José Clopatofsky
José Clopatofsky

Una pausa inevitable

En su columna de hoy, José Clopatofsky habla sobre el papel de la Revista MOTOR, y la pausa inevitable que tendrá, en épocas del coronavirus.

02:57 p.m. 31 de marzo del 2020

Hacer una revista en medio de esta contingencia tan incierta y peligrosa, cuyo mañana es impredecible, con temas que en estas angustias pueden parecer superfluos y hasta inadecuados cuando las mentes y las preocupaciones divagan por otros escenarios, fue algo muy difícil, pero esperamos que nuestro trabajo sea un aliciente más para superar esta crisis y su lectura les propicie un pequeño espacio de solaz y diferencia a todas las familias.

La industria mundial detenida, las vitrinas cerradas, muchísimas personas con sus trabajos y recursos recortados súbitamente a cero, cantidades de colombianos en unas situaciones críticas de alimento y techo, y todos con el presagio de que pueden venir días peores, a pesar de los ingentes esfuerzos del Gobierno y de muchísimas empresas y sectores, los precios del petróleo desarmando la economía nacional y privada, es un escenario que era inimaginable hace apenas unos meses y donde uno se pregunta cuál es el papel de una publicación como MOTOR en estas condiciones desconocidas para este nicho del periodismo que, esencialmente, vive de la novedad, de relatar ilusiones mecánicas, de mantener una actitud aspiracional sobre los carros, de enseñar las complejas tecnologías de la movilidad o de seguir el curso del medio ambiente.

Por supuesto, no somos inmunes a esta pandemia y tendremos que suspender la revista escrita durante este mes de abril, mientras la crisis nos dicte algunas nuevas conductas, ojalá todas positivas.

De todas maneras, haciendo un gran esfuerzo, EL TIEMPO Casa Editorial pone este ejemplar en sus manos, aunque con varios recortes palpables en su talla y grosor. Algunas secciones tradicionales no las verán, como los precios de los carros nuevos y las novedades de la industria, pues tratar de publicarlas habría sido un parte horrible desde la unidad de cuidados intensivos en la cual está postrada. Pero las encuentran en el sitio web (motor.com.co), en el cual reforzaremos durante todo este tiempo los contenidos, recurriendo a nuestra historia escrita durante 38 años ininterrumpidos y que tiene ricos capítulos por repasar.

Y, también, estará reseñado todo lo nuevo que suceda, porque a pesar de que el mundo del auto está en hibernación, sigue su marcha a otro ritmo, así no haya grandes lanzamientos ni salones ni encuentros inmediatos alrededor de nuevos carros. Es tan grande, tan extenso, apasionante e interesante que no nos faltarán temas nuevos para contar con su sintonía. Por supuesto, durante abril todo el material estará por ahora en nuestro portal mientras vuelva a girar la rotativa en la imprenta, con lo cual esperamos retomar el cronograma habitual de la revista desde el mes de mayo próximo.

Asimismo, queremos que palpen esta revista que está en sus manos como una muestra de confianza y positivismo de los anunciadores que la acompañan desde hace muchísimos años y a quienes mucho les agradecemos su fidelidad y apoyo.

La colega Sharon Carty, editora jefe de Car and Driver, una de las más grandes y reconocidas revistas en el mundo automotor desde 1955, seguramente tuvo la misma tarea de escribir su columna en el cierre de su último número y tuvo una acertada visión del momento que me permito transcribir –y firmar en segundo plano–, ya que tiene las palabras exactas que llevo horas buscando, en un momento que a todos los periodistas que tenemos una columna nos llega invariablemente con el cierre de cada ejemplar, y en este caso corresponde salir del plano de la opinión personal, que es finalmente el recurso cómodo de quienes este tipo de líneas escribimos. Esta vez, Sharon me ahorró el trabajo y lo hizo muchas veces mejor de lo que yo habría logrado.

Dice: “Si todo este distanciamiento social funciona y logra lo que está destinado a hacer, en un par de semanas podremos (con suerte) volver a nuestras vidas programadas regularmente y la progresión del brote de COVID-19 comenzará a debilitarse. Habrá amplios efectos económicos que durarán bastante tiempo, y estaremos aquí para ayudarles a recorrer todos los ángulos del automóvil. En última instancia, esperamos que el trabajo que hagamos en las próximas semanas les recuerde que hay vida más allá de este momento de pánico y todo lo maravilloso que será cuando podamos volver a vivirla plenamente. Continuaremos ofreciéndoles hermosos autos para que los vean y compartan nuestros pensamientos sobre ellos. Esperamos poder conducir y probar la mayor cantidad posible en los próximos meses. Pero si no lo hacemos, recurriremos a lo que hacen los programas de televisión, y les reescribiremos algunos de los mejores éxitos de nuestros últimos 61 años si es necesario (38 de MOTOR). Seguiremos hablando de automóviles y SUV, e incluso camiones y pick-ups por aquí, pase lo que pase.

Así que quédate con nosotros. Y por el amor de Dios, lávate las manos.”

The city that never sleeps is taking a nap.

Publicado por Dacia 1300 New York en Domingo, 12 de abril de 2020

Noticias recomendadas

Más noticias

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.