Aquada, un carro anfibio que sí se vende

Es el auto soñado por muchos, pues reúne en un solo chasís la capacidad de moverse por tierra y mar con todo el decoro posible. Original.

Por Redacción Motor

12:24 p.m. 29 de abril del 2016
01 aq

Gibbs Aquada vende 20 unidades de su auto-anfibio. Colección.

Por décadas ha existido el sueño de conducir el carro volador, o uno que maneje solo, e incluso uno que funcione en tierra y mar. Es así como el Amphicar tuvo sus inicios en los años 60, pero solo hasta 2003 Gibbs, manteniendo esa fantasía a flote, presentó el anfibio Aquada.

El Aquada es una especie de Miata marino. Un pequeño convertible de 175 caballos de potencia, motor V6 y transmisión de origen Rover. Sin embargo, su principal característica es obviamente la facilidad que tiene para moverse sin problema entre mar y tierra.

02 aq

Gibbs Aquada vende 20 unidades de su auto-anfibio. Colección.

The city that never sleeps is taking a nap.

Publicado por Dacia 1300 New York en Domingo, 12 de abril de 2020

Pero el éxito del Aquada no fue el que esperaba su fabricante Gibbs, y ahora la empresa puso a la venta las 20 unidades que le quedaron de su producción, pero ahora como piezas de colección. El precio: 250 mil dólares.

03 aq

Gibbs Aquada vende 20 unidades de su auto-anfibio. Colección.

De acuerdo con el presidente de Gibbs, Neil Jenkins, el precio de 250.000 sólo es “una fracción de su valor real”, ya que considera el auto como una pieza rara, y todos serán vendidos como vehículos de colección.

04 aq

Gibbs Aquada vende 20 unidades de su auto-anfibio. Colección.

Además del vehículo, la compra incluye una garantía completa, con respaldo de piezas y mantenimiento por los próximos 20 años, según el fabricante. Una vez pagado el importe, el pedido se recoge personalmente en la sede de Gibbs en Inglaterra.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.