Dodge Viper RT/10, a subasta el primero producido

Esta unidad no solo es la primera que salió de la línea de producción, sino que su único dueño fue Lee Iacocca.

Por Redacción Motor

04:03 p.m. 14 de enero del 2020
Dodge Viper RT/10 1992 05

Dodge Viper RT/10 1992

Indudablemente Lee Iacocca fue uno de los personajes más influyentes en la historia e industria del automóvil, algo que con seguridad tendrá gran peso cuando este 16 de enero se subaste su Dodge Viper RT/10 de 1992. Además porque no es cualquier Viper, sino el primero que salió de las líneas de producción en 1992.

Dodge Viper RT/10 1992 04

Dodge Viper RT/10 1992

The city that never sleeps is taking a nap.

Publicado por Dacia 1300 New York en Domingo, 12 de abril de 2020

Con apenas 6.220 millas en el odómetro (apenas unos 10.000 km) este Dodge Viper RT/10 hizo parte de la colección de Iacocca hasta su muerte el 2 de julio del año pasado. Y por supuesto que se encuentra en condiciones originales y en un prístino estado como se puede ver en las imágenes.

Galería: Dodge Viper RT/10, el primero producido

No debería extrañar tampoco que apenas tuvo chance Iacocca se pidiera el primer Viper en salir de las líneas de producción, pues está bien registrado que cuando Bob Lutz mostró al público el primer concepto le dijo “fabrica la maldita cosa”. Seguramente ya en ese momento no podía esperar para ponerse a los mandos de ese motor V10 de 8 litros con 400 caballos de potencia.

Junto a un modesto y curioso Chrysler LeBaron Town & Country convertible de 1986 también de Iacocca, este Dodge Viper RT/10 será subastado por la casa Bonhams en Scottsdale, Arizona, y espera que paguen entre 100,000 y 125,000 dólares por él.

Galería: Dodge Viper RT/10, el primero producido

Dodge Viper RT/10 1992 11

Dodge Viper RT/10 1992

Noticias recomendadas

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.