Reforma tributaria: más impuestos para vehículos de dos y más ruedas

Estos serían los puntos en los que la Reforma Tributaria afectaría al sector automotor en Colombia y a los propietarios de cualquier tipo de vehículo.

redacción vehículos

04:12 p. m. 23 de abril del 2021
Bogotá. Foto: César Melgarejo / El Tiempo

Bogotá. Foto: César Melgarejo / El Tiempo

No la tiene fácil el Gobierno con su ‘Ley de solidaridad sostenible’ ni los colombianos con esa reforma tributaria. Sobre el papel y antes de que empiece el debate, el Ejecutivo tendrá que esforzarse al máximo para que el Congreso se la apruebe, y si eso ocurre, en el caso particular de los dueños de vehículos de dos, cuatro o más ruedas tendrán que sacar más plata de sus bolsillos para moverlos.

Por ahora, al Gobierno no le cuadran las cuentas pues no tiene mayorías ni en el Senado ni en la Cámara para sacarla adelante. Las críticas contra la reforma son muchas, al punto de que partidos como el Liberal y Cambio Radical se niegan a votarla. Este último, además, pidió retirarla.

Esto, a pesar de que el Ministerio de Hacienda advirtió al Congreso de las graves consecuencias en materia económica y de sostenibilidad fiscal en caso de que no sea aprobada. Y no es solo la inconveniencia que alegan muchos por el mal momento económico que pasan miles de familias, sino por algunas incongruencias que han salido a flote en el texto.

Abrio la primera 'electrolinera'

Abrio la primera 'electrolinera'

En lo que tiene que ver con los vehículos, uno de los artículos contradictorios tiene que ver con los vehículos eléctricos e híbridos. El año pasado el presidente Iván Duque anunció su muy publicitada Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica y Sostenible. En su lanzamiento, e incluso a través de la Ley 1964 de 2019, anunció acciones necesarias e incentivos para “acelerar la transición hacia la movilidad eléctrica”, y puso como meta la incorporación de 600.000 vehículos eléctricos a 2030.

Hoy están libres del impuesto al valor agregado (IVA) y del consumo, mientras que los híbridos pagan un 5 por ciento de IVA y el 8 o 16 por ciento del impuesto al consumo. Con la reforma, estos vehículos pagarían IVA del 19 por ciento como el resto de automóviles y se derogaría la medida que permite importarlos con cero arancel.

Con esta decisión, se incrementa el precio de un vehículo ‘verde’ cerca de un 30 por ciento, lo cual alejaría a los compradores y pondría al país más lejos de las ambiciosas metas que planteó el presidente Duque.

La reforma crea el nuevo impuesto nacional de vehículos al que se le agregaría un componente de cuidado medioambiental. También aumenta la sobretasa a los combustibles. Este impuesto se aplicaría a todo tipo de vehículos, con excepción de las bicicletas, maquinaria agrícola y maquinaria pesada. Las tarifas se aplicarían según el avalúo comercial de acuerdo con los siguientes rangos de precios: de $ 0 a $ 49,4 millones, 1,5 por ciento; de $ 49,4 millones a $ 111,3 millones: 2,5 por ciento; de $ 11,3 millones en adelante, 3,5 por ciento. Las motocicletas con motores de menos de 125 cm no pagarían impuesto.

Por primera vez en la historia de la tributación, los vehículos de servicio público de transporte de carga y pasajeros pagarían este impuesto, con una tasa del 0,5 por ciento. Y los eléctricos e híbridos, el 1 por ciento.

Bogotá

Bogotá

Otro componente que se suma al impuesto es el factor de contaminación, llamado impuesto al carbono a una tasa de 1,5 unidades de valor tributario (UVT), que cambia cada año. Para este el valor de una UVT es de $ 36.308, es decir que el ‘aporte’ sería de unos 54.000 pesos. Esto se pagaría según los valores oficiales de las tablas que expidan los ministerios de Transporte y Ambiente y sería a partir del 1 de enero de 2022.

Un impuesto ya conocido por los colombianos, la sobretasa a los combustibles, también aumentaría con esta reforma tributaria, que en el caso de la gasolina tentativamente sería de $ 940 por galón en los municipios y distritos, de $ 330 en departamentos y de $1.270 por galón en Bogotá.

Un ‘sueño’ que desde hace varios años trasnocha a los mandatarios que han pasado por la alcaldía de Bogotá se cumpliría con esta reforma, que además se les podría cumplir al resto de alcaldes de otras ciudades capitales: los peajes urbanos. Para ello solo tendrían que tener el visto bueno de los concejos municipales.

La reforma tributaria también modificaría el valor de las tarifas de las pólizas del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, al unificar su precio para todas las motocicletas, es decir, que la tarifa sería la misma independientemente de la cilindrada. Actualmente las motos de baja cilindrada, menos de 150 cm3, a pesar de que concentran el mayor número de siniestros cada año, pagan una tarifa más baja por este seguro.

Uno de los sectores más preocupados por el alcance de la ‘Ley de solidaridad sostenible’, con la cual se espera recaudar $26,1 billones, es el del transporte en todas sus modalidades, en particular con lo que pueda pasar con los combustibles, porque los anuncios de nuevos impuestos también los tienen echando números.

Y no solo los transportadores hacen cuentas. El Gobierno busca, por su lado, cuadrar las cuentas en el Congreso, y allí también partidos, senadores y representantes hacen las suyas de cara a las próximas elecciones. En ese escenario, a muchos les asusta la cuenta de cobro en las urnas si dan su voto favorable a la reforma.

Gasolina, foto: iStock

Gasolina, foto: iStock

¿Qué dicen los gremios?
EL TIEMPO habló con representantes de las principales agremiaciones del transporte y de combustibles, y aunque algunos sostienen que la reforma es necesaria, coinciden en que no es el momento para imponer nuevos impuestos cuando sus finanzas están golpeadas por la pandemia del covid-19.

Álvaro Younes, presidente de Fedispetrol, dijo que “sería un error estratégico de la política de reactivación de la economía (...). Tendría un impacto negativo no solo en lo social por el encarecimiento de la canasta familiar y para el resto de sectores productivos del país. La cadena (de impuestos) iría en cada uno de los pasos generando malestar en los transportadores y encarecería el costo de vida. Si se suma el IVA en cada producto, es como impuestos en cascada y no tendría fin.

Alfonso Medrano, presidente de la Asociación Colombiana de Camioneros (ACC), agremiación que apoyó abiertamente la elección del presidente Iván Duque, dijo estar preocupado. Al cierre de esta edición, la ACC y otras asociaciones de transportadores preparaban un comunicado conjunto con varios puntos dirigido al mandatario. En uno de ellos, piden una reunión urgente en la Casa de Nariño para hablar de la reforma.

“Con todo el respeto del señor Presidente, a quien ayudamos elegir los camioneros, porque confiamos en la buena voluntad que nos demostró, nos cumplió pero la pandemia nos tiene descuadrados. No por esto nos puede someter con esta reforma tributaria (...) Le pido el favor respetuosamente al Presidente, nos hemos llevado muy bien, pero creo que va a tocar hacer un alto en el camino para que él reflexione, el Estado no puede venir ahora en plena crisis a sacrificarnos más.

Clarita María García Rúa, directora Ejecutiva de Defencarga, afirmó que la reforma tendrá una gran afectación. Esta semana el equipo de investigaciones de la agremiación analizó y cuantificó el impacto de la reforma. A sus asociados les inquietan varios puntos: peajes urbanos sin que medie concepto vinculante previo del Ministerio de Transporte. Impuesto al carbono (ACPM $ 179 por galón). Sobretasa municipal y departamental al combustible (ACPM $ 301 por galón). Gravamen impuesto nacional de vehículos e impuesto a plásticos de un solo uso.

Jairo Herrera, presidente de Asecarga, dijo que le preocupan muchas cosas, entre ellas el IVA a los vehículos y el precio de los combustibles. “Vemos que la reforma es necesaria por la pandemia, pero el parque automotor está trabajando al 60 por ciento. No es que no estemos de acuerdo, pero hay que revisarla y esta reforma merece una reflexión más profunda. De eso queremos hablar con el presidente Duque”, aseguró.

Alejandro Quiroga es el representante de la Asamblea Nacional del Transporte, que reúne a conductores de carga pesada y liviana y a propietarios de vehículos pequeños de transporte público urbano y departamental, taxis y escolar. Esta semana analizaron el texto de la reforma y, según el directivo, “el consenso general de la asamblea es que se archive, es inviable”.

Explicó que en todas las modalidades de transporte han despedido casi al 50 por ciento de conductores, y el transporte escolar está parado hace un año.

Noticias recomendadas

Más noticias

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.