chevrolet Corvette C8, una ‘nueva era’

La octava generación del superdeportivo de GM integra por primera vez en sus 67 años de existencia un motor central.

revista motor

03:50 p.m. 06 de agosto del 2019
02 Chevrolet Corvette Stingray C8 2020

Su motor de ubicación central supone todo un cambio radical para el icónico deportivo estadounidense.

El motor central del nuevo Corvette está amarrado a una transmisión de ocho marchas con opción de conducción manual, embrague de doble acción y sistema de impulsión trasera. Fue tasado en 60.000 dólares (más de 180 millones de pesos), cifra que se duplicaría de llegar a nuestro mercado.

Era de esperarse y necesario que, algún día, GM optara por un motor central para el Corvette –su real modelo de competencia– y les echara mano, por fin, a los conceptuales Cerv I de 1960, Cerv II de 1964 y Cerv III de 1990, desarrollados con máquinas de ubicación concéntrica por la unidad de negocios Chevrolet Experimental Research Vehicles para su incorporación posterior en vehículos de alto rendimiento.

¿Por qué no trascendieron esos primeros borradores? “Por problemas que incluían dificultades con el enfriamiento del motor, espacio limitado para pasajeros y equipaje, exceso de ruido y la complejidad para producir una variante convertible”, reconoció la misma compañía, que 59 años después de su ensayo inicial y a 67 de la fabricación del Corvette C1, logró atornillar el propulsor por delante del eje trasero y con la caja y la transmisión en una sola unidad.

En fotos: Chevrolet Corvette C8

05 Chevrolet Corvette Stingray C8 2020

El nuevo modelo se llama Corvette Stingray. Usa un motor V8 atmosférico de 6.2 litros que desarrolla 495 caballos de potencia y 637 Nm de torque, derivado del LT1 que impulsó el C7 Stingray, pero que ahora la fábrica denomina LT2, debido a los cambios de diseño requeridos para la ubicación central y el aumento de la potencia.

El Corvette Stingray 2020 es otra cosa respecto a su antecesor inmediato y, por supuesto, al C1 de 1953, origen de la saga y el único fabricado con motor de seis cilindros en línea (los demás incorporan máquinas V8): es el primer Corvette que no se mueve con caja manual, sino con transmisión Tremec ‘secuencial’ de ocho cambios; el primero con suspensión inteligente que se adapta a las condiciones del camino en menos de 15 milisegundos y el único con 12 modos de conducción e ‘infinidad’ de variantes de personalización.


Naturalmente, el paso del viento se favoreció con este nuevo diseño, pues los responsables recurrieron a detalles como las generosas ventilas laterales y otras más pequeñas camufladas en la zona trasera, e incluso por la ubicación del panorámico a la altura del eje delantero. Todo esto ayudó a mejorar la carga aerodinámica respecto al modelo anterior.

El nuevo Corvette Stingray fue pensado también para el uso diario, y es la tecnología la encargada de ayudar con ese propósito, específicamente el sistema de elevación frontal de la carrocería, que la levanta dos pulgadas en menos de tres segundos y a baja velocidad para sobrepasar reductores de velocidad en la ciudad o enfrentar vías muy inclinadas.

10 Chevrolet Corvette Stingray C8 2020

El Corvette C8 usa una nueva generación de amortiguadores Magnetic Ride cuya dureza es controlada en tiempo real. Además ofrece seis modos de conducción: Weather, Tour, Sport, Track, MyMode (configuración individual) y Z Mode (el más deportivo).

Este movimiento lo puede realizar autónomamente si el conductor tiene conectado el GPS y el vehículo ‘lee’ a través de este la vía por donde transita. Una vez sobrepasada, la guarda en una memoria con capacidad de almacenamiento de más de 1.000 locaciones habituales para maniobrar sin riesgo de daños por calles y avenidas. ¡Apenas para Bogotá!

Camina con un motor V8 LT2 de 6,2 litros atornillado en la zona inferior del chasís central, con una eficiencia de 495 caballos de potencia y 637 Nm de torque, el más contundente de los Corvette de serie fabricados hasta ahora. De hecho, su antecesor logra 460 caballos y 630 Nm utilizando una máquina similar, pero ubicada adelante y unida a una transmisión manual de siete velocidades o ‘secuencial’ de ocho.

Con la develación de su primer Corvette con motor central, GM parece iniciar un nuevo ciclo para este icónico de la marca, el cual prendió motores en 1953 bajo el título de ‘primer deportivo de Chevrolet’. Aquel modelo, marcado como C1, tuvo hasta 1962 la suspensión trasera basada en un eje rígido y una carrocería pequeña, animado por un motor de seis cilindros, de 3,9 litros y dos potencias: 150 y 155 caballos (1953-1955). Demasiado discretas para un ‘deportivo’ que de todas maneras estaba en el tamaño ‘americano’ y era pesado, aunque la carrocería fuese en fibra de vidrio.

En fotos: Chevrolet Corvette C8

04 Chevrolet Corvette Stingray C8 2020

El Corvette tuvo varios prototipos de motor central a lo largo de las décadas, y algunos de ellos casi llegan a producción, sin embargo el fabricante nunca se atrevió a lanzarlo al mercado.

A medida que iba evolucionando, el C1 fue adquiriendo más y más vitaminas, esta vez con motores V8 de 4,3, 4,8 y, en 1962, de 5,4 litros de desplazamiento, y potencias que fluctuaron entre los 195 y los 360 caballos. Durante ese tiempo fueron retocadas también sus carrocerías, como la del roadster de 1958, una de las más apetecidas por los coleccionistas.

Vea también: Chevrolet Corvette con el mayor poder de sonido

Apetecido también es el Corvette Stingray (algo así como ‘raya de espinas’) de 1963, cuya particularidad es su panorámico trasero dividido ‘Split Window’, tan retro como novedoso en su momento y que luego fue de una sola pieza a partir de 1964. Impactó el aspecto futurista del armazón con las linternas abatibles, con el cual se vendió hasta 1967 marcado como C2 y potencias que arrancaron en 360 o 375 caballos, gracias a su máquina de 5,3 litros. Hubo una exclusiva serie de 560 unidades cuando le integraron el motor Big Block de 7,0 litros, en 1965.

El C2 tuvo ya frenos de disco en las cuatro ruedas, suspensión trasera independiente y retoques estéticos, los cuales evolucionaron hasta llegar a la línea ‘tiburón’, con la cual funcionó hasta 1982 bajo la denominación C3. A partir del siguiente año y hasta 1996, corrió el C4 con un motor V8 de 5.773 cm3 y 16 válvulas, caja automática de cuatro o manual de seis marchas y una potencia más aterrizada al uso masivo: 250 caballos.

07 Chevrolet Corvette Stingray C8 2020

Posiblemente esa configuración de base tenga versiones más potentes. Por ejemplo un ‘pack performance’ opcional lo llevará a bajar de los 3 segundos en el sprint de 0 a 100 km/h.

Esta versión fue reemplazada por un modelo que delata ya las líneas que conocemos hoy, el cual terminó en el 2004 convenciendo con sus 350 caballos bajo el capó y un acertado salto estético y de ingeniería que fue destacado por los especialistas de la época. Igual sucedió con el C6, que corrió con éxito Las 24 Horas de Le Mans y desembocó en el modelo de competición ZR1 de 638 caballos de potencia.

Finalmente está el C7, el último de la familia Corvette con motor frontal (LT1 V8 de 6,2 litros y 460 caballos de potencia). Fue armado, al igual que este, con partes en fibra de carbono, aluminio y plásticos, que en el modelo que nos ocupa contribuyen a impulsarlo hasta los 100 kilómetros por hora en menos de tres segundos.

En fotos: Chevrolet Corvette C8

06 Chevrolet Corvette Stingray C8 2020

La máquina trabaja en asocio con una caja Tremec automática de doble embrague y ocho velocidades, con un diferencial autoblocante controlado electrónicamente.

Ficha técnica

Motor: V8 LT2 de 6,2 litros
Potencia: 495 caballos
Torque: 637 Nm
Caja: 8 marchas Tremec
Impulsión: trasera
Aceleración: 2,8 segundos de 0 a 100 km/h

Claves del Corvette C8:
-El techo se retrae automáticamente y queda plegado en un pequeño depósito ubicado detrás del motor, que a su vez sirve como baúl cuando se viaja con la cabina cerrada.
-Pesa 1.530 kilos, lo cual se traduce en un reparto de apenas tres kilos por cada caballo y explica que pueda llegar hasta los 160 kilómetros por hora en 8,3 segundos.
-La nueva ubicación del tren mecánico mejoró la visual desde la cabina y, de paso, permitió adecuar un maletero de 357 litros de capacidad bajo el capó delantero.
-Los rines de aleación ultralivianos calzan llantas de 19 pulgadas adelante y 20 pulgadas atrás y se impulsan desde el eje trasero hasta una velocidad tope de 305 kilómetros por hora.
-Es más compacto: las medidas del Corvette Stingray 2020 son de 4.280 milímetros de largo, 1.780 de ancho y 1.235 de alto, todas inferiores a las del modelo actual.
-El alerón más grande es propio de la versión Z51, que incluye llantas PS4 de Michelin, suspensión marcadamente deportiva y discos de freno superiores, entre otros accesorios.
-Las manijas de las puertas lucen ocultas bajo las pestañas de las entradas de aire laterales con el fin de permitir un buen flujo del aire y ayudar con la carga aerodinámica.

08 Chevrolet Corvette Stingray C8 2020

El diseño interior lleva un par de pantallas digitales para el conjunto de instrumentos y el sistema de información y entretenimiento. La disposición es envolvente y centrada en el conductor.

Datos del Corvette C8

Dos versiones de equipamiento están programadas para el Corvette Stingray 2020, bautizadas LT1 y LT2 (además del equipamiento especial Z51), con accesorios exteriores e interiores personalizables, pero animadas con un idéntico motor y ayudas para la conducción.

Verdadero centro de mando
El piloto tiene todo a la mano gracias a la ergonomía con que fue diseñada la cabina, en especial la pantalla de infoentretenimiento girada hacia su silla y equipada con navegador 3D, sistema wifi 4G, Bluetooth inalámbrico o la instalación de sonido con 14 parlantes Bose. Naturalmente, estas operaciones pueden realizarse desde el timón equipado con levas de cambios o a través de la botonería digital incrustada en el tablero y la consola central.

Tres estilos de silla contempla el interior de este Corvette, de acuerdo con el equipamiento: GT1 diseñada para largas distancias, GT2 hecha de fibra de carbono y cuero napa, y Competition Sport, propias del Z51.

En fotos: Chevrolet Corvette C8

No pierde la fibra
Todos han sido fabricados con carrocerías de fibra de polietileno, que, en un principio, se ‘rajaban’ y obligaban a costosas reparaciones y cuya fabricación demoraba mucho más que la de un armazón normal. El Corvette Stingray 2020, como su predecesor, también incluye ese material, pero acoplado a otros igualmente fuertes y livianos: aluminio y fibra de carbono, los cuales le permiten tener una gran relación peso/potencia y mantener la tradición de su estructura externa.

El Corvette Stingray 2020 incluye un instructor digital que reproduce cómo fue el comportamiento del piloto a través de una pantalla de alta definición, en temas como la velocidad de aceleración, el frenado, la elección de los cambios y el sonido del motor, todo con el fin de ayudarlo a encontrar su propio estilo de conducción.

Corvette C8

Corvette C8

Noticias recomendadas

Más noticias

Chevrolet despedirá a sus automóviles

Vehículos como el Spark, Sonic y Malibú serían descontinuados en favor de SUV y modelos eléctricos. Para Colombia el representante asegura que seguirán más allá de 2021,

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.