Jueves de mecánica: la verdad de las varillas

Esa pequeña compañera, que sirve para medir el aceite del motor, entra en la lista de elementos en vías de extinción de los vehículos. Función y mitos

Por Redacción Motor

04:42 p.m. 21 de febrero del 2019
El aceite se consume, aunque en una proporción muy baja.

El aceite se consume, aunque en una proporción muy baja.

Las varillas para medir los aceites de los carros han sido toda la vida una herramienta esencial para su control, diagnóstico y, también, sustos y especulaciones. Pero, hoy, esa pequeña compañera, entra en la lista de elementos en vías de extinción de los vehículos.

Ya hay muchos carros que tienen medidores eléctricos en el sistema que confrontan el nivel de aceite del motor y también su edad y lo informan en el tablero de instrumentos, no solo en carros costosos, sino también en los populares. Muchos modelos locales genéricos de Renault los han tenido.

Pronto habrá que decirles adiós a la estopa, al trapo, la bayetilla o el papel y pasaremos a depender de ¡otro bombillo! Ni hablar del aceite de las cajas, cuya vida ahora es ilimitada, y por ende en esta unidad ya no existen elementos de medición ni tapones auxiliares.

Medición del Aceite del motor

Medición del Aceite del motor

O sea, no hay que fabricarse angustias y dejar que la lubricación corra por su cuenta. Si el aceite de la caja no está en el piso por fugas, quiere decir que el nivel adentro es correcto, y punto. No hay alternativas para su desaparición y no es aconsejable intervenirlo, sobre todo en cajas automáticas.

Lea también: Así funciona el aceite en las cajas automáticas

Medición del Aceite del motor

Medición del Aceite del motor

En cambio el del motor, aunque es controlable a la vista en materia de fugas por empaques y sellos, puede quemarse por mal estado interior de la máquina y eso pasa inadvertido para el conductor, salvo que ya esté produciendo cuotas de humo imposibles de descartar.

Además, todos los motores deben gastar aceite, y no es alarmante sino saludable ver que un cuarto del lubricante (en motores pequeños) se quema entre los cambios, por lo cual sugerimos cambiarlo cada 8.000 kilómetros. No antes, como lo hacen muchas marcas amparadas por el miedo del cliente a perder la garantía y de paso el negocio de sus aceites al taller.

Lea también: ¿A dónde va el aceite del motor si no hay humo?

Medición del Aceite del motor

Medición del Aceite del motor

El asunto del aceite del motor es también negocio de las estaciones de servicio, obvio, porque ofrecen el control de los líquidos y es normal que siempre falte aceite por la cuota de su consumo previsto, por lo cual la varilla (mientras exista) tiene una marca mínima y la máxima, ninguna de las cuales se debe irrespetar, y mucho menos la baja. Pero mientras el aceite marque en la zona verde, no hay problema.

Lea también: ¿Por qué los motores deben gastar sus líquidos?

Medición del Aceite del motor

Medición del Aceite del motor

Si se somete a la ‘completada’ del aceite en las bombas, es muy probable que no use toda la cantidad que viene en el tarro y el sobrante es un encarte, pues nadie quiere llevar el ‘cuncho’ en el baúl.

Lea también: el talón de Aquiles del aceite del motor

Ahí se comete un pecado grave porque esos envases y residuos llegan muchas veces a los recicladores y falsificadores, por lo cual es mejor llevarlo a la casa o hacer que en la misma estación corten o perforen el envase para que no puedan reutilizarlo.

Además, esa medida en la bomba, con el motor recién detenido, no es la más precisa porque mucho aceite debe escurrir desde la culata y esto demora.

'Testigos': véalos y no los ignore

'Testigos': véalos y no los ignore

Por consiguiente, si usted es ‘estopa o varilla adicto’ y no confía en los nuevos métodos, mida el aceite del motor en las mañanas antes de encender. Esa es la verdad.

Lea también: ¿Es cierto el mito de que se debe lubricar para no dañar la bomba del agua?

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.