Kawasaki Z400: Doble personalidad

Probamos esta 'super naked' bicilíndrica de 48 caballos de potencia y 22 millones de pesos.

daniel otero

05:07 p.m. 04 de septiembre del 2019
Kawasaki Z400 05

Kawasaki Z400

Daniel Otero / Redactor Motor.com.co

Derivada de la Ninja 400, no hay que recorrer sino los primeros metros para darse cuenta de que la Kawasaki Z400 está compuesta por curiosos elementos contrastantes que incluso podrían definirse como un carácter bipolar, pues todo depende del ánimo que le imprima su conductor o los límites que impongan las condiciones.

Kawasaki Z400 01

Kawasaki Z400

Suena complejo, pero en realidad es lo contrario. Dejando de lado el siempre subjetivo tema del diseño, sobre el cual solo diremos que más allá de ser puramente Kawasaki Z es bastante variable según el color elegido, comencemos por el principio: la posición de manejo.

El manillar es suficientemente alto para no cansar la espalda o las muñecas, y su anchura requerirá algo más de cuidado en el estrecho tráfico, sin comprometer en mayor medida su maniobrabilidad. Por su parte, los 165 kg que marca en seco en la báscula están muy bien repartidos, y transitar a baja velocidad no requiere esfuerzo.

En contraste, la delgada silla puede que esté a solo 785 mm del piso, lo cual permite que personas de baja estatura apoyen ambos pies sin problema, pero por alguna razón, y al menos en el caso de quien escribe, la parte donde el tanque se une con la silla hace una presión constante e incómoda en una zona del cuerpo a la que no le gusta ese ‘tratamiento’.

Kawasaki Z400 04

Kawasaki Z400

La suavidad, el tacto y el recorrido del embrague hacen que operarlo sea una delicia, y en el desempeño eso se traduce en que tanto subir como bajar los cambios sea una acción rápida y precisa. A su vez, los frenos también detienen a la Z400 sin contratiempos, y asistidos por un ABS poco intrusivo.

Ahora, siendo una Kawasaki de este tipo, no nos sorprende que su motor muestre su mejor cara en la parte alta del tacómetro. En el papel, sus 48 caballos se anuncian a las 10.000 r. p. m. y sus 38 Nm de torque, a las 8.000 r. p. m., lo que en la práctica se vive como una máquina lenta y perezosa que no parece reaccionar sino hasta cuando se superan las 5.000 r. p. m. y el motor despierta con todos sus bríos.

Bien podríamos disculpar ese decepcionante primer sector del tacómetro como un desempeño moderado y justo para cuando se busca un ritmo relajado que contrasta con esa otra mitad que, al explorar sin pena sobre el acelerador, trae a cambio un velocímetro que no tarda en superar con facilidad las tres cifras. O sea, una será la moto para el tráfico en manos de quien la lleve mansamente y otra, una máquina briosa y de alta respuesta si se deja la mano derecha entorchada en el manillar. Cada quien escogerá el mejor momento de la doble personalidad de la Z400, característica que es, a la vez, uno de los atributos que la definen.

Kawasaki Z400 02

Kawasaki Z400

Siempre y cuando no nos encontremos con un asfalto afectado por la lluvia, las llantas se aferran a este con firmeza y le confieren una gran habilidad de cruce para disfrutarla en una carretera con curvas. Eso sí, hacemos la salvedad de que tal vez no será la más cómoda para viajar, especialmente porque las piernas van más recogidas de lo que hubiéramos querido.

Con un precio que la pone arriba entre sus competidoras, como la KTM Duke 390 o la Yamaha MT-03, la Kawasaki Z400 es una interesante propuesta que así como podría ser escuela para novatos o para quienes estén camino a la alta cilindrada, también podrá ser disfrutada por expertos en carretera y usada por cualquiera en ciudad.

Ficha técnica
Motor: 2 cilindros, doble eje de levas
Cilindrada: 399 cm3
Potencia: 48 hp a 10.000 rpm
Torque: 38 Nm a 8.000 rpm
Caja: 6 velocidades
Peso: 165 kg (en seco)

Kawasaki Z400 01

Kawasaki Z400

Noticias recomendadas

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.