Prueba del Alce: ¿por qué la siguen fallando?

Varios carros de reciente estreno no han logrado superar esta famosa prueba que revela si el carro puede hacer una maniobra evasiva de forma segura

Giovanni Avendaño

07:47 p.m. 20 de agosto del 2020
Prueba del alce, ¿por qué la siguen fallando?

Prueba del alce, ¿por qué la siguen fallando?

Sólo este año 7 vehículos fallaron la prueba del alce. Carros deportivos como el Mercedes AMG A45 S, el BMW M235i Gran Coupe, el Toyota Supra y otros más terrenales como el Volkswagen Golf, el SEAT Mii eléctrico y la Toyota RAV4 no la superaron o pasaron dificultades para hacerlo.

Pero.¿ qué significa esto? ¿en qué consiste esta prueba? y ¿por qué carros con todas las ayudas tecnológicas del momento la siguen fallando? A continuación intentamos darle explicación a este fenómeno.

Mercedes AMG A45 S en la prueba del alce
Mercedes AMG A45 S en la prueba del alce

¿Qué es la prueba del alce?

Empecemos por el principio. La prueba del alce no hace parte de ningún protocolo de seguridad en las organizaciones que certifican la seguridad de los vehículos pero no por ello es menos importante.

Esta prueba revela qué tan estable se comporta un carro al hacer una maniobra de evasión repentina y su comportamiento ante el cambio brusco de trayectoria. Se evalúa el chasis en todo su conjunto, geometría de la dirección, suspensión y frenado.

Se le denominó prueba del alce después de el periodista Robert Collin, de la revista sueca Teknikens Värld volcara un Mercedes Benz Clase A al intentar evitar un choque contra un alce el 21 de octubre de 1997.

BMW M235i Gran Coupe
KM77
BMW M235i Gran Coupe

¿Cómo se realiza la prueba del alce?

La prueba se realiza en una pista cerrada y seca que simula una calle de doble vía que se recrea mediante conos dispuestos para que el trazado por el cual tiene que circular el carro tenga forma de S.

El automóvil que se va a probar debe llevar la carga máxima e incluir por lo menos un pasajero. El carro se debe acercar al sector de la prueba a una velocidad entre 60 y 80 kilómetros por hora.

Volkswagen Golf, octava generación
Volkswagen Golf 2020 en la prueba del alce

Al llegar a este punto, el piloto debe girar el volante a la izquierda para esquivar el supuesto 'alce' que se atraviesa en la vía e inmediatamente girar a la derecha para devolver el vehículo a la trayectoria original, como si fuera a evitar el tráfico en contravía.

La prueba se repite hasta que el carro derriba los conos o hace un trompo

TOYOTA RAV4
Toyota RAV4 en la prueba del alce

¿Por qué fallan los carros?

Muchas son las razones que involucran fallos en la realización exitosa de esta maniobra evasiva. Desde el estado de las llantas, luego de algunos intentos, hasta el tamaño del vehículo o su centro de gravedad, hasta del nivel de asistencias a la conducción que posea o de su tipo, pues se prueban deportivos de alta cilindrada, los denominados hot hatch, camionetas, sedanes y hasta carros eléctricos.

Además, hay que tener en cuenta un dato primordial: la velocidad a la que se pudo realizar la maniobra y la que no.

Esto quiere decir que según las características antes expuestas hay carros que la pueden hacer a mayor o menor velocidad dentro de ese rango de los 60 a 80kph.

Por ejemplo, el Mercedes AMG A45 S no pudo hacerla a 77 kph, pero sí lo consiguió a 75 kph. En su contra estaban los 415HP y a su favor jugaba la tracción 4x4 y su tamaño.

Prueba del alce, ¿por qué la siguen fallando?

Prueba del alce, ¿por qué la siguen fallando?

En el caso del BMW  M235i Gran Coupe el resultado fue aún más dramático, pues el compacto no pudo superar la prueba del alce si no a una velocidad máxima de 68 kph, lo que lo dejó en esta prueba al mismo nivel del Suzuki Jimny, con la ventaja para este último de no ser un vehículo para la velocidad.

Pero a su rival de patio no le fue mejor. El Mercedes Benz CLA 200 no pudo superar la prueba del alce sino a una velocidad de 66 kph.

Mercedes Benz CLA 200 Shooting Brake
Mercedes Benz CLA 200 en la prueba del alce

El Volkswagen Golf de octava generación presentado el año pasado tampoco le fue muy bien en la prueba del alce, pues este vehículo, sin los pergaminos deportivos de los anteriores carros, no pudo superar los 66 kph.

Y en el caso de las camionetas el comportamiento es aún más impredecible, pues en la primera prueba que se realizó en 2016, la Toyota RAV4 casi se voltea y la marca debió hacer una actualización en su sistema de control de estabilidad para que finalmente la pudiera superar con éxito a 72 kph.

Esto quiere decir que, incluso, en los carros equipados con los mejores sistemas de seguridad, estos últimos no siempre están calibrados para los imprevistos que pueden ocurrir en la vía. De paso, un llamado a no confiarse en la tecnología, pues la atención en la ruta, la precaución y buenos reflejos pueden hacer mucho más que un arsenal de ayudas al volante.

*** Los videos de las pruebas son de la publicación española KM77 y el de la Toyota RAV4 de la revista que dio origen, precisamente, a la prueba del alce: Teknikens Värld.

SEAT Mii
SEAT Mii eléctrico en la prueba del alce

Noticias recomendadas

Más noticias

Probamos el Mercedes A200 Sport Sedán

Llega al país para acompañar a su exitoso par hatchback alemán, del cual copia soluciones de diseño y confort y el tren motor marcado como A200.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.