ahora solo están permitidas en California y Arizona, en Estados Unidos, instaladas en unos 4.000 vehículos que circulan con este novedoso tipo de identificación.
Estas fueron diseñadas por la compañía Reviver, que convirtió las letras y los números de la matrícula en pixeles dentro de una pantalla de tinta digital, igual a la de los libros electrónicos. Deben ir instaladas en el vehículo y pueden mostrar varios mensajes, que deben ser aprobados, advirtiendo si el vehículo ha sido robado o activar algunas alertas. Este sistema digital, además, brinda información sobre el automóvil y su propietario, telemetría y estado del vehículo.

Noticias recomendadas

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.