Toyota Supra de Rápido y Furioso se vendió en más de 2.000 millones

El famoso “carro de 10 segundos” fue vendido en una subasta y se convirtió en el Supra más caro de la historia en una venta de este tipo.

daniel otero

10:45 a. m. 21 de junio del 2021
Toyota Supra Rápido y Furioso, Barrett Jackson 01

Toyota Supra Rápido y Furioso, Barrett Jackson

Si es cierto lo que dicen de que todo lo bueno tiene un final, eso explicaría por qué la saga de películas de Rápido y Furioso sigue viva y, más recientemente, por qué uno de los Toyota Supra utilizados en las dos primeras películas se vendió en una subasta de Barrett-Jackson, de paso logrando un nuevo récord.

Como ven por las imágenes, el Toyota Supra de la subasta es el famoso “carro de 10 segundos” que Brian le debe a Toretto en la primera película. En específico, fue una de las unidades utilizadas para las tomas estáticas interiores y exteriores, y no para las escenas de acción, lo cual podría ser una de las razones por las que sobrevivió.

Al ser una de las unidades para las mencionadas tomas, este Toyota Supra mantiene toda la “decoración” de pintura que se vio en la película y todo el body kit de carrocería que lo hacen llamar la atención donde sea que esté. Tan lobo como icónico. Mecánicamente es bastante normal: lleva el motor 3.0 litros de un solo turbo y transmisión automática de cuatro velocidades.

Esto último no fue ningún impedimento pues la oferta ganadora durante la subasta de este Toyota Supra fue de 550.000 dólares, algo más de 2.000 millones de pesos colombianos. Por referencia, la unidad que se usó en varias escenas de acción, incluyendo la final de la carrera contra el Charger, se vendió en apenas 185.000 dólares.

Toyota Supra Rápido y Furioso, Barrett Jackson 02

Toyota Supra Rápido y Furioso, Barrett Jackson

Noticias recomendadas

Más noticias

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.