1981: Colombia estaba en la olla

En medio de un crecimiento del 2,5% anual y una devaluación monstruosa de la moneda, la venta de carros fue muy positiva, con 68.365 unidades.

revista motor

03:38 p. m. 16 de noviembre del 2021
Industria

Industria

1981 fue un año violento en el mundo y en Colombia. Atentaron contra el presidente Reagan, casi matan al papa Juan Pablo II y asesinaron al presidente de Egipto, Anwar el Sadat.

En el país que presidía Julio César Turbay se registraron la toma de Mocoa por parte del ELN, otro rompimiento de relaciones con Cuba por su “proceder hostil” al surtir armas a los insurgentes, Alfonso López se postula como candidato presidencial para las elecciones de 1982, en las cuales fue derrotado por Belisario Betancur, y en un segundo intento el Gobierno conformó una Comisión de Paz presidida por el expresidente Carlos Lleras Restrepo, cuyos resultados solo se concretaron luego de ¡otros ocho presidentes!

Sofasa

Las banalidades como el matrimonio del príncipe Carlos de Inglaterra con Lady Diana Spencer, visto por 2.550 invitados y 750 millones de televidentes, entre quienes estaban muchísimos colombianos, no ocultaron la dura situación de nuestra economía, cuyo crecimiento fue de apenas un 2,5 por ciento y la crisis monetaria era dramática por la devaluación. El salario mínimo estaba en 5.700 pesos mensuales, apenas 18 dólares anuales, y eso que lo habían subido un ¡26,6 por ciento! con respecto a 1980. El primero de enero salió el billete de cinco pesos, que valía lo suficiente para tenerlo impreso.

¿Cómo le iba al sector del automóvil?
No tan mal porque se vendieron 68.365 unidades —cerca de cuatro veces menos que hoy— aprovechando las facilidades de la apertura que venía de atrás. A pesar de que sus vehículos pagaban un arancel del 110 por ciento, los importadores colocaron 32.800 unidades contra 35.558 de la producción nacional repartida entre las tres plantas del momento: Renault era el líder con 15.562 ventas, seguida por Colmotores, en transición de Chrysler a Chevrolet con 12.695, y luego la CCA (Fiat en el momento), con 7.301.

Había una gran inconformidad de las ensambladoras por la permisividad del gobierno con las importaciones, no tanto de autos, sino de camperos supuestamente para tareas agrícolas porque apenas apagan un 40 por ciento de arancel y 20 puntos menos de IVA.

También empieza un gran movimiento para organizar las políticas del gobierno con el sector, liderado por Chevrolet en cabeza de su presidente, David Hermann, ya bajo el siguiente gobierno, el de Betancur. Las reglas las dictaban el Ministerio de Desarrollo, la Superintendencia de Industria y Comercio, el Ministerio de Obras Públicas (hoy Transporte), el Incomex y hasta el desaparecido Intra.

Ese salpicón de disposiciones que muchas veces iban incluso en contravía dentro del mismo establecimiento fue el tema de un encuentro de los principales directivos del sector con MOTOR, y sus conclusiones se resumen acá, pero en ese entonces ocuparon varias páginas de la primera revista.

Portada 18 - junio 25 de 1983

Portada 18 - junio 25 de 1983 - Los primeros carros ensamblados en la planta CCA de la marca Mazda.

Cifra
36.39 miles de millones de dólares fue el PIB de Colombia en 1981, contra 66,33 de Venezuela y 21,81 de Ecuador.

Dato
Las ensambladoras reclamaban más protección para sus productos, cuyas ventas se vieron frenadas por los importados, a pesar de la gran diferencia de precios que existía con los autos extranjeros.

Noticias recomendadas

Más noticias

40 preguntas a José Clopatofsky

Con la edición 782 de la revista Motor se celebran 40 años de su aparición. José Clopatofsky, su director, cuenta historias de estas cuatro décadas.

¡Inatajables! El futuro de las motos

La moto seguirá hacia el futuro como una opción de movilidad cada vez más popular en países emergentes, sin dejar de ser fuente de diversión y escape.

El poder del chip

La gestión electrónica es el salto más grande que ha dado la industria automotriz, convirtiéndose en la mano derecha de los conductores.

La epidemia SUV

Los vehículos utilitarios deportivos son producto de la unión entre vida a bordo y seguridad, cualidades perseguidas por la industria desde su inicio.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.