Luto mundial: se apagó Sir Stirling Moss

A pesar de su constante paso por los podios de todas las categorías, es considerado el campeón sin corona, pues nunca obtuvo el título de conductores.

revista motor

04:08 p.m. 28 de abril del 2020
Mercedes SLR McLaren Stirling Moss 2009

Mercedes SLR McLaren Stirling Moss 2009

El pasado 12 de abril falleció en Londres Sir Stirling Moss, quien fue uno de los pilotos más laureados y reconocidos de la historia. Ganó 212 carreras de las 529 en las cuales tomó parte en todo tipo de carros y circuitos, pero a pesar de su fantástica cosecha de éxitos y su indiscutido talento, es conocido como el campeón sin corona, ya que nunca llegó a ser el mejor en los puntajes de los siete mundiales en los cuales corrió, entre 1955 y 1961. A la sombra de Juan Manuel Fangio, quien ganó cinco títulos en los mismos tiempos, Moss fue el subcampeón en cuatro ocasiones y tres veces tercero.

Al morir, Moss tenía 90 años y en su larga vida conectó a todas las generaciones del automovilismo de la postguerra con el presente. Dejó el timón en competencias de primer nivel en 1962, luego de un colosal accidente en Goodwood al mando de un frágil Lotus 19 con motor Coventry Climax. Estuvo seis meses en coma y cuando se recuperó tenía paralizadas las funciones del lado izquierdo del cuerpo, tema que también superó, pero cuando se calibró de nuevo en una pista, los tiempos estuvieron lejos de sus promedios y decidió ponerle fin a su espectacular historial. Luego compitió en muchas otras pruebas de menor exigencia y durante muchas temporadas ofició como comentarista de las televisiones inglesa y la norteamericana ABC, incluyendo las carreras de Nascar e Indy Cars.

Lea también: Sir Stirling Moss, historia del campeón sin corona

Era toda una celebridad. Moss fue distinguido por la reina Isabel II como Sir, un título en el mundo del automovilismo otorgado solamente a Jackie Stewart, tres veces campeón mundial, y a Frank Williams, cuyo equipo ganó nueve veces el título de los constructores, en siete ocasiones sus pilotos fueron campeones del mundo, en total los carros de su escuadra vencieron en 114 grandes premios de la F1 y anotaron 312 ‘poles’ hasta la fecha. Otro automovilista que recibió este honor fue Jack Brabham, también tricampeón de la F1. Aunque era australiano, en su momento los ciudadanos de la Commonwealth eran considerados elegibles para esta distinción. Comparados estos títulos con los logros de Moss “sin coronas”, se entiende bien el aprecio y el reconocimiento que mereció no solo en la nobleza inglesa, sino entre la afición mundial.

Stirling Moss

Stirling Moss

Moss manejó todo tipo de autos, monoplazas, gran turismo y sedanes con gran intensidad, a tal punto que en un solo año disputó 62 carreras y en su hoja de vida aparece al volante de 84 carros diferentes, incluidos algunos de rally y otros para récords de velocidad. Ganó las 12 Horas de Sebring, tres veces los 1000 kilómetros de Nürburgring, el Tourist Trophy, la Targa Florio, dos veces la semana de velocidad de Nassau (Bahamas), las 1000 Millas, cuyo récord conservará, pero no figuró en las 24 Horas de Le Mans.

Sus 16 victorias en la que hoy es la F1, las construyó tres veces en Mónaco, tres en Italia (dos de Monza y una en Pescara), dos en Aintree (Inglaterra) y dos en Portugal (Monsanto y Oporto), pero no pudo repetir en Nürburgring (Alemania), Riverside (Estados Unidos), Marruecos, Zandvoort (Holanda), Buenos Aires y Pescara (Italia).

Su triunfo más resaltado fue en las 1000 Millas de 1955, carrera épica que se hacía en las calles y carreteras italianas, saliendo de Brescia hasta Roma y volviendo al punto de partida. Las corrió en el equipo de Mercedes-Benz, que le alineó un 300 SLR (W196S) al lado del periodista Denis Jenkinson. Además del triunfo a un promedio de 157,6 kilómetros por hora, el episodio se hizo célebre porque Jenkinson y Moss prepararon durante varios meses una hoja de ruta con los detalles más relevantes de las carreteras en las cuales a veces llegaban a los 280 kilómetros por hora. En esas pruebas tuvieron dos fuertes accidentes y en uno de esos quedó destruido uno de los ocho 300 SLR que se hicieron. Las notas las almacenaron en una caja impermeable con tapa transparente y rodillos en los extremos en los cuales se organizaron en un rollo de seis metros de papel. Jenkinson estableció un código de señales con la mano izquierda para prevenir a Moss sobre lo que venía en camino, y con la derecha pasaba la hoja de ruta, sistema pionero de lo que ahora es usual en los rallies.

Stirling Moss, Mille Miglia 1955

Stirling Moss, Mille Miglia 1955

Moss y Jenkinson le sacaron media hora de ventaja a Juan Manuel Fangio (corrió solo), en un auto similar y fabricaron la última epopeya de las carreras de ruta, dejaron el récord en los anales, rompieron el mito de que el carro que iba ganando en Roma nunca coronaba la carrera y se beneficiaron de un piso totalmente seco por primera vez en la historia de la competencia.

Los naturales achaques de los años minaron a Moss, en especial luego de un accidente en el ascensor de su casa que le causó cuatro fracturas en un pie, sendas en las caderas y cuatro vértebras lesionadas, que también superó, y estuvo activo hasta hace apenas un par de años, cuando se retiró de la vida pública. No se le volvió a ver, pero dejó suficiente historia para ser inolvidable.

Estilo impecable
Las curvas se tomaban deslizando el carro sobre sus cuatro ruedas, pues las llantas no tenían la adherencia de ahora y la trayectoria era muy diferente. Corrió en tres autos diferentes, un Aston Martin DBS3 de 1954 (59), un Ferrari 250 SWB que Moss hizo famoso al ganar tres carreras consecutivas en 1961, y el Mercedes de Gran Premio junto con el 300 SLR. El Aston se subastó por 9 millones de dólares y el Ferrari alcanzó 17,4 millones recientemente. Al Salón de París del 2016, Ferrari llevó un F12 con el mismo esquema de pintura del 250, con el nombre de Stirling.

Dato
El Mercedes 300 SLR tiene –porque existe– un motor 6 cilindros en línea, 3 litros, de 310 caballos inclinado. El número 722 es la hora de salida en las Mil Millas, a partir del cual los aficionados podían calcular el tiempo gastado por cada carro hasta el sitio de paso.

Mercedes-Benz 300 SLR

Mercedes-Benz 300 SLR

Cambio de pilotos y reabastecimiento del Mercedes 300 SLR durante la Targa Florio que Moss ganó alternando con el también británico Peter Collins. En carreras de ruta y calle eran inevitables las despistadas, como lo atestigua la trompa del auto.

Mercedes 300 SLR de Stirling Moss durante la Targa Florio

Mercedes 300 SLR de Stirling Moss durante la Targa Florio

Rumbo a la victoria en las Mil Millas de 1955, junto con el periodista Denis Jenkinson, quien iba leyendo una hoja de ruta hecha por ellos mismos, y tenían también su código de señales de mano para comunicarse. Es popular la referencia de que vieron pasar el Mercedes de Moss, quien “iba acompañado por un sacerdote muerto de miedo que iba leyendo oraciones en su misal y que había ganado la prueba con la ayuda de Dios”.

Stirling Moss y Denis Jenkinson, Mille Miglia 1955

Stirling Moss y Denis Jenkinson, Mille Miglia 1955

Moss era uno de los dos sobrevivientes de las carreras de los primeros años de la década de los 50 del siglo pasado, y por ende se codeó con los grandes campeones del mundo. Abajo, con Juan Manuel Fangio, su gran rival y con quien compartió el equipo Mercedes en 1955.

Stirling Moss y Juan Manuel Fangio a principios de los años 50

Stirling Moss y Juan Manuel Fangio a principios de los años 50

Sir Stirling Moss con el más reciente ganador de la F1, Lewis Hamilton, poco tiempo antes de retirarse de la actividad pública, cuando ya se acercaba a los 90 años. El otro piloto sobreviviente de la época es el alemán Hans Herrmann, de 92 años.

Sir Stirling Moss y Lewis Hamilton

Sir Stirling Moss y Lewis Hamilton

En el peligroso peralte de Monza, que existe pero no se usa, Moss maneja un Maserati modificado para la carrera de los Dos Mundos, a la cual fueron los Indycars. Se retiró con la dirección rota. Fue el primer carro de Gran Premio que usó los símbolos de un patrocinador, una fábrica de helados, en lugar del color del país.

Stirling Moss maneja un Maserati modificado para la carrera de los Dos Mundos

Stirling Moss maneja un Maserati modificado para la carrera de los Dos Mundos en el peralte (que no se usa) de Monza

Moss fue el autor del primer triunfo de un auto con motor central en la F1. Manejó este Cooper Climax en el Gran Premio de Argentina, en 1958.

Stirling Moss, Cooper Climax en el Gran Premio de Argentina, en 1958

Stirling Moss, Cooper Climax en el Gran Premio de Argentina, en 1958

Noticias recomendadas

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.