Renault 4: al principio “nadie quería comprarlos”

Así fue el lanzamiento del Renault 4 en Colombia hace 50 años, el 15 de julio de 1970, y la historia de la primera unidad en venderse.

revista motor

06:58 a.m. 15 de julio del 2020
Portada Motor Renault 4

Portada Motor Renault 4

El 19 de febrero de 1992 ocurrió algo por primera y única vez: la revista MOTOR publicó una edición especial independiente de su tiraje normal en homenaje al Renault 4 que se despedía de las líneas de producción de Sofasa. A continuación recopilamos un artículo de dicha edición donde José Clopatofsky recontaba el día del lanzamiento y la historia de la primera unidad vendida en el país.
Edición para web: Daniel Otero.

Portada Motor Renault 4

Portada Motor Renault 4

El 15 de julio de 1970, al día siguiente de la efemérides de Francia, se puso en marcha la precaria línea de producción de Sofasa en Envigado. Con todas las pompas, por supuesto. Y todas las trabas, también.

Presidieron los actos Diego Calle Restrepo, como presidente de Sofasa y Pierre Dreyfus, presidente de Renault mundial y, además, padre del R4. Cintas se cortaron, brindis se oyeron, discursos fatigaron, protocolos se sudaron. Al final del día, Agenciauto, el concesionario de mayor tradición en Antioquia y que hizo su historia vendiendo Ford a granel desde el 5 de marzo de 1932, hace 60 años, ofreció el coctel al público. Invitaron a todo el gobierno. A todo el departamento. A todo Renault, encabezado por su sumo pontífice venido de París. Y a todos los clientes potenciales, sacados de una selecta lista de adictos al Ford.

Pierre Dreyfus, padre del Renault 4, y Diego Calle Restrepo, presidente de Sofasa

Pierre Dreyfus, padre del Renault 4, y Diego Calle Restrepo, presidente de Sofasa

Estaba, en resumen, "tout Medellín".

Pero no había Renault 4.

A kilómetros de allí, en Envigado, la Aduana, que estrenaba cargo, responsabilidad y sensibilidad, se negaba a dejar salir el auto del lanzamiento porque no estaba nacionalizado. Así fuera por pocas horas. Ni con fianza. A las seis de la tarde, el presidente de Agenciauto se la jugó toda. Descolgó el teléfono y llamó a Misael Pastrana presidente de la República. Este colaboro sin saber que el primer auto tenía un color que se haría famoso como el "azul pastrana".

Tres guardias de aduana encañonaron a José Arango Londoño en el trayecto desde Envigado hasta el centro de Medellín, al revés de lo que a veces sucede ahora cuando los cañones los portan otros. El auto llegó a Agencia u to cuando ya se derretían los primeros hielos entre los whiskys y se había consumido más de un aguardiente. La consigna era emborrachar a los guardias para que el permiso del R4 aguantara el largo coctel. Fallaron. Los guardias acabaron con las existencias, pero a las once de la noche volvieron a encañonar a Arango hasta Envigado. Ese fue el lanzamiento. Pero tampoco había mucho más para mostrar.

"Fue verraco vender esos carros", recuerdan todos en Agenciauto, donde hace poco rescataron el Renault 4 del coctel de arranque. Lo reconstruyeron y es hoy una pieza de museo que no tiene precio. La historia no se compra, dicen.

Arango, acostumbrado a vender Fords de grueso calibre, no encontraba cómo salir de los R4. "Cada vez que les tocaban las latas, salían corriendo. Paraditos de atrás, no convencían ni gustaban. Era carro de pobre".

Renault 4 / Foto: Agenciauto

Renault 4 / Foto: Agenciauto

Eso lo corrobora el traumatólogo Darío Mesa Upegui, quien finalmente se lanzó a girar el cheque. "Me pareció simpático el carrito y resolví comprarlo para la casa. No me era extraño el R4 porque lo conocía en mis viajes y me parecía útil tenerlo para ir a algunos de mis deportes como la equitación, el polo, y en general al club. Lo compré, pero me costó imponerlo. En la casa no gustaba. Y lo peor, fue que me sintieron en desgracia."

"Cada vez que regresaba del consultorio a la casa y pasaba por El Poblado, la gente me miraba con compasión y me preguntaban en los semáforos si me había arruinado, o estaba en problemas de plata. Entonces me tocaba sacar el Mercedes, el BMW o el M G por la tarde para recuperar el status social y económico", recuerda en medio de carcajadas.

Tablero Renault 4 1970

Tablero Renault 4 1970

Lo trajo a Bogotá para hacerle el viaje de estreno, pero tuvo un pequeño estrellón que arregló a medias en Pereira. La familia regresó en avión pero él hizo de nuevo la ruta hasta Medellín, colonizando marca y caminos. Luego el R4 se hizo miembro de familia, se cambió por otro más joven y los Mesa le perdieron la pista. Hasta que M OTO R lo encontró y reconstruyó la historia.

No se sabe cuántos kilómetros tiene el primer R4. Le faltan algunos detalles clásicos de los primeros modelos:el bómper con el hueco para la manivela y ésta en la punta del gato. Al comienzo, tenían este útil aunque arcaico accesorio. También dos pequeñas lámparas laterales que servían para estacionamiento, con forma del rombo Renault. Pero por lo demás está en su estado de nacimiento.

De este ejemplar, se desprendió una cadena de 80.000 ventas y pico. Con épocas de mercado negro en las que se compraban cupos. Con la necesidad de superar la primera baja de precio oficial pues el Gobierno se equivocó en la liquidación de impuestos y pronto descubrió que el valor real era de 51.900 pesos. Pero la gente aguantó, hizo cola y peleó por su R4.

Como tuvo que hacerlo Agenciauto para mostrar el primero y luego venderlo después de tenerlo 40 días en vitrina sin que nadie se atreviera a comprarlo. Tiempos aquellos en los que el país comenzó a entender que entre un Ford 48 y un R4 había muchas distancias. Pero a favor del progreso y la eficiencia.
(J.C.L.)

Renault 4, unidad 10,000 en Envigado

Renault 4, unidad 10,000 en Envigado

Noticias recomendadas

Más noticias

Renault 4: una compra fiel

En 1989 el R4 ya era un viejo conocido y a pesar de sus 'males crónicos', que no opacaban las virtudes, seguía siendo una compra fiel.

Un maquillaje al Renault 4

Así evolucionó y cambió “el amigo fiel” en Colombia entre su lanzamiento en 1970 y marzo de 1983 cuando se publicó el artículo que aquí reproducimos.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.