¿Por qué se tuercen los discos de los frenos?

El uso constante y los bruscos cambios de temperatura durante este comienzan a causar una pérdida de las propiedades originales.

revista motor

05:17 p. m. 22 de septiembre del 2021
Frenos de disco

Frenos de disco

Es frecuente recibir la consulta sobre vibraciones en el pedal del freno y es usual la respuesta: discos torcidos o “alabeados”, cuando no se trata del funcionamiento ocasional del ABS, caso en el cual son normales. ¿Por qué aparece el problema de un momento para otro?, ¿por qué no sucede en todos los carros similares?, ¿es peligroso, se puede corregir?

En una operación normal los discos sufren constantes y bruscos cambios de temperatura cuando las pastillas los rozan y oprimen para frenar. Se calientan, a veces hasta el rojo, y luego enfrían apenas cesa la aplicación. Ahí pueden subir hasta unos 800 grados centígrados, pero lo usual es que estén entre 200 y 300 grados en el uso de calle.

Si los materiales no son los especificados, en general se trata de hierro colado con un 4 por ciento de carbono entre los principales ingredientes, cuando se producen estas dilataciones y contracciones bruscas, por ejemplo, si salpica agua fría de un charco, sucede que no vuelven a su forma original porque perdieron propiedades con el uso o no son de la calidad necesaria.

Frenos de disco

Frenos de disco

Si la temperatura tope es muy alta, caso de carretera de montaña con una aplicación excesiva, el calor se transmite al líquido, que puede hervir y en ese momento, cuando se pisa el pedal, lo que sucede es que se comprimen las burbujas de aire que se forman y el carro no desacelera sin bombear el sistema para evacuarlas.

Hay correctivos. El primero es el manejo racional de los frenos, y si llegan a temperaturas extremas, enfriarlos, para lo cual lo mejor es seguir andando a menor velocidad de manera que el aire circule por sus conductos y transporte el calor gradualmente. Si para, todo ese calor se pasa de inmediato al líquido y cuando vaya a arrancar es seguro que el pedal vaya al piso. Si hay sospechas de alta temperatura y opta por detenerse, que de todas maneras es una buena medida de seguridad, es obligatorio revisar la condición del pedal antes de retomar el camino.

Andar con los discos torcidos es peligroso porque esas vibraciones se transmiten a muchos órganos de la suspensión y la dirección, y también porque el disco deformado aleja las pastillas cada vez que pasa la cara protuberante y al frenar el recorrido del pedal se alarga para recuperar esa distancia.

Los discos son rectificables, pero en una máquina especial que trabaja las dos caras al mismo tiempo. Antes debe observar que la pulida no los deje por debajo del ancho mínimo que dice el manual o a veces viene marcado en la fundición. Nunca trate de hacerlo en torno.

Noticias recomendadas

Más noticias

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.