Jueves de mecánica: ¿Cómo llegó de frenos?

Antes de salir de viaje todo el mundo toma precauciones y hace revisar su vehículo. Pero pocos lo hacen al regresar después de haberle “dado palo”.

Por Redacción Motor

03:02 p. m. 22 de enero del 2020
Revisión de frenos

Revisión de frenos

La recomendación es rigurosa y repetitiva. Cada vez que se acercan días de puente o largas vacaciones surge el tema de consejos para el viaje y chequeos al vehículo si se va a mover por tierra.

Discos de freno

Discos de freno

The city that never sleeps is taking a nap.

Publicado por Dacia 1300 New York en Domingo, 12 de abril de 2020

Que haga ver los frenos, las luces, las llantas, alinear las suspensiones, revisar los líquidos, tener documentos al día, extintor cargado y, ojalá siempre por encima de todo el equipaje y al alcance de la mano, el botiquín con todos los elementos de primeros auxilios que, además, poco sirven, y todos los detalles pertinentes para la seguridad de la tripulación y sus acompañantes y para repeler las inquisidoras paradas en los retenes de la policía si le toca el turno, son la lista de chequeo básica para la “gran aventura”.

Eso está muy bien, sin embargo, es probable que al regreso del viaje su carro sí haya sufrido las consecuencias del camino o el desgaste acelerado de ciertas partes, pero como no hay urgencias ni precauciones a la vista, no es frecuente que la gente haga una revisión postcamino del carro, que es tan importante como la de la salida.

Lea también: ¿Por qué los carros no gastan líquido de frenos?

¿Cómo llegó de frenos? En el pedal no es posible detectar un desgaste de los frenos y este pudo darse de manera importante si hizo bastante kilometraje en montaña porque los trancones a velocidad moderada de carretera piden más uso del pedal central. Como también sucede cuando logra andar a más velocidad mediando el espacio.

Total, es probable que esté en las últimas de frenos y confiado en que salió con las pastillas y las bandas nuevas, y por ende crea que todo sigue bien a pesar de haberlo gastado más de la cuenta. No siempre uno conoce el comportamiento de esos componentes cuando no son los originales. Hay pastillas que se pueden desaparecer en menos de 5.000 kilómetros.

Líquido de frenos

Líquido de frenos

Por lo tanto, el chequeo postviaje es clave, y para estar seguro del frenado hay que mirar bien el depósito del líquido de frenos. Este debe haber bajado por el desgaste de las pastillas, pero si está cerca de la raya del mínimo quiere decir que estas se acabaron o están ya en el partidor. Nunca complete el líquido, pues este nivel debe bajar a medida que haya uso y es el calibrador para saber el material que queda. La solución es cambiar las pastillas. Con ese nivel suele activarse la alerta en el tablero.

Lea también: ¿Por qué los carros no gastan líquido de frenos?

La carretera de montaña implica un calentamiento adicional de los frenos, y aunque estos no hayan dado señales de debilidad, el líquido ha estado expuesto a este calor que pudo generar burbujas en el sistema y deteriorarlo. Si en algún momento sintió el pedal esponjoso o tuvo que bombear para recuperar el sitio correcto de acción, es porque se recalentó el líquido y debe cambiarse a la mayor brevedad posible.

Recuerde que el momento en el cual más se calientan los frenos es cuando se detiene el carro, porque todo el calor se transmite a los pistones de las mordazas donde está el líquido. Al dejar de girar los discos, no hay aire que los refrigere y puede suceder que se dé un sobrecalentamiento temporal del líquido que castiga sus propiedades, pero uno no lo advierte si la parada ha sido larga y todo el sistema volvió entretanto a la normalidad.

Pastillas de frenos

Pastillas de frenos

Lea también: ¿Por qué los carros no gastan líquido de frenos?

Los rines llenos del polvillo de las pastillas son normales porque el aire que viene de los rotores de los discos sale por los orificios y espacios del rin y arrastra el material que se va gastando. Los frenos se enfrían tomando aire por el disco y lo botan por los rines, no al revés, como se puede pensar. Esta suciedad debe ser igual en ambas ruedas de un eje y no excesiva debido al abuso de los frenos. Su conciencia le dará algún indicio respecto a esto último. Si hay una rueda con depósitos muy fuertes y diferentes al resto, quiere decir que ese freno no devuelve bien y las pastillas se calientan y gastan más de la cuenta, por lo cual al frenar la dirección puede jalar hacia un lado.

Es normal también que con los cambios de temperatura que se dan en esos usos más extremos los frenos chillen al aplicarlos. Mientras no sea un roce metal-metal, que indica que las pastillas están ‘en zunchos’, los chillidos y las quejas son producto de la vibración de las pastas en una alta frecuencia, que se oye de esa manera, y es posible que desaparezcan en el trato diario de ciudad. Si no observó deterioro en la parada, deje eso quieto y no crea en cuentos, ni en el camino cuando aparecen mecánicos al borde de la carretera que le dramatizan o le ‘fabrican’ una falla echándoles agua o aceite a los discos calientes para atortolarlo con el humo, ni tampoco en el taller con la historia de que el viaje le cristalizó los frenos.

Sistema de frenos

Sistema de frenos

A la par con este chequeo, es también clave medir el aceite, pues es normal que en los ascensos el motor lo haya gastado y deba completarlo. El nivel del agua necesita una mirada, pero si hay problemas en este sistema de refrigeración es probable que haya vuelto en grúa o que tenga señales de alarma en el termómetro.

Lea también: ¿Por qué los carros no gastan líquido de frenos?

Finalmente, las llantas necesitan un repaso para ver que tengan aún el labrado necesario y su desgaste haya sido parejo. En caso contrario, debe mirar la alineación y el estado de las articulaciones de las suspensiones. De paso, recalibrarlas a la presión de ciudad, que puede ser menor a la de carretera, según lo ordene el manual.

Total, si se preocupa por el estado del carro antes de “darle palo” y sacarle gusto, con la misma atención debe revisarlo luego de haber usado sus sistemas en condiciones más severas.

Dato
El líquido de los frenos está expuesto a temperaturas extremas que deterioran sus propiedades. Si está viejo y contaminado, fácilmente deja que se hagan burbujas en el sistema y el pedal se va al piso. Aunque esté nuevo, si hay excesos de calor por abuso de los frenos o exigencias del camino, también pierde eficiencia y hay que cambiarlo.

Noticias recomendadas

Más noticias

¿Por qué se calientan los frenos?

Empecemos por la base: todos los sistemas de frenos, discos o campanas, convierten la energía del movimiento que trae el auto en otro tipo de energía.

No hay graduación para los frenos

En nuestros jueves de mecánica, la explicación de por qué en los carros no hay necesidad de hacer este ajuste como parte del mantenimiento.

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.