Zhidou D2S, probamos este "estuche eléctrico"

Por 50 millones de pesos Auteco Mobility ofrece este cuadriciclo biplaza con 150 km de autonomía, vocación totalmente urbana e ínfulas de automóvil.

revista motor

11:59 a. m. 10 de marzo del 2021
Zhidou D2S

Zhidou D2S

Técnicamente, no es un automóvil, pero en la práctica cumple proporcionalmente las mismas funciones, así esté clasificado como cuadriciclo.

La legislación colombiana define un cuadriciclo como un vehículo autopropulsado, de cuatro ruedas, con estabilidad propia, cuya masa en vacío es inferior o igual a 450 kilos, para transporte de personas o de 600 kilos, si puede llevar mercancías dentro del vehículo, y un motor que aporta hasta 15 kilovatios, si es eléctrico. O hasta de 50 cm3 si es térmico, aunque olvida limitar su potencia.

Zhidou D2S

Zhidou D2S

Enmarcado en esa norma, el Zhidou D2S que acaba de presentar Auteco Mobility en el mercado cumple perfectamente con el tope de la clasificación de cuadriciclo, pero ofrece los servicios de un automóvil.

¿Qué tanto lo es? Depende de cómo se le mire y del uso que se le vaya a dar, clasifica perfectamente como carro de dos puestos, cerrado, con cabina totalmente metálica, un baúl capaz de llevar una maleta de tamaño normal y algunas bolsas de mercado. El motor es eléctrico de 15 kilovatios que lo mueve hasta un ritmo de 85 km/h en un rango de distancia de 150 kilómetros.

Se recarga con la red doméstica en 8 horas conectado a 110 o 220 voltios, para lo cual hay que armar un conector en casa (no provisto por el vendedor), que mueve el contador de la residencia, o acudir a las escasas redes públicas.

Lo manejamos con mucha curiosidad. Es pequeño, pero perfectamente habitable y accesible, con puertas reales, vidrios eléctricos, aire acondicionado eficaz, pantalla para avistar las funciones, indicador central del tablero con la obvia información del restante de la batería, velocidad y los bombillos usuales. Es justo en espacio entre sillas, pero suficiente como un estuche hecho a la medida, en el cual no se regaló ni un milímetro, pero tampoco se ahorró.

Zhidou D2S

Zhidou D2S

Para ponerlo en marcha, tiene un botón en la consola central donde se seleccionan las obvias posiciones de reverso y marcha adelante, que se hacen en una directa comunicación con las ruedas delanteras, pues no tiene ni necesita caja de velocidades.

Arranca muy bien, como todo eléctrico, gracias a su torque inmediato de 9,1 kgm y rápidamente consume la velocidad básica del tráfico sin agotar todos sus pulmones, que lo llevan hasta los 85 km/h. La dirección tiene asistencia eléctrica, que es notable por su liviandad y también por la repercusión en la caña del timón de las imperfecciones de la calle y golpes fuertes y molestos cuando se trata de taches y cosas mayores. También vale la pena anotar que los amortiguadores permiten un bamboleo extra en los baches, que se nota más porque es muy liviano (629 kilos en vacío) y muy corto, tiene apenas 1.765 milímetros entre las ruedas.

Zhidou D2S

Zhidou D2S

Estéticamente es un decente compromiso entre la camisa de fuerza que implican unas medidas de la cabina para ofrecer todo ese espacio a los ocupantes y sus bártulos y el paso final del conjunto para que sea reglamentario.

Aunque es de vocación totalmente urbana, puede caminar en el tráfico más rápido y pesado de las ciudades sin que uno se sienta atemorizado y espichado, como puede pasar en el Twizy de Renault, que es mucho más pequeño y angosto y destinado a una o dos personas, pero sentadas longitudinalmente y no una al lado de la otra, como en el de D2S.

Comparar uno de estos cuadriciclos con los carros completos hace sentido para su uso en la ciudad y satisface perfectamente la conciencia ecológica de su dueño al rodar en un aparatico cero emisiones y de ágiles aceleraciones. La respuesta a la gran pregunta de todos los curiosos que se acercaron al carro que estaba exhibido es la que no genera magnetismo: cuesta ¡50 millones de pesos!, valor que, comparado con la oferta del mercado de carros convencionales, es sumamente alto.

Zhidou D2S

Zhidou D2S

Este es el hándicap de todos los eléctricos que pagan el peaje del precio inicial y el kilaje de sus baterías, que no se alcanza a nivelar a pesar de que tienen prácticamente cero impuestos para el cheque inicial. Tiene otros atractivos como bajo impuesto de rodamiento, bajo costo de la energía y no está limitado por el pico y placa.

Completa instrumentación
Salvo por el tamaño y el espacio compacto, el puesto de mando del D2S tiene las mismas funcionalidades y servicios de cualquier auto convencional. No tiene airbags ni ABS en los frenos porque la reglamentación no los exige por su tipología. Un ahorro que no le conviene: el capó no tiene bisagras y se retira completo para hacer cualquier servicio de líquidos, que es lo único que una persona o taller convencional puede hacer.

Dato
Funcionalmente, la cabina totalmente metálica es bien lograda teniendo en cuenta las limitaciones de tamaño general contra la oferta real de espacio interior y de baúl, que requieren una altura proporcionalmente superior a lo esperado. Caben dos personas sin contacto entre las sillas delanteras.

Zhidou D2S

Zhidou D2S

Noticias recomendadas

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.