mirada al informal mercado de las motos usadas en Colombia

Parte de estos traspasos no están en registros oficiales, las motos cambian de dueño en transacciones informales y en regiones donde no hay controles.

Redacción Vehículos

04:24 p. m. 11 de junio del 2021
Así van las ventas de motos en Colombia 2021

Así van las ventas de motos en Colombia 2021

‘Se vende Yamaha RX 115 sin papeles, no Soat, no revisión técnico mecánica’. ‘Compró papeles de Honda Tornado’. ‘Se vende moto para usar en finca’. Como estos, se publican a diario miles de mensajes en Facebook y otras redes sociales, para la compra y venta de motocicletas, en los que muchos colombianos encuentran ‘la moto de sus sueños’.

Es imposible verificar el número de negocios que se concretan a través de las redes, pero esos avisos si dan luces sobre el nivel de informalidad que se da en el mundo de las motos usadas, especialmente en las de mediana y baja cilindrada, es decir, de menos de 250 cm3, en los que, por hasta un millón de pesos o menos, es posible comprar una moto ‘cascada’, pero funcional.

Una mirada comparativa a las estadísticas oficiales del Registro Único Nacional de Tránsito, Runt, permite establecer que a pesar de que en Colombia cada año se venden más motos que carros particulares, los traspasos de unos y otros muestran grandes diferencias.

El negocio informal de las motos usadas

El negocio informal de las motos usadas

Por ejemplo, en el 2020 en el que las cifras fueron a la baja por efecto de la pandemia del covid-19, se hicieron 1.077.829 traspasos. De estos, el 40 por ciento fueron para los automóviles con 434.623 y le siguieron las motocicletas con el 31 por ciento, equivalentes a 339.307.

Ese mismo año se matricularon, entre carros, camionetas, motos, buses, camiones y demás vehículos, 717.359. El 72.3 por ciento de las matrículas fueron para motocicletas nuevas, que sumaron 518.529 unidades, que entraron a formar parte del universo de motos que el Runt tiene en sus registros y que hasta diciembre del 2020 sumaban 9.419.374 59.

El negocio informal de las motos usadas

El negocio informal de las motos usadas

Esta cifra obviamente incluye un alto porcentaje de aparatos que solo figuran en papeles, porque como lo hemos dicho en otras oportunidades, ya son chatarra o fueron abandonadas por sus dueños en los patios de tránsito o talleres, ante la imposibilidad de pagar multas, impuestos y costosas reparaciones.

Esta es una de las causas por las cuales la sabia frase popular “sale más caro el caldo que los huevos”, toma su verdadera dimensión. A los dueños de esas motos les sale más barato comprar una moto nueva, así sea pagándola a plazos con el recibo de la energía, que reclamar su moto vieja.

El negocio informal de las motos usadas

El negocio informal de las motos usadas

Medio país sin exigencias ni trámites

No obstante, se quedan con sus documentos de matrícula o licencia de tránsito, que en el mercado se ‘negocian’ por 100.000 o 200.000 pesos, con los que pueda circular otra moto ‘gemela’ sin ningún problema, salvo claro está, teniendo cuidado con los retenes.

Aunque ese tampoco es un gran problema. En 653 municipios, es decir, más de la mitad del territorio nacional, en los que habitan 8,6 millones de personas, no se hace ningún control a las normas de tránsito ni mucho menos a los vehículos, según información del Centro de Monitoreo de Actividades de Transporte (Cemat), revelados por la Superintendencia de Transporte, registrada por esta sección en el año 2018.

Planta de ensamblaje de motocicletas Bajaj en Colombia. La Tebaida, Quindío

Planta de ensamblaje de motocicletas Bajaj en Colombia. La Tebaida, Quindío

Eso significa que un motociclista puede andar por más de medio país sin licencia de conducción, sin licencia de tránsito (tarjeta de propiedad), sin Soat, sin revisión técnico mecánica, sin luces, sin casco, e incluso, con unos tragos entre pecho y espalda y no le va a pasar nada, pues no hay autoridad. Ese medio país es ‘una zona de distensión para la ilegalidad y la informalidad’, a la que van a parar la mayor parte de motos viejas de las ciudades capitales.

Otro fenómeno que se da en esta zona gris de la informalidad en el mercado de las motos, es que estas se ‘heredan’ entre familiares o pasan de un amigo a otro. Según la Encuesta Nacional de Calidad de Vida de 2018 realizada por el Dane, el 89.8 por ciento de los hogares colombianos tenía al menos una moto.

Esto explicaría la razón por la cual muchos traspasos no se registran pues además, hay un ‘ahorro’.

En enero  se matricularon 41.486 motocicletas nuevas.

motocicletas usadas en Colombia, un negocio informal

Veamos: El Soat para motos de menos de 100 cm3 cuesta hoy $369.750; para motos de 100 a 200 cm3: $495.900; y más de 200 cm3: $559.050. La revisión técnico mecánica (RTM, que varía según el modelo), promedio $149.000. El valor de la semaforización en Bogotá $61.000 y el valor del trámite de traspaso $83.500.

No se incluyen los gastos en repuestos que tendría que comprar el nuevo propietario para que la moto quede en óptimas condiciones y pase la revisión técnico mecánica. Con estas cifras, si una persona compra una moto usada matriculada en Bogotá de 125 cm3, debe tener al día el Soat, la RTM y pagar los derechos de semaforización para hacer el traspaso.

En este caso tendría que pagar $789.400. Es decir, para alguien que compre una moto de unos 2 o 2.5 millones, pagar esa suma adicional en trámites seguramente no es muy viable ni posible porque solo para pagar la moto ya estará suficientemente ‘enculebrado’.

Las ventas de motocicletas no dan tregua

ventas de motocicletas 

Y estamos hablando de Bogotá, porque como lo mencionamos arriba, más de la mitad del país no tiene autoridades de tránsito, y menos, organismos para hacer estos trámites.

Por eso en Marketplace de Facebook aparecen motos que venden “solo con carta de propiedad”, quién sabe a nombre de quién o con qué ‘situaciones’ legales detrás.

Lo importante en este mundo informal es tener en qué moverse o trabajar, y si algo pasa, no importa porque no está a nombre de uno y el problema seguro será para otro.

El negocio informal de las motos usadas

El negocio informal de las motos usadas

El negocio de las 'usadas premium'

Que haya informalidad, no significa que este fenómeno se extienda a todas las motos y sus propietarios. Y también en internet hay sitios serios en los cuales se puede comprar una moto usada con todos sus documentos en regla.

Y en el mercado de motocicletas de alta gama o marcas 'premium', las reglas son muy similares a la compra y venta de vehículos usados. Algunos concesionarios como Autogermana, importador de BMW Motorrad hace retomas de motos de su propia marca, previo peritaje, revisión de siniestros y de tradición.

Autogermana tiene un recorrido estipulado por año de 12.000 kilómetros, lo que no implica que no se retoma una moto con mayor kilometraje a este, sino que el valor de retoma es diferente acorde con los criterios de devaluación.

Motos usadas en Colombia

Motos usadas en Colombia

El precio se establece dependiendo del año modelo, el peritaje que se realice y el kilometraje que tenga utilizando un criterio de devaluación porcentual por año que depende del tipo de moto y su comercialización en el mercado.

Por ejemplo, explican, "una moto BMW R 1200 GS deriva su precio de la moto nueva equivalente (R 1250 GS); restamos un 15 por ciento el primer año y un 10 por ciento en los años siguientes; a este resultado le descontamos el valor de los arreglos resultado del peritaje realizado. El resultado de esta operación arroja un valor comercial al cual le aplicamos un porcentaje de utilidad que depende en parte de varios factores como volumen de stock, de la serie, del año modelo, etc., y este resultante es el valor de retoma ofrecido al propietario".

Noticias recomendadas

Más noticias

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.