No le tenga miedo al kilometraje

El odómetro solo revela una parte de la historia, pues es más importante conocer el mantenimiento que ha recibido el vehículo.

Redacción Vehículos

12:30 p.m. 08 de febrero del 2019
Al momento de comprar un usado lo primero que la gente pregunta es el kilometraje.

Al momento de comprar un usado lo primero que la gente pregunta es el kilometraje.

Al momento de comprar un vehículo usado tal vez por lo primero que la gente pregunta es por el kilometraje. Si bien este es un dato muy revelador para muchos, en realidad lo más importante es conocer cómo fue el trato que recibió el carro a lo largo de ese recorrido y en qué tipo de condiciones lo hizo.

Por un lado, la importancia del kilometraje ha llevado a que la práctica de alterar la lectura del odómetro sea una realidad, así que lo primero que debería averiguarse es si al vehículo se le tiene una carpeta con todo su historial de mantenimientos y cambios de aceite. Sin ser una comprobación infalible, sí puede ayudar en muchos casos.

Especialmente en aquellos casos en que se tengan sospechas, como por ejemplo un carro con una edad “avanzada” que exhibe el recorrido de uno mucho más ‘joven’. Suponiendo que realmente el vehículo ha sido usado poco, seguramente su cuidado también se ha dejado de lado “porque no lo ha necesitado”. La verdad es que la falta de uso también puede ser perjudicial.

Otro gran indicio es realizar una revisión visual de todo el vehículo, especialmente del interior. Si partes del interior como botones y palancas se ven desgastados y decaídos, la tapicería sucia y en mal estado o si en general se tiene la noción de ser un espacio al que no se le ha dado mayor cuidado, lo más seguro es que esa falta de mantenimiento también haya sido recibido por la parte mecánica.

No le tenga miedo al kilometraje

.

Aunque no es lo más común, suelen haber carros con un kilometraje “alto” para su modelo pero que exhiben unas condiciones exteriores e interiores impecables, como si el paso del tiempo no hubiera dejado huella. En contraste, hay otros con bajo kilometraje que parece como si no hubieran recibido un mínimo de ‘cariño’.

En primera instancia muchos podrían llegar a descartar un vehículo así solo por el recorrido, pero indagar más a fondo podría hacer que el comprador cambie de opinión. Lo primero, naturalmente, es comparar su recorrido con el de otras unidades del mismo modelo, y si efectivamente es más alto que el promedio, hablar con el propietario dará más luces al respecto.

No le tenga miedo al kilometraje

.

Una razón por la cual el vehículo puede tener un kilometraje más alto, y que sería ideal, es que el carro se ha utilizado principalmente en carretera para realizar viajes. A diferencia de un carro solo de ciudad, expuesto constantemente al ‘pare y arranque’ de los trancones y a la fuerte contaminación, uno de carretera tendrá un motor que ha trabajado a su temperatura óptima y que por lo tanto no tendrá tanto desgaste como se cree.

Y a diferencia de lo que mencionamos anteriormente, si el vehículo ha tenido un uso constante, seguramente su mantenimiento también lo ha sido. De la misma forma, si el estado de su interior se nota pulcro y como si el tiempo no le hubiera pasado, estará ante lo que puede ser una buena compra.

No le tenga miedo al kilometraje

.

Decimos esto porque está también una de las mejores revisiones que se le pueden hacer al carro usado: una prueba de manejo. Un encendido en frío sin contratiempos, un escape que no bote humo, una marcha mínima estable y un conjunto general ajustado, son indicios de un carro que ha sido cuidado minuciosamente. Un motor que parezca sucio no es tan grave (puede ser peor uno que ha sido lavado constantemente porque el agua y el vapor pueden permear sus partes); lo ideal es que no haya rastros de fugas.

La prueba de manejo también le podrá revelar qué tan a gusto se siente con el carro, con su comodidad, ergonomía y espacio. Lo ideal es poder conducir varias unidades del mismo modelo pues así podrá comparar para saber cuál se encuentra mejor ajustado, para saber reconocer si hay ruidos o vibraciones que no debería tener, entre otros aspectos.

En realidad, todo se resume en encontrar un buen balance entre el recorrido total y el estado general del carro. No se deje asustar por el kilometraje, más bien fíjese en todas las pistas que dan luces sobre la vida que ha tenido a lo largo del mismo.

Noticias recomendadas

Más noticias

Abarth 695 Aniversario 70, ¡un veneno!

La sorprendente edición especial conmemora los 70 años de Abarth. Solo se construirán 1.949 unidades, mismo número del año en que nació la compañía.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.