Prueba: KTM 890 Adventure, aventura mejorada

Partiendo de la todavía joven 790 Adventure, esta actualización hace sobresalir aún más a lo que de por sí ya era una excelente moto.

daniel otero

04:50 p. m. 28 de julio del 2021
KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero 01

KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero

Daniel Otero / Redactor Motor.com.co

Cuando hace prácticamente dos años exactos se lanzó la KTM 790 Adventure en Colombia la idea de poder llevar con algo de dignidad una moto de estas dimensiones fuera del asfalto dadas mis casi nulas capacidades en estos terrenos parecía algo remoto. Una idea que se despejó tan rápido como la primera de varias caídas que fueron levantando la confianza y, aunque poco, la experiencia.

Galería: KTM 890 Adventure

Debidamente guiado a lo largo de una ruta muy conocida por quienes el off-road en dos ruedas es casi un estilo de vida, el bajo centro de gravedad de la 790, en razón de la ubicación del tanque de gasolina que le da esa “barriga” abajo, daba la sensación de que gran parte del peso desaparecía. Esto, por supuesto, se traducía en una maniobrabilidad difícilmente conseguida por otras trocheras que, de paso, causan más estrago sobre la báscula.

KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero 04

KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero

Tan lejos de salir convertido en un experto (para lo que se requerirán miles de kilómetros más) como de la ‘meta’ de la ruta, al menos la experiencia fue valiosa no solo en lo personal sino para darme cuenta de que una moto que será fácilmente aprovechada y disfrutada por los más expertos también puede ser una gran escuela para quienes apenas damos tumbos en la trocha.

Mostrando pocos cambios en la parte ciclo e instalando el nuevo motor bicilíndrico de mayor desplazamiento (889 cm3) en razón de los pistones más grandes pero igualmente más ligeros (alteraciones hechas, además, para cumplir con la normativa Euro 5), la KTM 890 Adventure es más una actualización de la 790 Adventure que una nueva moto.

Galería: KTM 890 Adventure

Por esto mismo cosas como la posición de manejo erguida, la silla a 830 mm del piso (en su configuración más baja) que a mis 1.73 metros de altura deja apoyar casi la mitad de ambos pies, la pantalla TFT para el cuadro de instrumentos (que también despliega la información de los modos de manejo y niveles de intervención de la larga lista de asistencias electrónicas) y hasta la misma suspensión que requiere esfuerzo para intimidarla, siguen siendo observaciones válidas para la 890 ADV. En otras palabras, al igual que la 790 y con el piloto correcto a sus mandos no tendría por qué dejar de llegar a donde otras sí.

Con eso en mente y esta vez sin guía para alejarme con confianza de las vías principales, decido dejar de lado los kilómetros de off-road en favor de una ruta más descansada y tranquila que permitiera aprovechar el mejorado rango bajo y medio del motor que anuncia KTM para la 890 ADV. O bueno, esa era la idea. Primer error: hacerlo un domingo.

KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero 05

KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero

Atestadas por ciclistas, y “ciclistas” (con comillas), con su amplio espectro de interpretación del comportamiento en la vía, en prácticamente ninguno de los casi 200 km recorridos en carretera dejamos de tener que preocuparnos por alguna de sus reacciones sorpresa. Por fortuna, la 890 Adventure permite tener respuestas igualmente ágiles a la más mínima señal sobre sus controles.

Uno de los objetivos de la nueva motorización era lograr una mejor y más suave respuesta en bajas, ahora con 103 caballos de potencia a 8.000 rpm y 100 Nm de torque a 6.500 rpm, a través de la caja de seis cambios cuyos piñones fueron reforzados junto con el embrague antirrebote de lubricación mejorada. El conjunto de mejoras sobre la 790 hacen que la 890 ahora marque 196 kg (en seco) sobre la báscula.

Galería: KTM 890 Adventure

¿Qué quiere decir esto en el mundo real? Modulen el embrague para que la arrancada sea lo suficientemente suave para que su pasajero no termine con el piso como espaldar y la 890 Adventure es tan llevadera en todo momento, que a excepción del típico calor de los motores de KTM que cocina las piernas en los trancones, es absolutamente dócil y cómoda para un uso diario.

Bajándose de una moto de mayor cilindraje las pérdidas en cuanto a desempeño en aceleraciones y recuperaciones serán palpables, sin llegar al punto de que sean algo que comprometa la reacción o agilidad de la moto. Los sobrepasos siguen siendo más una cuestión de prudencia que de paciencia.

KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero 09

KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero

De la misma forma, en las noches la iluminación de unas exploradoras adicionales podría considerarse más un complemento que una necesidad, a diferencia de un escape que esté, literalmente, más a tono con lo que una moto de estas características supone. Va en gustos, claro. La electrónica es más que suficiente para perdonar errores o ‘deslices’, pero no irresponsabilidades, y si a todo esto se suma un maletero trasero que además le dé algo de seguridad a su pasajero y la pulcra acción del Quickshifter+ (no hay que accionar el embrague para subir o bajar los cambios) sin importar la velocidad del motor, tendrán una compañera casi ideal.

Las razones para el casi, además de su precio de 65 millones de pesos (70 millones para la versión R), que con todo y que la hacen asequible para su segmento la siguen relegando a un público reducido, yacen en lo que podrían considerarse nimiedades.

KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero 06

KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero

Galería: KTM 890 Adventure

Si son más Cameron Díaz que Jennifer López la silla los hará pedir más detenciones en salidas de fin de semana y aún más en viajes medios y largos; en uso constante en tráfico lento de ciudad sus piernas afanarán un respiro; el diseño, de amores y odios, alejará a quienes prefieran alternativas más convencionales, y los otros lo harán tal vez por los temas de confiabilidad registrados en la 790 Adventure.

Independientemente de estas razones, lo cierto que si la KTM 790 Adventure ya era un paquete más que convincente por sus sobresalientes capacidades ruteras y off-road, que encima de todo dan la mano a novatos y divierten a expertos, la 890 Adventure solo mejora lo que en primera instancia eran más flaquezas que puntos que la dejaran en alguna desventaja objetiva frente a su competencia.

KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero 13

KTM 890 Adventure. Foto: Daniel Otero

Noticias recomendadas

Más noticias

Galería: KTM 890 adventure

Partiendo de la todavía joven 790 Adventure, esta actualización hace sobresalir aún más a lo que de por sí ya era una excelente moto.

KTM 250 Adventure, Aventura para todos

Es la escala perfecta para una moto que se adapte al día a día de la ciudad y dé la posibilidad de explorar terrenos agrestes con total versatilidad.

KTM presenta su monoplaza para la GT2

Se trata del nuevo X-Bow GTX que la famosa marca de motos, y ahora de carros, presentará para esta categoría y que cuenta con un motor Audi de 600HP.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.