¿Pintar o forrar?

Ahora es viable cambiar completamente la apariencia de un vehículo en pocas horas y con los colores o diseños más caprichosos que se le ocurran.

revista motor

04:48 p. m. 11 de agosto del 2021
Pintar o forrar

Pintar o forrar

Este tema no es una absoluta novedad, pues viene haciendo carrera hace tiempos, pero sí es algo que se debe considerar cuando de la apariencia de un carro se trata y más si este mueve una carrocería espectacular que merece reciclarse periódicamente.

Uno compra el vehículo del color que más le atrae o gusta, pero con el tiempo, los tonos modernos y llamativos del estreno se van volviendo parte del paisaje o uno mismo cambia de gustos o ideas por las provocaciones que van apareciendo. Como muchas veces saltar al nuevo modelo no es viable, actualizar el presente es una opción.

Por ejemplo, hace diez años, comprar —si lo conseguía— un carro en colores mate no era una posibilidad evidente en las vitrinas convencionales. Tampoco lo era lograrlo en tonos rechinantes originales de las líneas de producción porque las fábricas hacen lo más atractivo y que, a la vez, sea neutral para todos los mercados y públicos.

Pintar o forrar

Pintar o forrar

Pero todo cambia, y rápido, al menos contra los sistemas tradicionales de modificar los colores de los carros, que por la vía de la pintura es un largo proceso de preparación, desarme y recomposición de muchas piezas accesorias y, finalmente, una matrícula con el nuevo color a largo plazo, porque no es algo que se haga en horas ni se revierta fácilmente. Amén de que las huellas de un repintado siempre serán localizables y en muchos casos afectan la reventa del vehículo. También hay que tener en cuenta que sostener en el repintado la calidad de fábrica tiene muchas variables que pasan por la preparación, los materiales, la mano del artista y la higiene de la cabina.

En los últimos cinco años se han popularizado una nueva técnica y moda para cambiar la apariencia de los carros; se trata del ‘forro’ con películas adhesivas, muy diferentes a los convencionales vinilos de marcación que popularmente conocemos como ‘contact’. Este es muy complejo de aplicar, no estira, deja burbujas, se levanta y con el tiempo se encoge pensando en cubrir toda una carrocería, suele formarse casi a la brava con calor y la manera de aplicarlo con alguna flexibilidad en la pegaba es sobre la superficie mojada o jabonada.

El ‘Wrap’ o forrada es otro mundo. Se trata de una película con un adhesivo en una cara de alta deslizabilidad, por lo cual la maniobrabilidad es total antes de su fijación final. Haga de cuenta tender una cama. Viene en rollos de gran tamaño, que dan el ancho de un carro, se deja manipular y su gran virtud es que tiene millones de microporos que dejan salir el aire a medida que se coloca y nunca hace burbujas, que son el karma de las ‘películas’, empezando por la del celular. La liberación automática de las burbujas se llama Comply en la firma 3M —inventora de estas películas—, que actúa en el mercado nacional, donde también se venden las de otras marcas equivalentes, y los “forradores” también importan separadamente sus materiales.

Otra característica esencial es que el pegante no es inmediato como el del vinilo convencional y permite toda la manipulación y los movimientos necesarios antes de fijarlo con algo de presión manual o calor de una herramienta básica. Las hay de distintos brillos y resistentes a los rayones durante la postura.

Hay películas de diferentes características en el mercado dependiendo de la aplicación y algunas específicas tienen, además, otras notables propiedades como que se pueden imprimir digitalmente con los dibujos, tonos y figuras que uno quiera, lo cual es un escenario inconmensurable para personalizar los carros. Piensen que si mucha gente ahora usa tatuajes, el ‘Wrap’ es un equivalente en su carro.

Pintar o forrar

Pintar o forrar

El asunto no es barato y requiere de instaladores profesionales que las manipulan con toda perfección. La “forrada” de un carro de tamaño mediano puede valer unos diez millones de pesos o más, sin pensar en diseños exóticos, que necesitan los servicios de otro artista y máquinas con formatos especiales para imprimirlos.

Por esa espátula pasan a diario cientos de carros de las más altas gamas en el mundo para complacer todos los caprichos y las excentricidades posibles.

Dejamos para el final las dos preguntas más obvias que resultan en este momento.

¿Cuánto dura? La división técnica de 3M, que tiene un catálogo de más de ¡35.000 productos diferentes! que se usan en la Luna o en el rollo de cinta pegante de su escritorio, garantiza la Wrap correctamente aplicada y con la especificación adecuada por siete a diez años. Se lava y mantiene como cualquier pintura, brilla siempre y aguanta todos los enemigos del medio ambiente.

¿A la pintura original qué le pasa? Nada. Al contrario, está protegida y cuando quiera puede remover fácilmente el forro con una ligera aplicación de calor, y si es el color original, no la arranca ni la mancha y la mantiene lista para cuando quiera que su carro vuelva a su ropa de nacimiento.

Pintar o forrar

Pintar o forrar

Datos
*En las películas apropiadas es viable hacer impresiones digitales con cualquier diseño y al tamaño de cada pieza de un vehículo, de tal manera que las posibilidades de redecoración son infinitas para todos los gustos y caprichos. Los carros exóticos son los que más transforman sus dueños y los cambian con gran frecuencia.

*La presentación de los prototipos de los F1 2022 constituyó una gran demostración de lo que se puede hacer con estas nuevas películas en pocas horas y con gran fidelidad y flexibilidad. Hacer estos diseños con aerógrafo u otra técnica sería un proceso épico y artístico que probablemente haría que el vehículo resultara más un cuadro que un vulnerable bólido de carreras.

*A diferencia del vinilo adhesivo tradicional con el cual también hacen impresiones y cambios de colores, pero que son muy dispendiosos de aplicar y no ofrecen la misma longevidad, estas nuevas películas garantizan una adhesión perfecta en todas las curvaturas y bordes de las carrocerías y bómperes, a tal punto que el acabado final no se diferencia de una pintura original.

Pintar o forrar

Pintar o forrar

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.