¿Por qué son tan malas las luces de reverso?

Muchos lectores se quejan de que a pesar de tanto avance al efectuar esta maniobra las luces posteriores en lugar de iluminar, oscurecen el horizonte.

Por Redacción Motor

12:07 p.m. 21 de marzo del 2019
Luces de retroceso

Luces de retroceso

La respuesta a esa inquietud, que tiene mucha lógica cuando se lee la definición de ese aditamento en los manuales del propietario, es que lo que traen los carros en esa función no es una luz para las maniobras de retroceso, sino de advertencia cuando el vehículo tiene enganchado 'la reversa' y se puede mover en ese sentido. Para este efecto, son excelentes. Y además, exigidas por las normas internacionales de señalización de automotores para este fin.

Lea también: La historia de las luces de reverso

Luces de reversa

Luces de reverso

Si uno quisiera una luz que efectivamente alumbre el área hacia donde se va a mover el carro en reversa, esta debería ser como mínimo tan intensa como las delanteras. Por una razón simple: al retroceder, la visión que tiene el conductor es mucho menor a la que hay al frente del carro.

Ese panorama lo obstruyen los parales traseros, cada vez más masivos, la posición de manejo obviamente le impide girarse completamente para tratar de ver el escenario y probablemente lo dirige hacia un lugar estrecho cuyos obstáculos laterales se manejan con los espejos exteriores.

Luces de reversa

Luces de reverso

Para retroceder están los espejos y ahora las cámaras que hasta dan una visión satelital del entorno y previenen en algunos casos sobre el tráfico que pueda estar llegando por fuera de la visual del conductor.

Las señales sonoras de proximidad son otra gran ayuda en estos casos cuando estacionar se ha convertido en una maniobra de alta precisión debido a los reducidos espacios de los parqueaderos, el crecimiento de los autos y la tendencia de la gente a utilizar camionetas, que agravan esas estrecheces.

Espejos laterales del carro

Espejos laterales del carro

Ayer, hoy y mañana, las luces traseras de los vehículos están perfectamente reglamentadas, aún acá. Además de la citada blanca del reverso, hay dos faros rojos de posición y de luz fija.

En esa misma unidad, u otra vecina, están las luces que alertan sobre el frenado, que deben alumbrar con mayor intensidad que las de posición y, también, siempre en rojo.

Lea también: Guía para enfrentar la conducción nocturna

Luces de reversa

Luces de reverso

Luego están las que anuncian cambios de dirección, que son usualmente de color ámbar y funcionan de manera intermitente. Sobre esto, en Estados Unidos en muchos estados las exigen rojas, por lo cual hay diferencias entre autos de otros mercados donde son ámbar, que ofrecen mejor visibilidad y seguridad.

Estas mismas luces, funcionando en tándem, es decir las cuatro al tiempo, son las que sirven para prevenir cuando el vehículo está detenido. Mucha gente les dice ‘flasher’, pero es un nombre equivocado porque son luces de estacionamiento, y ‘flasher’ es el relevo eléctrico que las activa.

Luces de reversa

Luces de reverso

Luego, está el tercer stop, que es relativamente moderno y se implantó porque cuando se va en una fila de carros muchas veces la señal de freno de los precedentes no se ve, y con esta luz alta es visible la alerta a través de los vidrios del carro siguiente y de varios más adelante.

Finalmente, hay una luz de niebla, que alumbra atrás en rojo con mayor intensidad para que el carro sea más visible y solo actúa cuando las lámparas delanteras están en medias.

Luces de reversa

Luces de reverso

Todo lo que un vehículo tenga adicional a esto es ilegal acá y en Cafarnaúm. Lástima que la policía ni las autoridades lo sepan y las calles sean pesebres de ledes que prenden de cualquier manera con los consabidos peligros por engaños y confusiones con las señales.

Lea también: Historia de las luces de retroceso

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.