Parrillas y diseño: la identidad de las marcas

A lo largo del tiempo las marcas han ido cambiando sus diseños y señas de identidad hasta el punto en que a veces es difícil diferenciarlas.

revista motor

11:58 a. m. 27 de mayo del 2020
Bugatti, evolución de diseño

Bugatti, evolución de diseño

Los números y las fotos de las cédulas pueden cambiar dramáticamente, pero el ciudadano sigue siendo el mismo. Pero pocas marcas de automóviles han podido conservar los rasgos básicos de las primeras condiciones y lograr que el vehículo sea reconocible a simple vista. Cuando todos los ímpetus del mercadeo y la arrogancia del diseño pasaron por encima de estos valores gráficos, muchísimas marcas del mundo perdieron su identidad y cayeron en un mar confuso de carros y estilos que les desperfiló ante el público.

Hoy, mientras las casas clásicas siguen siendo las de siempre en cualquier versión y tamaño de su parrilla frontal, que es su fisonomía de familia, muchas otras tratan de implantar sus nuevos perfiles, que tomarán tiempo y mucha inversión para ser reconocidos a primera vista.

Rolls Royce

Rolls Royce

ROLLS ROYCE
Las parrillas de todos los RR son hechas a mano en acero inoxidable, soldadas con estaño aplicado con un martillo de cobre calentado con un soplete y limpiando las superficies con ácido muriático. Técnica centenaria. La confección toma unas siete horas y el pulido otras seis, pues no son cromadas. Desde el primer carro, han tenido el mismo diseño plano en todos los tamaños, inspirado en las formas del Partenón griego, cuyas columnas son perfectamente verticales y van de grueso a delgado hacia el centro. Todo el ensamble de los parales verticales lo hacen a ojo, pero con total simetría.

BMW

BMW

BMW
La forma de los dos riñones en vertical la han tenido las parrillas de los BMW desde hace ¡85 años! en todos los tamaños y proporciones, y nada tiene qué ver con el emblema que simboliza una hélice por cuanto BMW hizo muchísimos motores para aviones. La historia dice que los hermanos Ihle, alemanes, personalizaban carrocerías en su taller y empezaron con el Dixie 3, que era un Austin inglés “rebrandeado” (ya hacían eso las marcas desde esos años) al cual le hicieron el frontal con dos elementos verticales separados. La empresa de los Ihle aún existe.

Bugatti

Bugatti

BUGATTI
Todas las parrillas de los Bugatti, desde el Tipo 35 de 1920, tienen las formas de una herradura. Se dijo que Ettore Bugatti, fundador de la firma y gran amante de los caballos, la hizo así para trasladar su afición a los carros. Pero la realidad es que fue el padre de Ettore, Carlo, quien la diseñó y optó por la forma de un huevo, que hoy sigue siendo el emblema de estos prestigiosos autos de origen francés, pero ahora propiedad del grupo Volkswagen.

Mercedes-Benz

Mercedes-Benz

MERCEDES-BENZ
Las parrillas rectangulares con una gran vena central y espacios horizontales simétricos se ven en los sedanes de Mercedes desde hace muchísimos años. Pero ayuda a su distinción la presencia de la estrella que iba en las parrillas y ahora es guardable en algunos modelos y va en el capó. En los deportivos, la enorme estrella en un círculo es su cédula estética.

Mini

Mini

MINI
No hay una referencia sobre el diseño del frontal de los Mini. Es más, los primeros no tenían parrilla sino ventilaciones estampadas en la lámina, pues curiosamente en estos carros, el aire del radiador no entra por el frente, sino por el interior del guardafango izquierdo. Sin embargo, la cara de la parrilla con los bigotes laterales dio pie a la identidad que aún hoy tiene mucho aire con el pasado. Dos frontales fracasaron: el de los Riley y Wolseley (izquierda) y el del Clubman, que excluyó la parrilla convencional y no cuajó, a tal punto que se fabricaron los dos modelos al mismo tiempo porque la clientela se negó a evolucionar.

Ford Mustang

Ford Mustang

MUSTANG
El mes pasado murió el diseñador del Mustang, Gale Halderman. El frontal de estos carros siempre se mantuvo en su esquema rectangular con alguna caída en los extremos que luego dio un giro de 180 grados. Después de años terribles en el diseño, entre 1979 y 1994, Ford recuperó sus genes y los actuales tienen de nuevo el ADN de sus primeros años.

Alfa Romeo

Alfa Romeo

ALFA ROMEO
Al llegar esta semana a su centenario, los carros de Alfa Romeo tienen una cara inconfundible. Pero no hay una referencia clara sobre el origen de las parrillas triangulares que se ven en los carros milaneses desde 1939 en el modelo 6C. El triángulo ha desafiado a la geometría, pues las formas no son lineales sino redondeadas en casi todas las versiones que le ha dado Alfa, pero la estampa general es asociable.

Willys

Willys

JEEP
La parrilla con siete ranuras de los Jeep se ha mantenido desde cuando la marca se independizó de Ford, que originalmente concibió el frontal con nueve divisiones y no le permitió a Jeep su uso. Posteriormente, Hummer tuvo un diseño similar, pero Jeep demandó los derechos intelectuales del diseño que los tiene debidamente registrados. Una versión sobre las siete divisiones dice que significa que el Jeep se vendía en los siete continentes.

Datos
La continuidad en los rasgos de las parrillas de algunas de las marcas que les mostramos nos indica que la modernidad no se opone a la identidad ni a la estética, sino que, por el contrario, la evolución acompaña perfectamente las tradiciones que dictan que un nuevo carro debe ser físicamente el sucesor del anterior.

Las parrillas de los carros tienen dos funciones técnicas: dejar entrar el aire al radiador si es frontal y protegerlo de piedras e impactos. Pero su forma se convierte en la cara de la marca cuando es reconocible con el paso de los modelos. En los eléctricos, que no requieren la misma refrigeración, las marcas tradicionales conservan las parrillas.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.