José Clopatofsky
José Clopatofsky

Un modelo a seguir

En su columna de hoy, José Clopatofsky habla sobre cómo Envigado funciona en contravía de muchas otras ciudades y con resultados increíbles.

03:39 p.m. 08 de septiembre del 2020

Por una invitación de Servicios Integrales de Medellín, empresa fabricante de las placas para los vehículos de muchas partes del país, tuve una larga charla virtual con José Nicolás Arenas, secretario de Movilidad de Envigado. Resultó una sorprendente conversación, que estaba pensada acerca de otros temas de la industria y su recesión, en la cual nos enteramos sobre la forma como opera y piensa este municipio que está incrustado dentro de Medellín. No solamente Envigado funciona en contravía de lo que muchas otras ciudades hacen, sino que sus resultados son increíbles y opuestos.

Envigado es el cuarto municipio en matrículas de vehículos nuevos, superado solo por Bogotá, Cali y Medellín, en ese orden previo. Obviamente, atiende gran parte de las solicitudes de Medellín, tal como pasa en Funza con respecto a Bogotá. Este año lleva entregadas 8.955 placas para motos y 4.515 de vehículos.

¿Por qué esa preferencia? El secretario la atribuye a la calidad del servicio, la inmediatez, la cordialidad y la seguridad. “Matriculamos carros de muchas partes del país donde es conocida nuestra eficiencia. Nos mandan documentos desde muchos lugares distantes, como La Guajira, y en 24 horas les estamos entregando sus placas. Tener placas de Envigado es un valor agregado para el carro”, nos dijo.

¿Cómo van las cámaras de control de velocidad e infracciones? “Divinamente, porque NO HAY. Es política de esta alcaldía fomentar el buen comportamiento, enseñarlo e inculcarlo en los ciudadanos, por lo cual no las pondremos. Nunca el municipio se prestó para el negocio de los operadores de las cámaras”.

¿Pico y Placa? “No hay por ahora, fue levantado. No tiene sentido que en épocas de pandemia cuando le sugerimos a la ciudadanía un distanciamiento, le pidamos que vaya a abarrotar el transporte público. Queda a discreción de los usuarios manejar sus tiempos, prevenir los momentos pico y usar las calles de manera que causen la menor congestión posible”.

¿Pueden estacionar en las calles? “Sí. Tenemos las áreas adecuadas demarcadas y disponibles. Cobramos más caro que en los parqueaderos privados, porque usan el sitio público. Además, les damos empleo a todas las personas que recaudan. Eso sí, a quien estacione mal o en sitios prohibidos, le recogemos su carrito… Lo uno por lo otro”.

¿Está Envigado lleno de ciclorrutas? “Tenemos 25,8 kilómetros de ciclorrutas y planeamos llegar a 36 en los próximos años. Debemos seguir promocionándolas como medio de transporte, pues hoy, aproximadamente, el 1 por ciento de los viajes en el Área Metropolitana se hacen en bicicleta”.

¿Cuánto lleva en el cargo? “Ocho meses, los mismos de la administración del alcalde Braulio Espinosa”.

¿Todos estos logros en tan poco tiempo? “No son cosa de ahora, sino de unas políticas que han tenido continuidad desde las pasadas administraciones y que corresponden a una forma de llevar el manejo del municipio, basada en la cultura ciudadana y en la correcta y armónica convivencia de sus residentes. Hoy, Envigado es una de las zonas del Valle de Aburrá donde es más apetecido vivir y tiene mayor costo el metro cuadrado”.

Al finalizar la parte formal de la conversación, le solicité al secretario una hoja de vida y su permiso para enviarla a la alcaldesa de Bogotá y a otros tantos mandatarios municipales a quienes estas lecciones de administración y enfoque positivo de sus urbes podrían serles útiles. Guardó un diplomático silencio, pero creo que este texto es suficiente ilustración sobre una forma diferente de organizar no solo las calles de un lugar particular, sino, en general, la mente de gobernantes y gobernados.

Además de estos atributos administrativos, venden en la plaza de Envigado y en sus sitios gastronómicos unas famosas morcillas, acompañadas tradicionalmente con rodajas de tomate, papas fritas y, por supuesto, arepas cuya originalidad sí trasciende los límites de la ciudad. Para esas degustaciones la única restricción conocida proviene de sus datos de colesterol y la de la amplitud de las dietas de su médico. Aprovechen: ¡Envigado tiene abiertas las matrículas!

Noticias recomendadas

Más noticias

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.