Toyota pondrá un prototipo muy avanzado en la movilización unipersonal: el carro robot

El FV2 es un 'carro' muy futurista que utilizará el movimiento del cuerpo del piloto y sus gestos para maniobrar, avanzar y frenar y también podrá reconocerlo por voz e imagen y cambiar de color.

Redacción Motor

05:49 a.m. 07 de noviembre del 2013

Imágenes del prototipo FV2 que llevará Toyota al Salón de Tokio 2013

El Salón de Tokio tiene este tipo de cosas. Una idea completamente futurista, novedosa, casi absurda, por lo menos para la la actualidad. En esa línea es en la que está el prototipo FV2 que presentará la marca Toyota en la cita automovilística de Japón,

Este es un vehículo poco convencional. Tiene una configuración en llantas de 1+2+1 donde las laterales son enormes y están a lado y lado de la carrocería y son los pilares para dirigir mientras que la delantera y la trasera son de apoyo, estabilidad y equilibrio. Y eso es lo más normal que tiene este concepto, que de entrada tiene una plataforma con forma de 'diamante'.

El resto del FV2 pertenece más a la ciencia ficción que a la realidad, por lo menos en estos momentos y según la marca, está más emparentado con un robot, que con un carro. Y es que el objetivo principal del FV2 es que el hombre se una, literalmente, a la máquina.

En primer lugar es un 'carro' unipersonal tendría un funcionamiento similar al del Segway, es decir, un motor eléctrico que permite dirigir el movimiento en la medida de la inclinación del cuerpo (cambio de peso-cambio de movimiento). Tal cual. Es decir, el FV2 acelera, frena y gira gracias a los movimientos corporales del conductor, pero va más allá.

A diferencia del Segway, este es un carro que se puede manejar en dos posiciones, sentado o de pie. En la primera forma se puede cerrar sobre el conductor un techo transpatente con el que se configura una cápsula que lo protegerá del exterior. En la segunda, ese techo pivota hacia adelante y termina siendo el panorámico que tendrá el conductor, en el modo más parecido a la conducción de motocicleta.

Y claro, este mismo techo tiene la capacidad para transformarse en esta posición en una pantalla de realidad aumentada con los datos vitales de conducción, interconectividad, entretenimiento y de más.

Además, Toyota entiende la individualidad del desplazamiento también como personalización en el más alto grado tecnológico. Por esta razón, el FV2 tendrá reconocimiento por voz, por imagen y gestos faciales y de manos del que sea su piloto para adaptarse a sus condiciones particulares y obedecer a los deseos e imperativos de quien lo 'conduce'.

El acercamiento entre el humano y la máquina llegará a tal grado que incluso el ambiente y la iluminación interior se modificarán de acuerdo al estado de ánimo del conductor, incluso podrá sugerir destinos o habilitar sistemas de asistencia de conducción para hacer el viaje más seguro.

Y, ya como una idea ya vista, pero no por ello menos innovadora, el FV2 también podrá tener en su carrocería la presentación que desee el dueño, ya está 'envuelto' por una pantalla de alta resolución externa, que se vió en el prototipo Vii FUN, y que permite que su carrocería pueda tener un sinúmero de posibilidades, colores, paisajes, imágenes, e incluso, textos para 'comunicarse' en las calles.

DATO
El FV2 también incorporará la comunicación vehículo a vehículo y vehículo a infraestructura.

Toyota Heart Project se llama a tecnología implantada en el FV2, con la que la firma japonesa pretende crear una relación emocional entre el conductor y el automóvil.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.