Imágenes únicas de Dos pioneros

En este espacio publicamos fotografías curiosas de vehículos de todo tipo en Colombia que encuentren o posean los lectores.

Revista Motor

11:35 a.m. 21 de marzo del 2019
Caribe F1 1600

Caribe F1 1600

El Caribe F1 1600 que construyeron Guillermo Pieschacón y Enrique Machado a mediados de los años 60 fue el primer auto de competencia desarrollado totalmente en Colombia. Tenía un motor Peugeot 1,6 proveniente de un 404 (se ensamblaba en Colombia) con cuatro carburadores SU, como se aprecia en la foto enviada por Ernesto Harker, y los escapes individuales al estilo de los BRM F1 de ese momento. La pequeña tapa de gasolina del costado fue la causante del retraso del carro cuando corría el circuito de San Diego de 1964 contra el Stanguellini-Fiat del venezolano Lino Fayén en su presentación más sonada. Posteriormente, Pieschacón fue a correrlo en Caracas de donde se cree que el auto no regresó. La carrocería era en fibra de vidrio y estaba pintada de azul con rayas naranjas.

Los kartistas del Cobra Kart Club, Paco Barragán, Álvaro Daza y Gustavo Schrader, en 1967, construyeron este fórmula que usaba mecánica Wartburg y tenía una carrocería de aluminio. Lo estrenó Barragán en el circuito Lorencita Villegas de Santos en el centro de Bogotá. El proyecto era hacer tres autos para los cuales se importaron motores de Fiat 850, pero no progresó.

Los kartistas del Cobra Kart Club

.

Este carro tuvo un accidente en el autódromo Ricardo Mejía en manos de su segundo dueño, el actual director de esta revista, y no fue recuperado. En ese mismo tiempo, el ingeniero alemán Dieter Herber hizo también un monoplaza que se movía con un motor DKW, igualmente de dos tiempos, y luego pasó a manos de Hernando Puerto. Final desconocido. Foto de Nelson Orlando Duque, tomada en la calle 100 de Bogotá antes de una prueba en ese sitio.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.