Murió el 'papá' del Ford Mustang: Lee Iacocca

El empresario estadounidense falleció a los 94 años y se le recuerda por ser el papá del famoso 'Muscle Car' y de salvar de la bancarrota a Chrysler.

Por Redacción Motor

02:56 p.m. 03 de julio del 2019
Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Lee Iacocca, su nombre es una leyenda en la industria automotriz mundial y principalmente en la de Estados Unidos, pues en dos etapas de su carrera como directivo de este ramo dejó huella: como creador a comienzos de la década de 1960 del Ford Mustang, el deportivo más vendido del mundo, y por salvar a Chrysler de la bancarrota en la década de 1980.

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Su comienzo en el mundo de los carros
Lee Iacocca comenzó como ingeniero en 1946 en Ford, luego se llegó al departamento de ventas en 1947 y en 1953 llegó a ser jefe de este departamento en Filadelfia. Tres años después fue nombrado jefe del departamento de ventas y marketing de Washington y allí una campaña que lideró tuvo tanto éxito que llamó la atención de las directivas de Ford, que lo convocaron a su sede de Dearborn.

El 10 de noviembre de 1960 sucedió a Robert S. McNamará como vicepresidente y gerente general de la marca en donde siguió mostrando su talento para vender autos con campañas muy creativas. El 10 de diciembre de 1970 fue confirmado como presidente de Ford.

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

El papá del Mustang
Desde 1957 Lee Iacocca venía pensando en encontrar un deportivo perfecto y a comienzos de los años 60 se dio la oportunidad para hacer realidad su idea.

La marca debía encontrar un reemplazo para el famoso Ford Thunderbird, que competía con el Chevrolet Corvette, y que empezó a aflojar en ventas.

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Así, en 1961 fundó el Comité Fairlane para iniciar la búsqueda del auto que debía reunir las siguientes condiciones: ser ligero, sencillo, barato y con todas las comodidades típicas de un vehículo de clase media, con asientos individuales, acabados de buena calidad y palanca de cambios al piso. Además, debería ser personalizable con diferentes colores y tipos de carrocería, motores, transmisiones y accesorios.

Ford Mustang de 1964

Ford Mustang de 1964

Así, los involucrados partieron de la base mecánica del Ford Falcon, típico carro de clase media, como el chasis y la suspensión, y las combinaron con otras piezas de otros carros de la marca.

Así, sin poner el mejor motor para un deportivo, Lee Iacocca presentó el prototipo de un carro que tenía un aspecto elegante y deportivo a un precio muy asequible.

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Luego comenzó una labor en la que también participó activamente Iacocca, el marketing del Mustang a partir de la promoción de fotos espías del modelo a prueba, que aumentaron el interés del público por conocer el nuevo deportivo. De esta manera se lanzó el Ford Mustang 64 1/2 durante la Salón Mundial de Nueva York el 17 de abril de 1964.

Pero este auto no siempre contó con el apoyo de la junta directiva de Ford. Algunos miembros le pidieron a Iacocca que ofreciera una variante realmente deportiva para que sostuviera la 'buena pinta'. Así Iacocca llamó a Carroll Shelby, expilotor que fabricaba prototipos de carreras y competición denominados Cobras, con el que nació la tercera carrocería, fastback y versiones con mayor potencia. Sobre esta carrocería nació el símbolo Shelby GT350.

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Así, cuando salió al público, el primer Ford Mustang tenía un motor de seis cilindros en línea del Falcon, caja manual de tres velocidades, pesaba 1.167 kilos y el precio de lanzamiento fue de 2.368 dólares de la época. Se habían cumplido las premisas del prpoyecto.

El plan más optimistas de Iacocca era vender 100.000 Mustang el primer año, pero sólo en el primer día en el mercado hubo 22.000 pedidos y en su primer año, las ventas alcanzaron los 417.000 unidades. Un éxito y una historia que arrancó a toda velocidad y aún no se detiene.

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Lee Iacocca, el papá del Ford Mustang

Lee Iacocca permaneció al frente de la dirección de Ford hasta 1978 debido a sus divergencias con Henry Ford II. De allí se marcharía a salvar a Chrysler.


Salvavidas en forma de monovolumen
John Riccardo, el entonces presidente de Chrysler, contrató en 1979 a Iacocca como presidente y director ejecutivo de Chrysler Corporation, empresa que perdía por trimestre un promedio de 160 millones de dólares.

Lee Iacocca, como presidente de Chrysler

Lee Iacocca, como presidente de Chrysler

Iaccoca pagó todas las deudas en menos de cinco años, y le dio la vuelta a la situación de la empresa. Además, puso en marcha una gama de nuevos vehículos, entre los cuales destaca el Dodge Caravan o Plymouth Voyager, el primer monovolumen que salió al mercado en 1983 y que se convertiría en el más vendido en Estados Unidos.

También introdujo los modelos "K", de cuatro cilindros y con un consumo de combustible mucho menor que los autos hasta ese momento, lo cual hizo disparar las ventas a niveles impresionantes. La compañía había solicitado un período de gracia a sus acreedores pero por su éxito les canceló antes de tiempo.

Dodge Caravan

Dodge Caravan

Durante la dirección de Iacocca, la compañía, ya solvente, empezó alianzas con otras grandes compañías como Mitsubishi, AMC, Maserati y Lamborghini

Iacocca se jubiló a finales de 1992 y hasta el día de su fallecimiento, el 2 de julio de 2019  se mantuvo en el comité ejecutivo de Chrysler y muchas veces participó en planes comerciales de la marca. 

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.