Hilux GRS, el racing todoterreno

Esta pick-up de Toyota llega de Argentina en una edición limitada de 50 ejemplares numerados y certificados. Cuesta 186’200.000 pesos.

Revista Motor

03:59 p.m. 19 de febrero del 2019
Toyota Hilux GRS

Toyota Hilux GRS

Pinta más agresiva, interior de lujo y plataforma diseñada por la unidad deportiva Gazoo Racing de la casa japonesa son sus atributos más destacados.

Si aún tiene dudas sobre la creciente tendencia de las pick-ups de posicionarse como vehículos de trabajo con un alto grado de sofisticación, he aquí otro botón para esa muestra. Fue presentado como una “edición especial para los apasionados de la marca” y equipado con detalles que destacan deportividad exterior y lujo interior, dentro de una edición limitada que contará con pocas unidades para nuestro país.

Toyota Hilux GRS

.

Lleva por nombre GRS, una de las tres categorías de la unidad Toyota Gazoo Racing que arrancó su vida prestando sus servicios a la casa japonesa y que en el 2015 fue adquirida en su totalidad con el objetivo de liderar las competencias profesionales en donde hace presencia, como los mundiales de Rally y de Resistencia, la copa Nascar, el TC 2000 argentino o el Rally Dakar.

La Toyota Hilux GRS fue modificada en su aspecto exterior y en su confort interior respecto al modelo de marras, con el fin de otorgarles a los usuarios una experiencia de conducción diferente. De ahí su pinta radical, que incluye el logotipo de Gazoo Racing extendido a lado y lado de la carrocería y de ahí también la oferta de colores, que se reduce a blanco, rojo y negro, los tres tonos que caracterizan la submarca de Toyota.

No hay rincón de la pick-up Hilux GRS que copie cualquiera de las versiones que ruedan con equipamientos básicos o de lujo y motores diésel o de gasolina. Desde la parrilla o las unidades de luz delanteras hasta los rines o los estribos laterales pretenden marcar diferencia y le dan un toque exclusivo, como se lo da la suspensión deportiva con amortiguadores monotubo, cuyo comportamiento en pavimento resulta menos ‘brincón’ y, consecuentemente, más confortable que el de sus hermanas.

Toyota Hilux GRS

.

Esto no significa que se hayan sacrificado las ventajas todoterreno características de esta camioneta o mermado su capacidad de carga. De hecho, la suspensión trasera reposa sobre el mismo eje rígido e idénticas ballestas que su par de trabajo, y detalles como el tamaño de los rines o el motor turbo diésel de 2,8 litros con caja automática ‘secuencial’ de seis velocidades son fieles a la instalación del modelo de lujo.

De no ser así, no lograría mejores ángulos de entrada y de salida (31 y 26 grados vs. 30 y 21) y no retendría su capacidad de carga de 835 kilos y de remolque de 2.000 kilos (con freno) y 750 (sin freno), o la altura sobre el piso de 286 milímetros.

Toyota Hilux GRS

.

Todo esto es lo que mejor identifica a Toyota Hilux, que tuvo como punto de partida las camionetas G1 de 1935 y Toyopet SB de 1947, de carrocerías cortas y baja capacidad de carga, las cuales fueron evolucionando hasta desembocar en el nombre Hilux (1968), referido a su comodidad y los acabados ‘lujosos’ respecto a los de sus predecesoras.

De esa fecha en adelante, Hilux ha ido creciendo en prestaciones y tamaño, en parte por las exigencias de los mercados más maduros (incluido el de Estados Unidos), en parte por países como el nuestro, que ven en este tipo de vehículos una herramienta ideal de transporte y de trabajo.

Toyota Hilux GRS

.

Lo anterior explica por qué la marca confió la fabricación de la Hilux ‘latinoamericana’ a su planta ubicada en Zárate (Argentina), incluida la de esta versión, la cual cuenta con el aval directo de Gazoo Racing, de donde provienen los accesorios originales para armar las 1.500 piezas –numeradas y certificadas– que rodarán en los países de este lado del mundo.

Naturalmente, tanta exclusividad tiene su precio: la versión GRS excede en más de 30 millones de pesos a la Hilux equipada con asientos de cuero y el motor nombrado atrás, una diferencia que se explica en accesorios como las luces ledes, el ingreso y el encendido sin intervención de la llave, la barra antivuelco, la instalación original de infoentretenimiento con Android Auto y Apple CarPlay, los acabados del tablero, los tapizados con costuras a la vista y el logotipo GRS incrustado en diferentes zonas de la cabina.

Toyota Hilux GRS

.

Como toda Hilux, incluye sistema de impulsión part time con selector 4x2 y 4x4 a través de un interruptor eléctrico y, en seguridad activa, ajuste de faros automático, luces exploradoras halógenas y frenos ABS con distribución de frenado EBD y BA. También, sistema de tracción VSC + HAC + TSC programado para bloquear las ruedas que no se adhieren al piso sobre caminos fangosos.

Como lo registramos en estas páginas a propósito del lanzamiento, en el 2016, de la Hilux actual, esta carrocería fue montada sobre un esqueleto rediseñado completamente, que nació luego de que la marca realizara una encuesta en 110 de los 172 países en donde hace presencia para indagar las necesidades de sus usuarios y las recomendaciones para un futuro modelo.

Toyota Hilux GRS

.

El trabajo de campo desembocó en esta pinta (más estilizada que la de su antecesora) y dimensiones más generosas (5.335 milímetros de largo, 1.815 de ancho y 1.815 de altura), con un platón de 1.525 milímetros de largo x 1.540 de ancho x 480 de alto.

Así las cosas, y a pesar de su vocación deportiva, la Toyota Hilux GRS no tiene nada que envidiarles a sus hermanas armadas para trabajar. Todo lo contrario. Lo suyo es mostrarse con un nuevo aire –más juvenil y peculiar– y, de paso, dar a conocer la unidad Gazoo Racing como lo está haciendo el Yaris GRS en otras latitudes.

Toyota Hilux GRS

.

Claves de la nueva Hilux GRS

Las luces delanteras son de tecnología led e incluyen iluminación DRL diurna, mientras que las exploradoras, enmarcadas en boceles rojos, son halógenas.

- La parrilla trapezoidal, completamente negra, deja de lado el logotipo de la marca y luce el nombre ‘Toyota’ de gran tamaño, fabricado en aluminio.

- Los rines de aluminio, de diseño exclusivo, son de 17 pulgadas y calzan llantas 265/65 que resguardan los frenos de disco ventilado adelante y campana atrás.

- Los estribos tubulares de color negro con inserciones en aluminio también son propios de la versión GRS y hacen juego con los espejos del mismo tono.

- La carrocería reposa sobre un reborde de plástico, evidente en los guardabarros, que le da un aspecto más ‘agresivo’ al tiempo que la resguarda de lodos y piedras.

- La barra antivuelco también es propia del modelo GRS e incluye la palabra Hilux a lado y lado. Fue armada sobre los bordes laterales del platón con protector.

Toyota Hilux GRS

.

Interior diferente

La cabina de la Hilux GRS se destaca por los detalles rojos en el tablero y en las costuras del timón y los asientos, además del logotipo GRS presente en el botón de encendido, la consola central, los reposacabezas delanteros y las alfombras. El centro de mando diseñado en blanco y rojo también es propio de este modelo, como la cifra ubicada al lado de la barra de cambios, que revela el número exclusivo de fabricación del vehículo.

Toyota Hilux GRS

.

DATOS

Siete airbags fueron instalados en el interior de la cabina, al igual que dos anclajes Isofix para sillas infantiles y cinco cinturones de seguridad de tres puntos.

En el 2018, el segmento de las pick-ups tuvo una variación positiva del 0,9 % respecto al 2017 (15.457 vs. 12.240) y ocupó el segundo lugar en crecimiento de vehículos particulares después de las SUV (1,5 %).

Toyota Hilux GRS

.

Ficha técnica
Motor: 2.755 Turbo e intercooler
Potencia: 174 Caballos a 3.400 Rpm
Torque: 450 Nm a 1.600-2.400 Rpm
Caja: 6 marchas automática
Impulsión: 4x4

Noticias recomendadas

Más noticias

Imágenes únicas de Dos pioneros

En este espacio publicamos fotografías curiosas de vehículos de todo tipo en Colombia que encuentren o posean los lectores.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.